Seguidores

viernes, 9 de abril de 2010

CIUDAD DE VIDA Y MUERTE








Ciudad de vida y muerte
TÍTULO ORIGINALCity of Life and Death (Nanking Nanking)
AÑO
2009
DURACIÓN
132 min.
PAÍS
DIRECTORLu Chuan
GUIÓNLu Chuan
MÚSICATong Liu
FOTOGRAFÍAYu Cao (B&W)
REPARTOYe Liu, Yuanyuan Gao, Hideo Nakaizumi, Wei Fan, Yiyan Jiang, Ryu Kohata, Bin Liu, John Paisley,Beverly Peckous, Lan Qin, Sam Voutas, Di Yao, Yisui Zhao
PRODUCTORAChina Film Group / Jiangsu Broadcasting System / Media Asia Films / Stellar Megamedia
PREMIOS2009: San Sebastián: Concha de Oro (mejor película), mejor fotografía, premio Signis
GÉNEROBélico. Drama | Histórico
SINOPSISLa masacre de Nanking refiere a "las atrocidades cometidas por el Ejército Imperial Japonés en los alrededores de la ciudad china tras la caída de la capital el 13 de diciembre de 1937". La película (que hasta hace un tiempo se conocía como "Nanjing! Nanjing!") sigue el destino de varios personajes, algunos fictios, otros reales, como un soldado chino que lucha por sobrevivir al horror de la matanza indiscriminada, un militar japonés traumatizado por las barbaridades cometidas por el ejército nipón, una maestra o un hombre de negocios alemán volcado en proteger el máximo número de vidas posibles. (FILMAFFINITY)


"Escalofriante (...) Si el arranque posee el poder de conmoción del mejor cine bélico, el desarrollo de la tragedia te pone los pelos de punta." (Carlos Boyero: Diario El País)
----------------------------------------
"Lu Chuan decide 'spielbergizar', en el mejor sentido de la palabra, su modo de narrar el episodio. No es 'La lista de Schindler', ni tampoco 'Salvar al soldado Ryan', pero hay tramos de este espectáculo cinematográfico que no tienen que envidiar en nada a ninguna de ellas." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)
----------------------------------------
"Una producción sencillamente impresionante (...) Desde el primer segundo, la cinta se desentiende de la verdad, por sí sola brutal, para entregarse al menos noble arte de desenterrar cadáveres. Hablamos de propaganda." (Luis Martínez: Diario El Mundo)
-----------------------------------------------------------

Por Ricardo Aldarondo

Tomar un hecho histórico poco difundido, a pesar de las enormes dimensiones de la tragedia, y tratar de mantener un equilibrio entre la épica que el relato lleva dentro y el duelo debido a tantas víctimas y tanta injusticia callada, precisaba de una estética, un tono y una actitud muy precisos. Lu Chuan lo ha conseguido, sorteando además las inmediatas aunque innecesarias comparaciones con Spielberg. 'Ciudad de vida y muerte' no es 'Salvar al soldado Ryan' ni 'La Lista de Schindler', y opta por una atrevida estructura. La película empieza en plena batalla, pero no da tregua: no se trata de impactar con un poco de espectáculo bélico pirotécnico, sino de meter de lleno al espectador desde el primer minuto y durante casi una hora en el horror de una guerra, en el sufrimiento de un pueblo masacrado.
Las dos partes del film, que va de lo abstracto a lo concreto y del horror masivo al drama privado, encuentran una unidad total en la construcción de unas imágenes poderosísimas. El blanco y negro no busca el símil documental: es un arma demoledora para reflejar con mayor precisión el duelo y el respeto por ese pueblo chino masacrado por los japoneses en 1937. Cine grandioso y contenido al mismo tiempo, impresionante en las formas, respetuoso con lo que cuenta.

Valoración Fotogramas: 4 estrellas

-----------------------------------------

El cine chino arroja luz a una página de su historia reciente, las tribulaciones de la ciudad de Nanjing cuando fue ocupada por Japón en diciembre de 1937. Lu Chuan maneja en la notable superproducciónCiudad de vida y muerte un enorme lienzo de imágenes en blanco y negro servidas en gran angular, para pintar el horror de la guerra, de un modo que inevitablemente recuerda a La lista de Schindler. Como en el film deSteven Spielberg, somos testigos de los padecimientos de las víctimas -los chinos-, la crueldad brutal de los ocupantes -los japoneses- y la humanidad que va siendo progresivamente minada de un soldado nipón y un representante diplomático de la Alemania nazi. En tal tesitura se nos presentan múltiples personajes, ninguno puede decirse que sea un protagonista absoluto, la meta es entregar un cuadro que permita hacerse idea de los horrores acontecidos en Nanjing. El telón de fondo es la escombrera en que se ha convertido la ciudad, donde los prisioneros son ejecutados sin contemplaciones; la zona de seguridad internacional pronto va a convertirse en algo muy parecido a un ghetto, pues la influencia del enlace alemán está a punto de desaparecer.

El director pinta con realismo el descenso a los infiernos en que deriva cualquier conflicto bélico, donde la dignidad de la persona cada vez cuenta menos, no se respeta la vida, y en el caso de las mujeres la humillación pasa por la denigración sexual. Hay no obstante cierto aliento épico, gracias a ciertas actitudes valientes y muy orientales de los personajes, listos para el sacrificio. Además, de modo inteligente y pensando en el espectador occidental, el recurso a unas postales con texto escrito en ellas sirve para situarse acerca de lo ocurrido en Nanjing. Curiosamente, parece que la película no ha gustado en China, por la humanización del soldado nipón y del oficial Rabbe, aunque se basan en personajes históricos. Lo que no ha impedido que ganara la Concha de Oro a la mejor película en el Festival de San Sebastián.(DECINE 21)


No hay comentarios:

Publicar un comentario