Seguidores

viernes, 29 de mayo de 2009

MILLENNIUM 1: LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES





Millennium I: Los hombres que no amaban a las mujeres
TITULO ORIGINALMän som hatar kvinnor (Millennium I)
AÑO
2009
DURACIÓN
145 min.  
PAÍS
 
DIRECTORNiels Arden Oplev
GUIÓNNikolaj Arcel, Rasmus Heisterberg (Novela: Stieg Larsson)
MÚSICAJacob Groth
FOTOGRAFÍAEric Kress
REPARTOMichael NyqvistNoomi RapaceSven-Bertil TaubePeter AnderssonPeter HaberMarika LagercrantzLena EndreIngvar Hirdwall
PRODUCTORACoproducción Suecia-Dinamarca; Swedish Television / ZDF Enterprises / Yellow Bird Films / Nordisk Film
WEB OFICIALhttp://www.loshombresquenoamabanalasmujeres.es/
GÉNERO Y CRÍTICA




Thriller. Intriga / SINOPSIS: Un rico industrial contrata a un periodista para saber qué fue de su nieta, desaparecida hace nada menos que 40 años. Aquel 29 de septiembre de 1966, la joven de 16 años Harriet Vanger desapareció sin dejar rastro... Adaptación al cine de la exitosa novela de Stieg Larsson, primera parte de la famosa trilogía "Millenium". (FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"Ofrece una idea relativamente fiel de la ingeniosa construcción de la novela, pero sólo llega a esbozar su mordaz retrato de Suecia como una sociedad corrupta, en quiebra y misógena." (Boyd van Hoeij: Variety)
----------------------------------------
"Oscura e inquietante... pero no es Larsson. La película capta su clima sin alcanzar su complejidad. (...) La película quiere ser un espejo en el que se refleja el texto. Labor imposible." (Luis Martínez: Diario El Mundo)
----------------------------------------
"Al margen de sus buenas intenciones, la película funciona cuando se desmelena (...) Lo mejor: el personaje de Lisbeth Salander. Lo peor: una primera hora más floja. (...) Puntuación: *** (sobre 5)." (Sergi Sánchez: Fotogramas)
----------------------------------------
"Larga vida a Lisabeth Salander, personaje eterno para una honesta adaptación. (...) Es un filme europeo rodado como si fuese una película americana que no quiere parecerlo. (...) Puntuación: *** (sobre 5)." (Carlos Marañón: Cinemanía)
----------------------------------------
"Eficacia sin brillo. (...) sus dos horas y media se ven tan fácilmente como se lee el libro. Y se olvidan..." (Javier Ocaña: Diario El País)
----------------------------------------
"Está la piel, pero falta su olor. (...) Tal vez un director con otras aspiraciones hubiera llegado hasta ese clima sucio, despiadado y ese fondo del mal que sí tiene la novela. (...) Puntuación: *** (sobre 5)." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)
----------------------------------------

Por una vez, y quizá sin que sirva de precedente, Hollywood ha quedado rezagado en la habitual lucha por encontrar un material de éxito prácticamente asegurado. Han sido una serie de compañías de producción suecas y danesas las que han llevado a la pantalla la primera novela de la trilogía Millennium de Stieg Larsson, el último fenómeno superventas en materia literaria. 
Y lo han hecho siendo escrupulosamente fieles (puede que demasiado) al texto original. La película realizada por el danés Niels Arden Oplev, habitual de las teleseries de su país, es más o menos eso, un gran y lujoso telefilme que adapta casi a pies juntillas el relato criminal urdido por Larsson sin interferencias ni variaciones dignas de mención.

ESTEREOTIPOS / Como la novela original, Los hombres que no amaban a las mujeres crea con convicción a los personajes a partir de estereotipos contrastados. El protagonista es un periodista honesto y justo que se enfrenta con las grandes y corruptas corporaciones empresariales. Su improvisada y joven ayudanta es una pirata informática con problemas personales que vive a su aire hasta que empieza a trabajar en equipo y a tomar decisiones drásticas. Y los villanos, o sospechosos de serlo, son eso, malos muy malos, y muy ricos, algunos con pasado nazi a cuestas.
La trama urdida por Larsson no es en exceso original en cuanto a planteamiento y resolución; incluso la manera en que los dos protagonistas desvelan las claves de la historia resulta a veces demasiado fácil, sin misterio ni tensión. Pero sí funciona muy bien en cuanto a la creación de unas atmósferas concretas que, sin ser recargadas, resultan francamente agobiantes, contrastando la frialdad del nevado paisaje nórdico con lo febril y perturbado de algunas pautas de comportamiento. Entre lo más distante y glacial anida la más estricta de las maldades humanas.
El resultado cinematográfico de la rentable operación es justo y aplicado, sobresaliendo, en todo caso, el proceso en que se desvela un hecho importante de la intriga a partir de la ampliación de una fotografía (como ocurría en Blow up, de Michelangelo Antonioni) y la búsqueda del contraplano de esa misma foto, la imagen que debe identificar al asesino.
La meta de la película de Oplev es muy clara: prolongar un poco más el apabullante éxito del ciclo literario de Larsson y mantener las expectativas para las adaptaciones del segundo y tercer libro. Seguro que lo logrará, porque la mayoría de los espectadores ya llegan convencidos.QUIM CASAS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario