sábado, 19 de julio de 2014

EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS




Película: El amanecer del planeta de los simios. Título original:Dawn of the planet of the apes. Dirección: Matt ReevesPaís: USA.Año: 2014. Duración: 130 min. Género: Ciencia-ficciónacción.Interpretación: Andy Serkis (César), Jason Clarke (Malcolm), Kodi Smit-McPhee (Alexander), Gary Oldman (Dreyfus), Keri Russell  (Ellie), Toby Kebbell (Koba), Kirk Acevedo (Carver), Judy Greer(Cornelia). Guion: Mark Bomback, Rick Jaffa y Amanda Silver.  Producción: Peter Chernin, Dylan Clark, Rick Jaffa y Amanda Silver. Música: Michael GiacchinoFotografía: Michael Seresin. Montaje: William Hoy y Stan Salfas. Diseño de producción: James Chinlund. Vestuario: Melissa Bruning.Distribuidora: Hispano FoxfilmEstreno en USA: 11 Julio 2014. Estreno en España: 18 Julio 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.
Una creciente nación  de simios genéticamente evolucionados, bajo el mando de César, se ve amenazada por un grupo de seres humanos que ha sobrevivido al devastador virus desatado diez años atrás. Alcanzan una frágil paz poco duradera, ya que ambos bandos son llevados al borde de una guerra que decidirá cuál será la especie dominante de la Tierra.


Asi como "El Caballero Oscuro" mejoró la saga de Batman, dotándola de una mayor oscuridad, lo mismo ocurre con "El Amanecer del Planeta de los Simios".

La primera parte era una buena película, a pesar de que el plantel, a mi entender, no era el más propicio (salvo honrosas excepciones), tenía un buen guión, un buen ritmo, drama, acción y un final acorde, con esa escena en el puente o el "¡No!" de César, acorde con lo que debe ser esta saga.

Ahora nos encontramos unos años en el futuro y vemos la "evolución" de ambas especies, los humanos luchando por ser lo que eran, aunque saben que nunca volverán a los años de esplendor y los simios entendiendo su nuevo lugar en el planeta, como la futura especie dominante, que debe aprender de los decadentes humanos, pero sin caer en los errores que les llevan a su extinción.

César sigue siendo el centro del universo de la saga, es un verdadero caramelo en manos de cualquier director que sepa de esto y se ha aprovechado, es más expresivo, es más intenso, es más real, es más humano; por suerte, esta vez comparte protagonismo con otra joya de personaje: Koba, que está a su altura.

Mejoramos las actuaciones de la predecesora, tenemos un guión más oscuro e intenso, hay más acción y mejor, escenas realmente bien rodadas, de ésas que se te quedan años en la retina y dentro de 20 años cogerás y dirás "voy a verla de nuevo", hay drama, hay intriga, hay una buena BSO, unas cuantas sorpresas, personajes más profundos y más interesantes y un metraje adecuado, que no se hace largo ni corto, simplemente, adecuado. Y, lo mejor, es que esto no es el final, si "El Amanecer..." va por el mismo camino que la saga del "Batman" de Nolan, que hagan como César, no caer en los mismos errores que sus predecesores.

Que aprendan los que quieran a hacer una buena película de acción revienta-taquillas de que va esto.
(GINEUDEBREE Donostia).


El amanecer del planeta de los simios. Me gusta más que la anterior y tiene más acción.
Un muy buen ejemplo de tres cosas: 1.- Que las claves de serie B traducidas a presupuesto y explotación comercial de serie A pueden dar buenos resultados a veces; 2.- Que se puede emplear bien el avance tecnológico, por ejemplo en este caso la animación por captura de movimiento, de manera que se convierta en una herramienta muy útil, pero no en protagonista, de la fábula que se nos cuenta, y 3.- Que la serialización y secuelización de algunas propuestas cinematográficas, así como los remakes, no siempre tiene que ser inferiores a los títulos anteriores.
Personalmente El amanecer del planeta de los simios me ha gustado y entretenido más que la película anterior, porque es más cercana a las secuelas de la saga original, al mundo de la serie B facturada como serie A, y carece de la parte más de drama intimista que tenía, con el monillo arriba y abajo, El origen del planeta de los simios. Aquella otra me gustó, creo que es una buena película, pero esta me entretiene más. No creo que El amanecer del planeta de los simios sea mejor o peor que El origen del planeta de los simios, porque precisamente uno de los aciertos de esta nueva pieza de la saga radica en que es totalmente diferente en sus planteamientos a la anterior, con la que sin embargo enlaza y se combina perfectamente, partiendo de un tono que está en perfecta conjunción con la parte final de la misma, la batalla entre simios y humanos en el puente y el comienzo de la epidemia. Además ha un vínculo con El origen del planeta de los simios bien trazado con unas secuencias que sostienen la continuidad de la saga edificando la misma sobre el pasado de César....(ACCIÓN DE CINE).


.Convertida en una de las sagas (tal vez la crudeza comercial del término franquicia no sea incorrecta) más fecundas de la ciencia-ficción de los últimos 50 años, 'El Planeta de los Simios' sigue dando prueba de su proverbial capacidad para construir metáforas sobre nuestro devenir... y nuestro pasado, sobre todo. La secuela que ahora propone Matt Reeves parte del final de la entrega anterior, en el que la exitosa revuelta emprendida por César (Serkis) libera a sus congéneres. Ahora estos viven en un mundo en el que impera una máxima rotunda (simio no mata simio) y en el que se desenvuelven en armonía: como en todo relato popular, aquí hay una Arcadia que se pierde por la irrupción de ese gran peligro que es el hombre.
Reeves, a quien, al fin y al cabo, no se le pide un discurso personal sino que sepa llevar a buen puerto un film ante todo espectacular, se las apaña no obstante para ir un poco más allá. Y lo hace a partir de situaciones que tienen ecos en otros géneros, como el western indio (qué otra cosa, sino, son esos blancos desvalidos que se adentran en territorio hostil; y esa ciudad/fuerte, San Francisco, acosada por los simios), para superar las rutinas de todo discurso fantacientífco. Y no sin contradicciones: la mayor tal vez sea, en un cine formalmente democrático como el americano, mostrar una comunidad presidida sabiamente por un único gobernante, evidente nostalgia de orden en un mundo en perenne peligro de entropía. Pero a la postre, el film demuestra sus bazas firmes en lo que es su razón última de ser: en las secuencias de acción, en la modulación constante de la amenaza armada (para los hombres, pero también para los simios), en la calculada ambigüedad ética en que se mueve este discurso sobre el Otro que no tiene trazas de agotarse.((FOTOGRAMAS).



....En un mundo arrasado por el virus de la escasez creativa (hablamos por supuesto de la auténtica crisis energética), una criatura abre los ojos y con voz profunda lanza un grito al aire que retumba por todos los rincones: Al carajo la teoría de la manta. Para taparte los pies no hay que renunciar a la cobertura de la cabeza. Volviendo al tema: Una película con la etiqueta ''palomitera'' no tiene por qué prescindir de características que supuestamente (y siempre bajo el prisma de los más cortos de vista) irían en contra de su naturaleza, esto es, recaudar en taquilla. En este sentido, 'El amanecer del planeta de los simios' se descubre como un producto cinematográfico apabullantemente completo. Con sus defectos, sí (por ejemplo, y aunque el factor humano esté cuidadísimo, los humanos, los de verdad, quedan un poco desdibujados), pero luciendo todo lo que una gran cinta (sin catalogaciones que valgan) debería tener. Con nervio, músculo y materia gris. Variando el orden, puliendo la alquimia de su combinación, Matt Reeves, monstruoso monstruo, parece saber siempre qué movimientos le llevarán al éxito. El resultado es una diversión inteligente y trepidante; un espectáculo mayúsculo, grande en casi todos los sentidos......(EL SEPTIMO ARTE).

miércoles, 16 de julio de 2014

SABOTAGE



Película: Sabotage. AKA: Ten. Dirección: David AyerPaís: USA.Año: 2014. Duración: 109 min. Género: Acciónthriller.Interpretación: Arnold Schwarzenegger (John), Sam Worthington  (James), Terrence Howard (Julius), Olivia Williams (Caroline), Max Martini (Tom), Mireille Enos (Lizzy), Josh Holloway (Eddie), Joe Manganiello (Joe), Harold Perrineau (Jackson). Guion: Skip Woods y David Ayer. Producción: David Ayer, Bill Block, Paul Hanson, Palak Patel, Joe Roth, Skip Woods y Ethan Smith. Música: David Sardy. Fotografía: Bruce McCleery. Montaje: Dody Dorn. Diseño de producción: Devorah Herbert. Vestuario: Mary Claire Hannan. Distribuidoras: Inopia Films y VerCine. Estreno en España: 11 Julio 2014.


Un grupo de élite de la DEA tiene que vérselas con los cárteles de la droga más letales del mundo. En una de sus operaciones, el equipo ha de adentrarse en un refugio de una de estas organizaciones. Lo que parece una de sus habituales misiones, esconde en realidad otro objetivo: hacerse con millones de dólares y ocultarlos. Cuando los integrantes del grupo creen que su secreto está a salvo, alguien comienza a asesinarles uno a uno.


Cine policíaco de calidad que propone una fórmula distinta para Arnold Schwarzenegger.
David Ayer es uno de los guionistas y directores más capacitados para hacerse cargo de una trama como la que se desarrolla en Sabotage, historia de un grupo especial del FBI metido en el pantano de la corrupción cuyos miembros se convierten en blanco de una serie de asesinatos particularmente sangrientos. Ayer mezcla con ejemplar pulso distintas variantes del cine policíaco que van desde la acción pura y dura a la intriga y la trama de conspiración. Así su película pasa por tramos que la acercan aDía de entrenamiento, película que Ayer escribió, incluye algunos momentos al estiloSeven y  además encuentra sitio en su metraje para abrir hueco a elementos visuales y narrativos salidos de la estética y el embalaje argumental de series esenciales comoThe Wire, The Shield, por encima de la ley o The Unit. Esa capacidad para ampliar el arco de posibilidades de su oferta de relato policial es la mejor baza para hacer que la película se algo más que otro intento de explotar la imagen de Arnold Schwarzenegger como reclamo nostálgico para los aficionados al cine de acción de los años ochenta y noventa. Muy al contrario. Sabotage es una trama que saca partido al protagonismo coral, de manera que el grupo de policías amenazados es el protagonista y para ello Schwarzenegger no está respaldado, sino más bien acompañado por un competente grupo de actores entre los que destaca especialmente la aportación femenina. Olivia Williams defiende un papel de policía con marcada ambigüedad andrógina a la que Ayer le saca un enorme partido como elemento de compensación a las prestaciones de Arnold Schwarzenegger, configurando una pareja de baile que rompe todos los esquemas y además escapa a todos los tópicos. Incluso cuando la trama parece ir a meterse en el callejón sin salida del estereotipo, consigue escapar del mismo en el último momento. Indudablemente el dúo formado por el veterano tipo duro Schwarzenegger con la personalidad que le da Williams s su papel están entre lo mejor de la película. Y puede decirse lo mismo de la otra fémina de la película, Mireille Enos, una auténtica fuerza de la naturaleza desde el primer momento en que aparece en pantalla, y la primera pista clara de que lo que vamos a ver no es “otra película de Arnolc Schwarzenegger”, sino algo totalmente distinto, más amplio e interesante, también más imprevisible.(ACCION DE CINE)

Cuando se escriba un tratado sobre el género policíaco en el cine me pediré el artículo sobre el papel que ha estado llevando a cabo el guionista y director David Ayer. Lo haré porque nadie querrá hacerlo, en especial tras esta 'Sabotage' que ha recibido más palos de la crítica foránea que un pandillero del Bronx a manos de una patrulla de hombres de azul.Consecuente y consistente nuevo capítulo en la profundización de Ayer en el universo policial (más que en el criminal: los delincuentes le interesan como reflejo de las fuerzas de la ley), esta amoral y violenta historia de venganza y ajustes de cuentas con un macgufin en forma de 10.000.000 de dólares depura su estilo y lo lleva un poquito más allá.
Así, lo que anteriormente en sus historias para otros realizadores y para él mismo era una puesta al día de la obra literaria de Ed McBain (nom de plume de Evan Hunter), en esta orgiástica escabechina callejera se acerca al pulp engañosamente parafascistoide ochentero y al cine que este alumbró.
Homenaje al Schwarzenegger de sus años dorados con el productor Joel Silver, 'Sabotage' recupera la dureza y crudeza del héroe cainita (y su grupo salvaje) en una época, la nuestra, mucho más corrupta pero mucho menos presta a perdonar la incorrección política.(FOTOGRAMAS).

lunes, 7 de julio de 2014

BAJO LA MISMA ESTRELLA





Película: Bajo la misma estrella. Título original: The Fault in Our Stars. Dirección: Josh Boone. País: USAAño: 2014. Duración:126 min. Género: DramaromanceInterpretación: Shailene Woodley (Hazel Grace Lancaster), Ansel Elgort (Augustus Waters),Willem Dafoe (Peter Van Houten), Nat Wolf (Isaac), Laura Dern (Sra. Lancaster), Sam Trammell (Sr. Lancaster), Mike Birbiglia (Patrick). Guion: Scott Neustadter y Michael H. Weber; basado en la novela “Bajo la misma estrella”, de John Green. Producción: Marty Bowen y Wyck Godfrey. Música: Mike Mogis y Nate Walcott. Fotografía: Ben Richardson.Montaje: Robb Sullivan. Diseño de producción: Molly Hughes. Distribuidora: Hispano FoxfilmEstreno en España: 4 Julio 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.

Hazel y Gus son dos adolescentes extraordinarios que comparten un mordaz ingenio, un desdén por lo convencional y un amor que los arrastra a un viaje inolvidable. Su relación resulta tanto más milagrosa cuanto que se conocieron y enamoraron en un grupo de apoyo a enfermos de cáncer. Hazel y Gus comparten los temores que acompañan a su estado de salud, además de su amor por los libros, incluido el favorito por excelencia de Hazel, “An imperial affliction”. En numerosas ocasiones ha tratado, sin éxito, de ponerse en contacto con Peter Van Houten, el autor del libro, que lleva una vida retirada. Cuando Gus consigue localizar a Van Houten a través del ayudante del escritor, el resultado, que le deja estupefacto, es una invitación para conocer al autor en Ámsterdam. Gus está decidido a llevarse a Hazel en una odisea que dará respuesta a cada pregunta que se haya hecho jamás sobre un libro que tanto ha supuesto para ella

Este es el segundo largometraje del director Josh Boone tras la más que notable Un invierno en la playa. Bajo la misma estrella, cuyo título original es The fault in our stars, está basada en la novela homónima de John Green, y si no se nos hubiera mencionado eso, bien podría haber pasado por una historia real. En la vida hay sufrimiento, alegrías, dolor, desesperación, momentos alegres, momentos tristes... Todo ello cabe en este film. Por si acaso, os aviso que os llevéis unos cuantos pañuelos. Superando las dos horas de metraje, en las que durante los primeros minutos de metraje la vida sonríe (por así decirlo) a los protagonistas, pero que llegado a un punto el destino nos da un mazazo en la cabeza, o en nuestra partes privadas, táchese lo que se prefiera. La verdad es que cuando se ha terminado el film, me ha dejado una sensación de tristeza en mí. Gracias a Dios no ha sido tan dura en su totalidad como me esperaba, han habido momentos divertidos. Se podría igualar a otra cinta del año 2002 y que va del mismo palo, con enfermedad de por medio me refiero. Es un drama romántico que me encanta y su título es Un paseo para recordar. Curiosamente basada en otra novela, aunque el autor es otro, es de Nicholas Sparks. Grande.(josep.Caldes de Montbui)

No hay elementos más resbaladizamente suspicaces de caer en el sonrojo o la pornografía sentimental que el de romance juvenil y enfermedad terminal. Todas las alarmas se le encienden en estas tesituras al cínico que domina el 75% de mi personalidad. Pero por fortuna, ni la novela de John Greene, ni esta afortunada adaptación cinematográfica,  participan de los bochornosos vicios de otros ilustrespopes del melodrama adolescente de hálito trágico (y aquí pueden darse por enterados autores como Albert Espinosa y Jordi Sierra i Fabra). 'Bajo la misma estrella' le debe mucho al mejor cine indie setentero, y le debe muchísimo más a esa normalización (no exenta de ironía) de la muerte de la que hiciera gala el 'Harold y Maude' de Hal Ashby.
La relación entre la joven pareja protagonista (en la cual sobresale y brilla una Shailene Woodley arrebatadora, cercana y magnífica) remite en su alegría de vivir lo efímero de la vida y el drama, en su amor a contracorriente, a los Ruth Gordon y Bud Cort de Ashby. Pero el film al que más me ha recordado esta preciosa y esperanzadora (y cruel cuando hace falta) 'Bajo la misma estrella' ha sido aquel 'Un pequeño romance' de George Roy Hill. No sólo por el escenario esencial europeo (aquí Ámsterdam), sino porque el idilio de estos dos enfermos adolescentes es tan puro (aunque haya sexo), es tan de descubrimiento y disfrute de lo que significa un primer amor como en los niños de la película de Hill. Hoy se denosta con desconocimiento al cine de Ashby, y también al de Franco Zeffirelli, a quien se le puede detectar en la forma en la cual se retrata a los padres... Creo que por esta vez, el 25% de romántico incurable que soy va a vencer esta batalla con los convencionalismos del drama teen...(FOTOGRAMAS).

lunes, 30 de junio de 2014

EL SUEÑO DE ELLIS




Película: El sueño de Ellis. Título original: The immigrant. AKA:Lowlife. Dirección: James GrayPaís: USAAño: 2013. Duración:120 min. Género: DramaromanceInterpretación: Marion Cotillard (Ewa Cybulska), Joaquin Phoenix (Bruno Weiss), Jeremy Renner (Orlando el Mago), Dagmara Dominczyk (Belva), Angela Sarafyan (Magda), Jicky Schnee (Clara). Guion: James Gray y Richard Menello. Producción: James Gray, Greg Shapiro, Anthony Katagas y Christopher Woodrow. Música: Chris Spelman.  Fotografía: Darius Khondji. Montaje: John Axelrad y Kayla Emter. Diseño de producción:Happy Massee. Vestuario: Patricia Norris. Distribuidora: Vértigo FilmsEstreno en USA:23 Mayo 2014. Estreno en España: 27 Junio 2014.

Año 1921. Ewa y su hermana Magda dejan su Polonia natal por la tierra prometida, Nueva York. Cuando llegan a Ellis Island, Magda, enferma de tuberculosis, es colocada en cuarentena. Ewa, sola y desamparada, cae en manos de Bruno, un rufián sin escrúpulos. Para salvar a su hermana, Ewa está dispuesta a aceptar todos los sacrificios y se entrega resignada a la prostitución. La llegada de Orlando, ilusionista y primo de Bruno, le da confianza y esperanza de días mejores. Pero eso era sin contar con los celos de Bruno…


Por su conexión con el momento de crisis e inmigración que vivimos y por la calidad del reparto, con Marion CotillardJoaquin Phoenix, un habitual deJames Gray, y Jeremy Renner a la cabeza, la película tenía muchos elementos para triunfar en las secciones oficiales de Cannes y Sevilla. Además, la fotografía de Darius Khondji recrea con desolación el ambiente del Lower East Side y tiene corte clásico con predominio de los géneros romántico y drama repletos de sentimientos fuertes y netos como la culpa, el arrepentimiento y el perdón.
Pero la narrativa tiene trampantojos y lagunas; se le ve venir desde el principio, y los personajes están apenas bosquejados, son arquetípicos y su evolución es poco creíble. Por eso no ha recibido parabienes de los jurados. Marion Cotillard -que a Gray le recordó a Renée Falconetti en La pasión de Juana de Arco, de Dreyer-, conmueve por su pureza frente al calvario que le toca vivir, pero su inocencia y piedad resultan demasiado pasivas y lacrimógenas; Joaquin Phoenix está excesivo, como lastrado por su reciente interpretación en The Master, y Jeremy Renner tiene que hacer mucha magia para equilibrar tanto contraste.(FILA SIETE).


James Gray dice que el rostro de Marion Cotillard es como el de Renée Falconetti en 'La pasión de Juana de Arco' (Carl Th. Dreyer, 1928). Añadiríamos que, según el perfil que le iluminen, podría ser el de Lillian Gish o Janet Gaynor, y que así la filma Gray, feliz de haber encontrado la pureza virginal de una lágrima enormemente fotogénica, capaz de expresar el dolor del mundo con la lánguida expresividad de una mártir del cine mudo. Es obvio que el director de 'La noche es nuestra' (2007), tan aficionado a la cita culta y a la teorización a la francesa en las entrevistas, piensa en el melodrama clásico en 'El sueño de Ellis', y quizás el problema de la película sea ese.
Películas como 'Stella Dallas' (King Vidor, 1937) o 'Amarga victoria' (Edmund Goulding, 1939), con sus mujeres sufrientes y sacrificadas, no necesitaban pensar en sí mismas para resultar intensas. Y, a pesar de la perfección icónica de Cotillard, y de la sensibilidad de su interpretación y de la de Joaquin Phoenix, proxeneta que la rescata de la calle neoyorquina en los violentos años 20, da la impresión que 'El sueño de Ellis' es, más que un melodrama, un ensayo rumiante sobre el melodrama. Todo es hermoso y está en su sitio, pero sólo en su maravilloso tercio final la película alza el vuelo, y nos hace recordar que Gray ya había sabido tocarnos el corazón en 'Two Lovers' (2008).(FOTOGRAMAS).

Muchos somos los que admiramos el trabajo como cineasta de James Gray, y en cambio otros lo encuentran sólo correcto. (o sobrevalorado, que siempre nos gusta meter la pullita con este término) Hasta aquí todo bien, unos me votaréis positivo y otros negativo. Sería muy aburrido que todos pensásemos igual. 

Para mi James Gray es un gran, gran director de cine, de mis favoritos actuales. Es un director de la sobriedad, de la intensidad narrativa e interpretativa, angustioso, en constante tensión... Todas sus película logran, si no ser prácticamente redondas, sí ser de una gran coherencia.

En The Immigrant logra alcanzar una cima estética sencillamente deslumbrante, y por lo que leí en su día cuando pasó por Cannes, parece que lo único destacable para gran parte de la crítica, algo que me sorprende realmente, porque creo que es una película soberbia a todos los niveles.

James Gray se mete en un contexto histórico concreto, pero trasladando de nuevo muchas de sus temáticas ya tratadas en sus anteriores filmes (la familia) , y lo hace de una manera mucho más cruda y pesimista. Es un relato angustioso y desde el minuto uno en un pico de tensión altísimo de marca Gray. Capta tu atención desde el principio y no te suelta hasta el final, y luego se te queda rondando en la cabeza. Hay lugar incluso para el suspense más propio de thriller como en sus anteriores trabajos. Hay un nivel interpretativo sobresaliente, desgarrador. Secuencias de dejarte encogido en el sitio.

Quizá llegue en un momento equivocado, ya que creo que si se hubiese hecho, por ejemplo y sin irnos más lejos, en los años 90, la veríamos hoy en día como lo que es, casi un clásico. (CARLESPONJA.Sevilla).