Seguidores

viernes, 18 de diciembre de 2009

AVATAR






Avatar
TÍTULO ORIGINALAvatar
AÑO
2009
DURACIÓN
161 min.
PAÍS
DIRECTORJames Cameron
GUIÓNJames Cameron
MÚSICAJames Horner
FOTOGRAFÍAMauro Fiore
REPARTOSam Worthington, Zoe Saldana, Sigourney Weaver, Stephen Lang, Michelle Rodriguez, Giovanni Ribisi, Joel Moore, Wes Studi, CCH Pounder, Laz Alonso
PRODUCTORA20th Century Fox / Lightstorm Entertainment / Giant Studios Inc.
WEB OFICIALhttp://www2.avatarmovie.com/
2009: Globos de Oro: 4 nominaciones: mejor película drama, director, banda sonora y canción / Ciencia-Ficción. Bélico. Acción. Fantástico. Aventuras. Extraterrestres / SINOPSIS: Año 2154. Jake Sully (Sam Worthington) es un ex-marine confinado en una silla de ruedas que, a pesar de su cuerpo tullido, todavía es un guerrero de corazón. Jake ha sido reclutado para viajar a Pandora, donde las corporaciones están extrayendo un mineral extraño que es la clave para resolver los problemas de la crisis energética de la Tierra. Al ser tóxica la atmósfera de Pandora, ellos han creado el programa Avatar, en el cual los humanos "conductores" tienen sus conciencias unidas a un avatar, un cuerpo biológico controlado de forma remota que puede sobrevivir en el aire letal. Estos cuerpos están creados genéticamente de ADN humano, mezclado con ADN de los nativos de Pandora, los Na'vi. Ya en su forma avatar, Jake puede caminar otra vez. Ha recibido la misión de infiltrarse entre los Na'vi, los cuales se han convertido en el mayor obstáculo para la extracción del mineral. Pero una bella Na'vi, Neytiri (Zoe Saldana), salva la vida de Jake, y todo cambia. Jake es admitido en su clan y aprende a ser uno de ellos, lo cual le hace someterse a muchas pruebas y aventuras. Mientras, los humanos siguen con su plan, confiando en que la información de Jack les sea útil. (FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"El rey del mundo ha fijado su visión en crear otro nuevo mundo en 'Avatar', y es un lugar que merece mucho la pena visitar. (...) entrega un espectáculo único, paisajes asombrosos, una narración excitante y un mensaje antiimperalista, de vuelta a la naturaleza" (Todd McCarthy: Variety)
----------------------------------------
"Todavía hay al menos una persona en Hollywood que sabe cómo gastar 250 millones de dólares -¿O eran 300?- sabiamente. 'Avatar' no es sólo un sensacional entretenimiento, que lo es. Es un avance de la técnica. (...) Puntuación: **** (sobre 4)" (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)
----------------------------------------
"Un tour de force con defectos pero fantástico (...) Eso sí, si te haces con un par de gafas 3D, se convierte en una experiencia trascendente de cinco estrellas, lo más cercano que estaremos nunca de pisar un extraño nuevo mundo. (...) Puntuación: ***** (sobre 5)" (Chris Hewitt: Empire)
----------------------------------------
"Inmensa en todos los sentidos (...) Avatar es un abrumador espectáculo de inmersión. El arte de la tecnología 3D nos sumerge dentro, pero es la viva rareza del misterioso mundo tropical imaginado por Cameron lo que nos mantiene fascinados." (Wendy Ide: The Times)
----------------------------------------
"Lo que necesita la industria (el tipo de asombro exclusivo que pagarás por ver en pantalla grande). (...) estruendosamente excitante (...) Amplía las posibilidades de lo que el cine puede hacer. (...) Puntuación: ***1/2 (sobre 4)" (Peter Travers: Rolling Stone)
----------------------------------------
"[Cameron] lleva al cine de ciencia-ficción al siglo XXI con la maravilla deslumbrante que es 'Avatar'. (...) Cada bit de tecnología en 'Avatar' sirve a un propósito aún más grande; a una profunda historia de amor." (Kirk Honeycutt: The Hollywood Reporter)
----------------------------------------
"Creada para conquistar los corazones, mentes, libros de historia y récords de taquilla, la película -la más cara de la historia-, es gloriosa, simplona y felizmente alocada. (...) [Cameron] no ha cambiado el cine, pero con gente azul y flora rosa ha confirmado que es maravilloso." (Manohla Dargis: The New York Times)
----------------------------------------
"La involución artística. (...) A Cameron se le ha olvidado la historia que quería contar. O no daba para más. (...) Si éste es el camino que va a llevar el cine a partir de ahora, que lo paren, que yo me bajo." (Javier Ocaña: Diario El País)
----------------------------------------
"Allí donde se juntan cine y alucine. (...) se sale ebrio de fantasía, pero entero, porque la película ha tenido la sensatez de mantener el fondo liviano del cuento, el 'érase una vez', dentro de un pellejo abrumadoramente perfecto. (...) Puntuación: **** (sobre 5)." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)
----------------------------------------
El espectáculo se despliega durante 160 minutos, pero la emoción de estar viendo la esperadísima “Avatar” (o “James Cameron y sus aliens, el regreso”) apenas alcanza una hora. Es lo que tardas en acostumbrarte a la maravilla visual, para comenzar a darte cuenta de que, mientras estabas ascendiendo a la cumbre del 3D, el guión cayó precipicio abajo, para hundirse en la sima del convencionalismo y los lugares comunes del cine más comercial. El comienzo es brillante, pero, una vez pasada la fascinación, entre tanta tridimensión sólo habita la superficialidad. La historia es algo así como si a Neo (Matrix) lo metes en una de indios (nativos) y vaqueros (marines), en un western ecologista con preciosos paisajes de mundos fantásticos. ¿Suena original? No lo es tanto. Estar embelesado por el grandioso escaparate no impide percatarte de que en, su desarrollo, la profundidad es patrimonio exclusivo del formato. El resto es maniqueo y algo simple (¿20 millones el kilo? Guauu, sí que es cara la piedrecita... ¿y dices que se encuentra debajo de dónde?), un conjunto de escenas de acción increíblemente diseñadas que a ratos parecen ser mera excusa para asombrarnos ante los avances de la técnica. El film pretende ser como un videojuego colosal, de mensaje bienintencionado, pero lo cierto es que como cine resulta algo pretencioso, atiborrado de grandes conceptos y pobres diálogos ya vistos en otras películas de éxito. Es muy posible que, de cara a la industria, Cameron marque con “Avatar” un nuevo rumbo en el campo de los efectos especiales, y merecido se lo tiene, pero es una lástima que haya tardado 12 años para ofrecernos una deslumbrante sucesión de superwallpapers dinámicos en 3D... con un guión que se escribe en una semana. ¿Que muchos la ponen por las nubes de Pandora? Genial para ellos; si alguien ve profundidad en estos personajes planos, que me preste sus gafas, por favor. (Pablo Kurt: FILMAFFINITY)
----------------------------------------
Hará quien afirme que James Cameron ha hecho evolucionar, de golpe, el lenguaje del cine espectáculo 100 años... para que haga justicia a una estética de tebeo francés de hace 30 años. Antes de contrarrestar tal descalificación con un exceso de entusiasmo, convendría discernir cuánto porcentaje de verdad encierra ese jarro de agua fría que muchos esperaban lanzar sobre la ambición visionaria del cineasta: la excepcionalidad de Avatar no está, en efecto, ni en su agresividad conceptual –en otras palabras: esto no es 2001: Una odisea del espacio(Stanley Kubrick, 1968)–; ni en las superficies de su diseño (aquí, la sombra de Valerian, el agente espacio-temporal de Mézières y Christin, sigue siendo alargada). Pero solo una ceguera numantina podría negar su relevancia fundacional al abrir un nuevo capítulo de inagotables posibilidades en la total (con)fusión de la imagen fotográfica y la imagen de síntesis. En cierto sentido, exigir que Avatar acompañara su excelencia técnica con un discurso innovador y rupturista sería algo parecido a esperar que ese tren que llegaba a la estación de Ciotat hubiese venido cargado con las primeras bobinas (venidas del futuro) de la aún nonata Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941).
La caja (luminosa) de Pandora
En su crítica a la novela
Anatema, de Neal Stephenson, Rodrigo Fresán recordaba unas palabras de Philip K. Dick que vienen especialmente al caso del último Cameron: "Conseguir un planeta que no existe. Ese es el primer paso". Y, en efecto, ese la primera piedra de la revolución anunciada por Avatar, y lo que marca una estimulante línea de continuidad entre esa Luna con el ojo herido por el cañonazo de Méliès y esta Pandora frondosa, fosforescente con las tonalidades de una visión de psilobicina, en la que la cámara de Cameron y la platea entera pueden abismarse para experimentar todas las declinaciones del asombro. El perfeccionismo de Cameron al dotar de realidad y verosimilitud al planeta Pandora parece atender tanto a lo máximo (esas montañas suspendidas en el aire) como a lo mínimo (la luminiscencia de los líquenes al tacto) y convierte la génesis de este planeta imaginario en el más rotundo activo de Avatar.
La película es puro Cameron en su fusión de fetichismo tecnológico y mística New Age –los componentes esenciales de
Abyss (1989), sin ir más lejos-, pero sus toques de genio trascienden tanto su estética como su contenido y están en la virtuosa aplicación del motion-capture y en su capacidad de simular una experiencia de inmersión hiperrealista en la materia esquiva de los sueños.JORDI COSTA.
-------------------------
Inigualable en el plano técnico, carente de originalidad en el fondo argumental, una súper producción que invita a dejarse llevar sin reparos. Dos horas y media de ensoñación en las que lo vivo y lo animado conviven en irresistible armonía.JOSÉ ARCE (LA BUTACA).
-----------------------------
A pesar de la brillantez de la forma, la película peca por escasez en el fondo. Avatar pasa por varios lugares comunes del cine de aventuras, historias románticas y de ciencia ficción. Con esta cinta, Cameron se ha subido al carro de la corriente antibelicista y antiimperialista de directores como Brian de Palma o Clint Eastwood, que tanto está de moda últimamente. Además encierra un fuerte mensaje ecologista que deja a la altura del betún al mismísimo Al Gore.Amanda Samper(HOY CINEMA).

Hay una anécdota que ya forma parte de la leyenda del filme: tras coronarse como "Rey del Mundo" con Titanic, Cameron tuvo un sueño tan desbocado que fue necesario esperar doce años hasta que la evolución de los efectos especiales estuviera a la altura de su imaginación. Durante el largo proceso de producción, su autor declaró estar convencido de que este trabajo iba a marcar un antes y un después en la historia del llamado séptimo arte. Una vez visto el resultado final, hay que reconocer que estamos, probablemente, ante una puerta abierta hacia futuro: ahora ya es posible imaginar universos trazados hasta el más mínimo detalle y capturarlos en pantalla con un grado de realismo insólito (si bien los Na'vi, alienígenas azules con rasgos felinos, no acaban de resultar completamente verosímiles).Cine365


1 comentario:

  1. Anthony, fantástca selección de críticas. Es interesantísimo comprobar que, como yo digo en mi blog, según lo que cada uno vaya buscando en la película, le gustará más o le gustará menos.

    Como le he leído más arriba a alguien esto no es 2001. Sentada esa premisa, abandonémosno a la propuesta de Cameron que no es otra que la de que disfrutemos con lo que se puede hacer ahora con el medio cinematográfico. Avatar es puro espectáculo. Eso no está pero que nada mal.

    Yo digo tambien: Cameron no es Spike Jonze, pero los dos conforman y forman parte de la maravilla que es el cine.
    Saludos.

    ResponderEliminar