Seguidores

martes, 29 de diciembre de 2009

DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS





Donde viven los monstruos
TÍTULO ORIGINALWhere the Wild Things Are
AÑO
2009
DURACIÓN
101 min.
PAÍS
DIRECTORSpike Jonze
GUIÓNSpike Jonze, Dave Eggers (Libro: Maurice Sendak)
MÚSICACarter Burwell, Karen O
FOTOGRAFÍALance Acord
REPARTOMax Records, Catherine Keener, Pepita Emmerichs, Mark Ruffalo, Max Pfeifer, Madeleine Greaves, Joshua Jay, Ryan Corr, Steve Mouzakis
PRODUCTORAWarner Bros. Pictures / Legendary Pictures / Village Roadshow / Playtone
WEB OFICIALhttp://wherethewildthingsare.warnerbros.com/
2009: Globos de Oro: Nominada a la mejor BSO / Fantástico. Aventuras. Drama. Familia. Infancia / SINOPSIS: ‘Where The Wild Things Are’ es una adaptación del clásico cuento para niños de Maurice Sendak, protagonizado por Max, un desobediente niño que es enviado a la cama sin cenar y que crea su propio mundo imaginario: un lugar poblado por feroces criaturas que le tienen a él como líder. (FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"Jonze ha sido capaz de hacer una película en la que cualquier lector del libro debería poder reconocer de vista a todos los monstruos. (...) A mí la película se me hizo larga (...) Puntuación: *** (sobre 4)." (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)
----------------------------------------
"Donde viven los monstruos es alternativamente perfecta e imperfecta, pero en todo momento es una preciosa adaptación del libro infantil de Maurice Sendak." (Manohla Dargis: The New York Times)
----------------------------------------
"Una bella y auto-indulgente fábula que no todo el mundo va a adorar. (...) El problema con estos personajes no es tanto sus personalidades, sino el modo en que los guionistas Jonze y Eggers los han convertido en adultos neuróticos con relaciones disfuncionales." (Kenneth Turan: Los Angeles Times)
----------------------------------------
"Dado el dinero gastado, el éxito del film se mide mejor por su simplicidad y la pureza de su innovación. Jonze ha filmado una fantasía como si fuera absolutamente real, permitiéndonos ver el mundo como Max lo ve, lleno de belleza y terror. (...) Puntuación: **** (sobre 4)" (Peter Travers: Rolling Stone)
----------------------------------------
"No entiendo el desamparo que siente ese vociferante niño, no me conmueve su huida (...) me aburro bastante. Me rescata del sopor alguna imagen sugerente, (...) las hipnóticas canciones de Karen O. Sólo son anécdotas, atractivos adornos del vacío." (Carlos Boyero: Diario El País)
----------------------------------------
"La sencillez del dibujo de Sendak encuentra su espejo en la puesta en escena de Jonze (...) Y el grado de expresión y sentimiento -de contenerlo y transmitirlo- que consiguen los muñecazos, convierten en más surrealista y metafórico aún el contenido del cuento. (...) Puntuación: *** (sobre 5)." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)
----------------------------------------
"Un equilibrio perfectamente inestable entre lo racional y lo onírico, entre la mirada del adulto y las reacciones primarias, espontáneas y caprichosas de la mente infantil, lo que llena la pantalla de gozosos momentos (...) Puntuación: **** (sobre 5)" (Alberto Bermejo: Diario El Mundo)
----------------------------------------
Donde viven los monstruos, libro infantil escrito e ilustrado por Maurice Sendak en 1963, tocó algo tan profundo que no resulta extraño ni su pervivencia, ni que muchos críticos literarios se detuvieran a analizar su contenido desde una perspectiva freudiana. En solo nueve frases, apoyadas por una serie de ilustraciones capaces de incendiar la imaginación de cualquier lector, Sendak exploraba la infancia como estado silvestre, como experiencia de anómala y monstruosa insularidad en permanente y agresiva tensión con un mundo adulto entendido como el universo del orden, las reglas y el control, pero, también, como último refugio, territorio de afecto y calidez y, en definitiva, destino inevitable.
Otros autores como Roald Dahl tratarían el tema de la insumisión infantil y sus negociaciones con la autoridad de los padres con trazos más agresivos, pero el cuento de Sendak confiaba un mayor margen a la ambigüedad y al misterio y adoptaba una textura onírica abierta a la interpretación. En
El Gato Garabato, otro gigante, el Dr. Seuss, planteaba el problema de la gestión del placer y la libertad en la edad de la inocencia, pero Donde viven los monstruos afrontó lo mismo en una clave que era menos lúdica que inquietante, incluso algo perturbadora.
Otro cine infantil es posible
Adaptar el clásico de Sendak en forma de largometraje de imagen real no es, pues, el juego más fácil que podían inventar Spike Jonze y su coguionista Dave Eggers para prolongar su nostalgia de la inmadurez. Y la película es el extrañísimo, estimulante y arriesgado resultado de una serie de decisiones que, sin duda, no serán del gusto de todos, porque
Donde viven los monstruos se atreve a fundar un territorio inédito para demostrar, entre otras cosas, que otro cine infantil es posible.
Por supuesto, el debate acerca de si esto es, realmente, cine para niños ya está abierto, y la única certidumbre es que, por lo menos, el espectador se encuentra ante una lectura extremadamente inteligente y personal de una obra que habla de algo tan delicado como la infancia erigida en zona de aislamiento y la imaginación transformada en jungla con corazón de las tinieblas en su justo centro.
Jonze propone una estética desnuda, de cámara en mano oscilando entre lo rabioso y lo contemplativo, y captura el universo imaginario de su protagonista con la melancólica luz de las primeras horas del alba o de la insinuación del crepúsculo. El prólogo doméstico es soberbio (en especial, la escena del flirteo de la madre), pero la película conquista su excepcionalidad al abordar lo fantástico sin recurrir a ningún lugar común.
JORDI COSTA(FOTOGRAMAS).

No hay comentarios:

Publicar un comentario