Seguidores

miércoles, 31 de marzo de 2010

FURIA DE TITANES







Furia de Titanes
TÍTULO ORIGINALClash of the Titans
AÑO
2010
DURACIÓN
106 min.
PAÍS
DIRECTORLouis Leterrier
GUIÓNLawrence Kasdan, Travis Beacham, John Glenn, Phil Hay, Matt Manfredi
MÚSICACraig Armstrong
FOTOGRAFÍAPeter Menzies Jr.
REPARTOSam Worthington, Alexa Davalos, Liam Neeson, Ralph Fiennes, Pete Postlethwaite, Polly Walker,Mads Mikkelsen
PRODUCTORAWarner Bros. Pictures / Legendary Pictures
WEB OFICIALhttp://clash-of-the-titans.warnerbros.com/
GÉNEROFantástico. Drama. Acción | Remake. Antigua Grecia. Mitología. 3-D
SINOPSISAdaptación libre de la leyenda mitológica de Perseo, hijo de Zeus, padre de los dioses griegos. Perseo y su madre, Dánae, son encerrados en un cofre por Acrisio, su abuelo, y arrojados al mar. Arrastrados por la corriente llegan a la isla de Sérifos, donde Perseo alcanza la madurez. Allí tendrá conocimiento de la misión de su vida y emprenderá un viaje alucinante, en el que tendrá que ir superando duras pruebas... Remake del clásico de Desmond Davis de 1981. (FILMAFFINITY)



"Un entretenido viaje digital a través de la mitología griega (...) una película de palomitas que viaja hacia atrás a las vieja, epopeyas fantásticas, y hacia adelante al futuro digital, donde la palabra 'inimaginable' ya no existe." (Kirk Honeycutt: The Hollywood Reporter)
----------------------------------------
"Aún más azarosa en su argumento que la original, 'Clash of the Titans' exhibe una imaginería 3D y una dinámica acción que no pueden ocultar que, en el fondo, es una película bastante plana." (Brian Lowry: Variety)
----------------------------------------
"A los chicos adolescentes les encantará, pero el resto se sentirán frustrados por la historia, la temblorosa cámara y la presentación en 3D de dudosa efectividad, que distrae más de lo que aporta." (Louise Keller: Urbancinefile)
----------------------------------------
"Penumbra en 3D (...) aún más pedregosa en su historia (...) la alarmante falta de luz en las secuencias diurnas provoca la impresión de que, más que con unas gafas para ver en 3D, hemos entrado al cine con gafas de sol." (Javier Ocaña: Diario El País)
-----------------------------

Durante su era dorada de sobreexplotación cinematográfica, el peplum europeo (ese triángulo diabólico formado por Italia, España y Francia) vampirizó formas de los otros dos grandes subgéneros populares: el spaguetti western y el fantaterror. Nada de ello, de lo que Mario Bava o Riccardo Freda imaginaron para sus aventuras de Hércules o Maciste en el inframundo o en la Grecia clásica...mente imaginada, estaba en la adorable fantasy de Ray Harryhausen, y mucho menos en su canto del cisne: la Furia de Titanes que, en la alborada de los 80, se resistía a modernizarse aunque tuviese que citar a Star Wars. Louis Leterrier, galo locatis que filma a golpe de tebeo repleto de testosterona, hace un guiño (o varios: los escorpiones) a Harryhausen en la aparición del mochuelo mecánico, pero su peplum es un max mix de subproductos ítalos a lo Ator (¡esos amigotes trash de Perseo y compañía!) y de wrestling épico que no le hace ascos a incursiones (más bien imágenes: la barca de Caronte) en la atmósfera terrorífico-onírica del mejor cine transalpino sesentero. Palomitera hasta decir basta, la nueva Furia de Titanes bebe más del díptico Transformers o del delirio filogay madelman que fue Masters del Universo, que de 300 u otros ejercicios de toga o clámide. No deja de ser, en su simpleza descriptiva, un divertimento de reestreno con actores al borde de la autoparodia (el Hades raticuliniano de Ralph Fiennes), excelentes escenas de acción (la Medusa al acecho), la sensación de videojuego por encima de la media, y un mensaje tan divertido (y desaprovechado) como el que nos dice que el hombre debe rebelarse ante dioses y religiones. Ya sé que este peplum a destiempo no alcanzará la inmortalidad, pero por lo menos nos depara hora y media de recomendable desconexión neuronal (Por Fausto Fernández de FOTOGRAMAS)

---------------------------------------

Con el consabido lavado de cara para adecuarla al gusto que se presupone mayoritario del siglo XXI, incluída su exhibición en un por otro lado deslucido 3D, nos llega esta 'Furia de Titanes', una estilizada y entretenida producción "made in Hollywood" repleta de efectos y efectismos donde lo más importante es que prevalezca el "entertainment" por encima de cualquier otra posible consideración. De ahí que el resultado, aunque logrado y efectivo por cuanto asegura la distracción prometida y ciertas dosis de espectacularidad, no pasa de ser de usar y tirar, y cuya frialdad artesanal le resta ese pedazo de calor que la permita sobrevivir en el corazón del espectador una vez se enciendan las luces de la sala.



Si el original no era más que lo que era sería algo injusto pedirle a su imitación oficial mayores méritos, por mucho que el hype o su insistente promoción intenten venderla como algo más que lo que pueda esconderse tras el 'Made in Hollywood' al que se doblega sin remisión. Y en ese sentido 'Furia de Titanes', año 2010, una evidente apuesta comercial de formulación eminentemente industrial, cumple con holgura y solvencia su cometido como convincente ariete de la 'major' que paga sus servicios, y cuanto menos es apreciable como producción resultona y entretenida aunque fuera de ese ámbito poco más se pueda decir a su favor. Tenemos la película que podíamos esperar que fuera, quizá no tan lograda como cabría pedirle pero por encima de lo que cabría exigir. Ni es mucho ni es poco.

Eficacia y sencillez definen la concepción de un film de dramatismo telegráfico al que no merece tomarse en serio, básico en cuanto a su fondo y resolución, y construido alrededor de una serie de eficientes y ruidosas secuencias de acción adornadas por unas cuantas frases y poses de esas que tan bien lucen en los avances promocionales, y en la que sus personajes, criaturas y dioses no pasan de meras comparsas resueltas con mayor o menor efectividad por parte de sus intérpretes o titiriteros, aunque su esquema en forma de guión no permita lucirse más allá de la funcionalidad. Versión totalmente pulcra y plana de la fábula romántica, la cinta se mueve con solvencia del punto A al punto B y sin mayores consecuencias. Puro Hollywood, ¡that's entertainment! ¿Algún problema? Entrar y salir, sin mucha miga, pero sus 105 minutos pasan volando con la misma soltura con la que vuela Pegaso al final de la cinta.

Desde el punto de vista técnico su realización y concepción no sorprenden, con una factura técnica sin grandes lujos e impersonal por demás convincente y especialmente efectiva cuando tiene que serlo, ajustada a los cánones de la propuesta y sin apabullar, pero cuyo impacto visual se encuentra por debajo de lo esperado al no presentar su puesta en escena nada que no podamos recuperar en nuestra memoria proveniente de cualquier otro film. Además, cabe decir, o más bien advertir dado el excesivo valor de sus entradas, que su tan cacareado empleo del 3D da sentido a las críticas de James Cameron, el nuevo portavoz de la "verdad", sobre la necesidad de plantear un film en 3D como tal desde su raíz. Totalmente imperceptible e irrelevante su proyección tridimensional que, al margen de su nulo valor dramático, y en tal caso de considerar algún posible aporte, no sería otro que evidenciar ser una mera artimañana por sacar tajada cobrando unos euros de más, y que encima pone de relieve algunas de las imperfecciones del empleo de tal técnica, por demás un arma de doble filo que se demuestra más que peligrosa en manos de realizadores poco atentos aunque no llegue en esta ocasión a, y perdón por la expresión, joder la marrana.

En suma, 'Furia de Titanes, versión 2010, es una inofensiva revisitación de una leyenda tamizada por la óptica del instinto comercial de Hollywood, un entente para adolescentes con forma de blockbuster donde prevalece el ruido por encima de la narrativa, y donde todo aquello que no se rinda a la simpleza conceptual del más puro de los entretenimientos no tiene cabida. Vista con buenos ojos, es un entretenimiento en toda regla al que no hay que darle innecesarias vueltas de hoja, algo que tampoco viene mal.

Nota:
6.8 (CINE 21)

1 comentario:

  1. peliculoooon, cuando os podemos dejar al churumbel para poder verla, jejeje

    ResponderEliminar