jueves, 15 de febrero de 2018

EL HILO INVISIBLE




En el glamuroso Londres de los años 50, tras la guerra, el célebre diseñador Reynolds Woodcock (Daniel Day-Lewis) y su hermana Cyril (Lesley Manville) son el centro de todas las miradas en el mundo de la moda británico: visten a la realeza, estrellas de cine, herederas, miembros de la alta sociedad, debutantes y damas con el inconfundible estilo de la Casa Woodcock. Por la vida del diseñador desfilan todo tipo de mujeres, brindándole inspiración y compañía, hasta que se cruza en su camino una joven de convicciones férreas, Alma (Vicky Krieps), que pronto se convierte en un pilar de su día a día como musa y amante. La vida de Woodcock, hasta entonces cuidadosamente controlada y planificada como todos sus patrones de costura, se ve sacudida por el amor.


......Paul Thomas Anderson, director y guionista, prueba una vez más su enorme talento para contar historias extrañas con algo de retorcimiento, y su capacidad de cambiar de registro si la historia así lo requiere. Aquí, si se desea ver así, su atención la dedica sobre todo al proceso artístico, donde los creadores parecen situarse en un elevado e inalcanzable plano. El montaje y los primeros planos, cuando surgen primorosamente los bocetos y los diseños, parecen arte de magia. Y hasta pueden entenderse las reacciones intemperadas, cuando lo que se supones que es una obra perfecta cae en las toscas redes de la vulgaridad.
Verdaderamente Daniel Day-Lewis, en otra de sus composiciones memorables, se transfigura en persona que sólo vive para su obra, la plasmación en tela de sus ideas geniales, movidas por un amor que sólo a veces se materializa en esos mensajitos secretos que oculta en las entretelas de la costura. El actor parece poseído por una luz cuando trabaja, o se muestra ensimismado, sin que parezca simplemente egocéntrico, de algún modo así serían los genios, ideas que se encuentran acentuadas por la luminosa fotografía obra también del director, y por la partitura musical, casi toda ejecutada al piano, de Jonny Greenwood.
Pero también estamos ante una película sobre las obsesiones, sobre cómo la devoción amorosa puede transformarse en algo enfermizo, y acerca de los esfuerzos que se pueden realizar para lograr un cierto control, también para que no se arrebatado aquello que se desee poseer. Esto se observa en Lesley Manville, que da vida a Cyril, y atrapa muy bien la idea de quien ha asumido con eficiencia casi matemática el rol que debe jugar en la vida de su hermano. E igualmente en la sorprendente Vicky Krieps, pero de otro modo, pues para Alma lograr un amor de este mundo, algo que se pueda palpar, parece difícil cuando hablamos de las ensoñaciones de Reynolds, de modo que sus resoluciones pasan por la paradójica intención de hacer daño para influir positivamente, prestar ayuda en terrenos donde el otro se encuentra indefenso, sin saber qué hacer.(DE CINE 21).


Esquivo y perfeccionista, Cristóbal Balenciaga encarnó uno de los más resonantes enigmas de la Alta Costura al elegir reclusión, rigor y silencio frente a la mundanidad de sus homólogos. Que el diseñador está en el sustrato de Reynolds Woodcock, el personaje que encarna Daniel Day-Lewis, es la única prenda que ha querido soltar Paul Thomas Anderson antes de presentar en sociedad una película cortada con la liturgia artesanal que merecen las obras mayores.
Emulando a Woodcock en su gusto por ocultar mensajes secretos en el forro de sus creaciones, Anderson logra que la gelidez espartana de este retrato del genio como déspota maniático acabe convirtiéndose en lo más inesperado, como si entre sus limpios cortes de montaje hubiera espacio para un relato gótico con fantasmas o para una de las más poderosas historias de amor del melodrama posmoderno, donde la crueldad puede allanar el camino a una turbadora armonía. ¡Qué interesante sesión doble sobre la creación y sus infiernos formaría con la violentamente distinta 'Madre!' (2017), de Darren Aronofsky!(FOTOGRAMAS)


Tan sorprendente y arrasadoramente poético como siempre, tan perverso y retorcido como siempre, tan complejo y magistral, y aún más firme que en otras de sus películas. Superando claramente Puro vicio, su trabajo anterior, uno de los más flojos de su carrera (y aún así notable a su manera, porque las películas de este director nunca dejan indiferente o totalmente insatisfecho a un buen aficionado al cine), El hilo invisible brilla al nivel de los mejores logros del director, léase su anterior encuentro con Daniel Day Lewis, Pozos de ambición, y supera incluso a otra de sus películas más conseguidas, The Master. En ese sentido hay que decir que parte de la culpa de esa altura de la propuesta y de su consecución en una de las mejores películas del año está en la química que han desarrollado en Pozos y en ésta el protagonista y el director. Y lo mejor es que en El hilo, Daniel Day Lewis encuentra un papel totalmente diferente al de su anterior trabajo con Paul Thomas Anderson, mostrándose así en un registro que está casi en las antípodas del personaje de petrolero que interpretara años atrás y que le ganó el Oscar al mejor actor en aquel año, premio al que está nominado también este año con justicia, y que en mi opinión debería ganar, por mucho que me haya sorprendido muy en positivo la interpretación de otros de los nominados este año.
Daniel Day Lewis ofrece en su interpretación el mismo juego sutil y de contención que propone la propia película, edificando la dignidad y los mejores momentos de la película precisamente en esa piedra central de sobriedad que contrasta con el lujo desplegado para el dibujo del mundo de la élite en todo el decorado y vestuario de la misma. Tal y como ocurre en los propios desayunos que comparten los personajes, el mínimo gesto alcanza el sentido y el impacto de un trueno en cada plano, sembrando así una tensión creciente que acaba por envolver al espectador en un manto de anticipación e intriga que al mismo tiempo va dibujando a sus personajes y su laberinto falsamente ordenado pero bajo el cual sigue circulando una corriente de caos que alcanzará para poner en el tercer acto de la historia una semilla perturbadora e inquietante resuelta en esa mirada del personaje del diseñador de moda protagonista a su compañera sentimental en una cocina, una de las definiciones más inquietantes del amor que nos ha dado el cine.....(ACCIÓN DE CINE).

viernes, 26 de enero de 2018

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO




En junio de 1971, el New York Times, el Washington Post y los principales periódicos de EE.UU. tomaron una valiente posición en favor de la libertad de expresión, informando sobre los documentos del Pentágono y el encubrimiento masivo de secretos por parte del gobierno que duró cuatro décadas y cuatro presidencias estadounidenses. En ese momento, Katherine Graham (Meryl Streep), del Post, seguía buscando su lugar como la primera mujer editora del periódico, y Ben Bradlee (Tom Hanks), el volátil director, intentaba relanzar un periódico en decadencia. Juntos, formaron un equipo improbable, ya que se vieron obligados a...
Título película: Los archivos del Pentágono
Título original: The Post
Año de producción: 2017
Director: Steven Spielberg 
Intérpretes: Tom Hanks Meryl Streep Bruce Greenwood Tracy Letts Bob Odenkirk Alison Brie Sarah Paulson Michael Stuhlbarg Jesse Plemons Matthew Rhys Carrie Coon 
Guión: Liz Hannah 
Música: John Williams 
Fotografía: Janusz Kaminski 
Nacionalidad: Estados Unidos de América
Duración: 116 min
Género: Drama
Calificación moral: No recomendada para menores de siete años.
Distribuidora: eOne Films Spain
Expediente ICAA: No disponible


.....El responsable de Tiburón recupera en esencia esas semanas decisivas, que marcaron una carrera contrarreloj en la que la sociedad se jugaba la necesidad de que los informadores se mantuvieran alejados de las esferas del poder, e hicieran valer la veracidad de los descubrimientos sorpresivos con respecto a las posibles mentiras de los políticos de turno.
Pese a que la historia se muestra con un cierto déficit de claridad expositiva, Spielberg consigue superar los obstáculos con su estimable experiencia en el mundo audiovisual, y su capacidad innegable para recurrir a la fibra sensible en cuanto se nota que hay una bajada de tensión argumental.
Para ello, el director de El color púrpura echa mano de la banda sonora del inagotable John Williams y de la fotografía del siempre imaginativo Janusz Kaminski. Estas dos piezas imprescindibles en la carrera de Spielberg consiguen diseñar la atmósfera envolvente que lubrica el curso argumental, hasta el punto de soportar con sus guiños subliminales el desarrollo de la historia.
Aunque, en ese empeño por levantar el peso sobrestimado de una trama algo farragosa, el equipo interpretativo se convierte en una de las principales bazas de Los archivos del Pentágono. Capitaneados por una creíble y vulnerable Meryl Streep (y eso que en algunas escenas peca de un exceso de celo gestual), el cuadro dramático mete a los espectadores en un tema que podría echar para atrás a los que no comparten la pasión profesional de los protagonistas. Una labor de intereses creados, en la que igualmente brilla Tom Hanks (a más de uno nos habría gustado conocer a un jefe de redacción con el olfato y la habilidad de la que hace gala Ben Bradlee, al que encarna Hanks).(ACCIÓN DE CINE).


......Así, Los archivos del Pentágono, a pesar de la aparente opulencia de su diseño de producción, es una película rodada con rapidez, casi de manera urgente, algo que se traduce en su resultado. Con su aspecto de cine de prestigio, de época y con discurso, con dos grandes estrellas como Tom Hanks y Meryl Streep secundados por un muy buen elenco, puede transmitir una idea errónea, dado que estamos ante una película, en realidad, ’pequeña’, que no menor, cuyo guion último, revisado por Josh Singer, responsable no por casualidad del libreto de Spotligh, fue trabajado en poco más de diez días. Pero Spielberg es un director capaz de sacar un gran rendimiento a un trabajo rápido, a lo que se debe añadir que, en Los archivos del Pentágono, vuelve a contar con Janusz Kaminski, como director de fotografía, y John Williams, para la música, dos colaboradores tan estrechos que hacen, y mucho, porque trascender una película que a pesar de su sugerencia e interés, resulta insatisfactoria en líneas generales.....(CINE 365).

Hay películas ante las que no cabe dudar si son oportunas u oportunistas, porque son otra cosa: llegadas en el momento preciso... incluso más allá de sus previsiones iniciales, porque hablar de libertad de prensa, separación de poderes, mentiras institucionales y visibilidad femenina es tan urgente hoy en la América de Trump como en la España del ¡A por ellos!
La historia de la carrera contrarreloj del The Washington Post por desafiar la mordaza que Richard Nixon quería colocar a la prensa en el mismo momento en que la cabecera salía a Bolsa ha servido a Steven Spielberg para alumbrar otra obra mayor. El cineasta parece haber desarrollado una infalibilidad para decidir la mejor textura estilística que necesita cada guion. Y aquí sirve una película tan verbosa como dinámica, donde la cámara acompaña el frenesí de la lucha contra el tiempo o circunda a los personajes. Sólo un Nixon un tanto Darth Vader y una frase que se le escapa a Tom Hanks (y delata una extemporánea autoconciencia filofeminista) se desvían de la perfección.(FOTOGRAMAS).

martes, 16 de enero de 2018

TRES ANUNCIOS EN LAS AFUERAS


Dirección: 
Título en V.O.: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri
Nacionalidades: USA Año:  Fecha de estreno: 
Duración: 112 min.
Género: Thriller
Color o en B/N: Color
Fotografía: Ben Davis
Música: Carter Burwell


Sinopsis: Ya han pasado varios meses desde el asesinato de la hija de Mildred Hayes (Frances McDormand) y aún no se sabe nada acerca de lo ocurrido. La mujer, de 50 años, decide declarar la guerra a la policía de su pueblo, Ebbing, Misuri, colocando tres carteles a la entrada del pueblo con mensajes muy controvertidos sobre el jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson). Cuando el departamento de policía lo ve, comienza una lucha por el descrédito y la injusticia. Mildred cree firmemente que están inmersos en casos de corrupción y racismo y utilizará esa carta para conseguir su objetivo. Mientras tanto, toma el asunto por sus propias manos y comienza a buscar al asesino de su primogénita.


.....El magnífico guión, obra del propio realizador, escudriña dentro de cada una de las zonas grises de tan funesto acontecimiento sabiendo encontrar el tono adecuado para no resultar en absoluto irrespetuoso con el delicado asunto que se trae entre manos, presentando a cada personaje con sus virtudes y sus miserias, siendo capaz de no tomar partido por ninguno de ellos y planteando a la audiencia un puñado de interesantes cuestiones. ¿Han hecho los cuerpos de seguridad todo lo que estaba en su mano para intentar identificar y detener al culpable o culpables? ¿Están en su derecho a ejercer una presión de este tipo los seres queridos de la víctima? ¿Sería lícito intentar tomarse la justicia por su mano? ¿Podrían la implicación, el dolor y el sufrimiento equivocar a quien lo hiciese? (! VIVA  ZAPATA! ).


'Tres anuncios en las afueras' es, para lo bueno y para lo malo, la película de un guionista.La historia de Mildred (Frances McDormand), una mujer dispuesta a descubrir quién violó y asesinó a su hija adolescente ante la ineptitud de las autoridades locales, está escrita con una precisión y una sagacidad fuera de lo común. La descripción y el desarrollo de los personajes son extraordinarios; el vaivén entre lo trágico y lo cómico es puro equilibrio; y la violencia está gestionada con maestría.
Martin McDonagh ('Escondidos en Brujas') se apoya en las palabras para convertir su minuciosa (y, a la vez, extrañamente lúdica) inmersión en una comunidad tocada por la tragedia en un retrato sagaz de los males de la América profunda (la violencia, la ignorancia, el racismo) y del ser humano en caída libre. El único problema es que a veces hay cierta confusión entre las reflexiones del director/guionista y las de sus personajes: cuesta creer que algunos de ellos sean tan rápidos y brillantes en sus réplicas. (FOTOGRAMAS).


...La película es fácilmente etiquetable como un western moderno, mezclada con algunos elementos que me han recordado la literatura policíaca nórdica, tanto en personajes como en su trabajo con el paisaje como elemento que los define, con algunos elementos que me han recordado Spoor, el rastro, de la que hice crítica hace unos meses en esta misma página web. Sin embargo eso sería lo fácil. Es como decir que también me ha traído a la memoria, sobre todo por los personajes de Harrelson y Rockwell una película de Arthur Penn que aprovecho para recomendar a los lectores, La jauría humana, aunque en otros momentos también me traiga a la memoria ecos de En el calor de la noche. Como ven, transmite muy buenas vibraciones porque todas las películas citadas son auténticos clásicos en lo suyo....(REVISTA ACCIÓN),

domingo, 7 de enero de 2018

JUMANJI :BIENVENIDOS A LA JUNGLA




Veinte años después de la primera película llega esta secuela en la que el juego de mesa se convierte en videojuego para atrapar a cuatro adolescentes en el cuerpo de sus avatares, un grupo de arquetípicos héroes que tendrán que sobrevivir a una salvaje aventura en la jungla.


....La tecnología digital, el montaje, la fotografía, los efectos de sonido, la excelente banda sonora y un reparto equilibrado subordinados a un magnífico texto. Una cinta de aventuras excelentemente escrita que ha sabido superar a su predecesora poniéndola al día y en la que no falta un punzante y acertado sentido del humor sin dejar de lado otros aspectos, que aprendimos aporreando teclas o descoyuntando joysticks, como la importancia del trabajo en equipo y de las habilidades que pueda aportar cada miembro del grupo para superar adversidades. Ah, y como no podía ser de otra manera, con la guinda final de los Guns N´ Roses...(VIVA ZAPATA).


De la misma manera que asumimos que toda segunda parte debe ser más oscura que la primera, parece existir un mandamiento que exige que todo remake o reboot consolide y no se desvíe del hipotético canon forjado por las entregas previas. Ese no es el caso de 'Jumanji: Bienvenidos a la Jungla', que toma la esencia del original para reformularse como una magnífica y entretenida comedia de aventuras con personalidad propia. Jake Kasdan firma una cinta de ritmo apabullante sostenida por un cuarteto protagonista en forma, un arsenal de soluciones visuales que potencian la trama y una reflexión con cuerpo sobre la identidad teen que homenajea 'El Club de los Cinco' (John Hughes, 1985). (FOTOGRAMAS).


Cuando Sony Pictures anunció el reboot de 'Jumanji' nos llevamos las manos a la cabeza (como si de verdad fuera algo sorprendente o sacrílego). La película original es uno de los clásicos de la infancia más importantes para la generación que creció en los 90, así que el recelo era comprensible, sobre todo cuando se descubrió que el reboot era en realidad una secuela en clave de comedia de acción protagonizada por The Rock y Jack Black en la que Jumanji ya no era un juego de mesa, sino un videojuego retro.

Pasado el susto inicial, resulta que 'Jumanji: Bienvenidos a la jungla' no solo no es un despropósito, sino que es una más que digna película de aventuras para toda la familia. El reboot se aleja casi por completo de la película original con una propuesta muy distinta que, en lugar de abusar de la nostalgia como otros productos, la emplea de forma astuta, como guiño a la audiencia que creció con el clásico, pero evitando que acabe fagocitando el loable intento por llevar a la franquicia hacia las nuevas generaciones. El resultado es una cinta muy millennial en trasfondo y a la vez muy clásica como aventura para todos los públicos....(ECARTELERA)