Seguidores

domingo, 11 de octubre de 2009

AGORA





Ágora
TITULO ORIGINALÁgora
AÑO
2009
DURACIÓN
130 min.
PAÍS
DIRECTORAlejandro Amenábar
GUIÓNAlejandro Amenábar, Mateo Gil
MÚSICADario Marianelli
FOTOGRAFÍAXavi Giménez
REPARTORachel Weisz, Max Minghella, Ashraf Barhom, Oscar Isaac, Michael Lonsdale, Rupert Evans,Homayoun Ershadi, Richard Durden, Sami Samir, Manuel Cauchi, Homayoun Ershadi, Oshri Cohen
PRODUCTORATelecinco Cinema / Mop Producciones / Himenóptero
WEB OFICIALhttp://www.agoralapelicula.com/
GÉNERO Y CRÍTICA




Aventuras. Romance. Histórico. Imperio romano / SINOPSIS: En el siglo IV, Egipto era una provincia del Imperio Romano. Su ciudad más emblemática, Alejandría, se había convertido en el último baluarte de un mundo en crisis, confuso y violento. En el año 391, las revueltas callejeras alcanzaron una de sus instituciones más legendarias: la biblioteca. Atrapada tras sus muros, la brillante astrónoma Hypatia (Rachel Weisz), filósofa y atea, lucha por salvar la sabiduría del mundo antiguo, sin percibir que su joven esclavo, Davo, se debate entre el amor que le profesa en secreto y la libertad que podría alcanzar uniéndose al imparable ascenso de los cristianos... (FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"Grandioso proyecto con resultado notable. (...) poderoso sentido visual, diálogos excelentes, personajes diseñados con complejidad, tensiones latentes. (...) estoy deseando que me atrape la emoción, pero ésta no llega." (Carlos Boyero: Diario El País)
----------------------------------------
"Las buenas noticias corren a cuenta del gusto por el detalle, la cinematografía elegante, el discurso pausado (...) Las otras, las malas (...) la historia no avanza, no hay tensión (...) mucha astronomía y poca emoción." (Luis Martínez: Diario El Mundo)
----------------------------------------
"Ágora no logra, creo, traspasar el restringido umbral que separa lo bueno o muy bueno de lo excepcional. Hay pasión y toda las maestría del mundo en esta película pero en el centro del ágora... falta el punto de garra o de alma necesario" (Borja Hermoso: Diario El País)
----------------------------------------
"Ya he conseguido cerrar la boca después de ver "Agora"... Es fascinante, como también lo es el personaje que nos descubre, la sorprendente Hipatia (...) Amenábar borda lo grande (qué espectáculo) y modela lo pequeño, desde la idea hasta el hecho." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)


En ocasión del estreno de Mar adentro, ya tuvimos ocasión de decir que cada película de nuestro hombre asume riesgos mayores, poniendo el acento en que Alejandro Amenábar jamás repite la fórmula de un film anterior. Del thriller de Tesis al realismo un tanto edulcorado de Mar adentro, pasando por el fantástico de Los Otros o Abre los ojos, el director ha puesto siempre el listón más alto, no se ha conformado con los logros asumidos y se ha propuesto vueltas de tuerca cada vez más difíciles. Porque lo que siempre ha buscado Amenábar es el gran espectáculo y el favor del público; y lo ha hecho, además, a cara descubierta. Y si el género ha ido cambiando, no ha cambiado, no obstante, un tema clave en la trayectoria de nuestro hombre. Porque si Los Otros ya apuntaba una crítica incipiente a la religión, que se centraba mucho más en Mar adentro en el sacerdote del Opus Dei, aquí dicha crítica se concreta ferozmente y abarca por lo menos a dos de las religiones del Libro, el cristianismo y el judaísmo.
Comercialidad y crítica
Porque si le quitamos el hábil, incluso emocionante macguffin que es el descubrimiento del movimiento de los planetas (ahí es nada construir una película comercial sobre una idea así), lo que queda de Agora es una incendiaria, firme y necesaria crítica del fundamentalismo religioso, se vista con los ropajes que se vista. Que todo eso ocurra en un escenario como es el de la Alejandría del siglo IV, y con la excusa de poner ante nuestros ojos a una científica desconocida para el gran público, Hipatia (Rachel Weisz), es lo de menos: lo que verdaderamente importa, y lo que hace de la película uno de los ejemplos más sorprendentes de film de tesis con ropajes comerciales, es que cuando la acción acaba uno tiene la impresión de que ha visto un film perfectamente contemporáneo. Porque, Amenábar lo expresa a la perfección, pocas cosas han cambiado desde que los monoteísmos se fueron adueñando de las mentes de la gente, o desde que la colisión entre poder terrenal y poder divino ha terminado formando una inextricable red de intereses comunes. Brillante cuando se propone el espectáculo, cerebral cuando aborda su aparente tema-coartada, minuciosa en su reconstrucción histórica y emocionante cuando todo se precipita, Agora es una nueva y reconfortante sorpresa más en la larga e inusual carrera del más ambicioso de los directores de nuestro cine.MIRITO TORREIRO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario