Seguidores

viernes, 22 de octubre de 2010

DÉJAME ENTRAR






Título original: Let me in. Dirección: Matt Reeves. Países: Reino Unido ySuecia. Año: 2010. Duración: 117 min. Género: Drama, fantástico, terror.Interpretación: Chloë Grace Moretz (Abby), Kodi Smit-McPhee (Owen),Richard Jenkins (padre), Elias Koteas (policía), Sasha Barrese (Virginia), Cara Buono (madre de Owen), Chris Browning (Jack). Guión: Matt Reeves; basado en la novela “Déjame entrar” de John Ajvide Lindqvist. Producción: Alex Brunner, Guy East, Tobin Armbrust, Donna Gigliotti, Carl Molinder, John Nordling y Simon Oakes. Música: Michael Giacchino. Fotografía: Greig Fraser. Montaje: Stan Salfas. Diseño de producción: Ford Wheeler. Vestuario: Melissa Bruning.Distribuidora: Aurum. Estreno en Reino Unido: 29 Octubre 2010. Estreno en España:22 Octubre 2010. No recomendada para menores de 16 años.

Owen es un niño solitario e introvertido cuya vida cambia cuando conoce a Abby, su nueva vecina. Abby es una extraña y misteriosa niña que solo sale por las noches. Coincidiendo con la llegada de esta al vecindario, comienzan a sucederse una serie de macabros asesinatos en la ciudad que hacen pensar a la policía en la presencia de un asesino en serie. Pero las apariencias siempre engañan…
-------------------------------------------------------------
Es ineludible el pensamiento de que serán muchos los que de antemano rechazarán esta producción, no sin cierto fundamento dado algunos antecedentes, y que por ende la prejuzgarán y condenarán sin darle la más mínima oportunidad para demostrar su valía, un gesto injusto para con una película notable e inteligente cuyo único crimen es haberse inspirarse en un film previo muy respetado por buena parte de la comunidad cinematográfica, producción a la que rinde sincera pleitesía y respeta sin mancillar su recuerdo mientras que, lejos de limitarse a ser una burda copia comercial sin más, centra sus esfuerzos en reforzar y enriquecer su esencia con un discurso narrativo que resulta tan personal e independiente como complementario, aportando una nueva mirada tan satisfactoria y estimulante como la del original en su momento que sabe contrarrestar la evidente pérdida del factor sorpresa con un ejercicio de estilo de sorprendente solvencia fílmica.

Y es que esta ‘Déjame entrar’ es uno de los mejores remakes de los últimos tiempos, un ejemplo modélico de lo que es y debe de ser un remake, un film muy trabajado que mantiene las líneas maestras de su modelo sin desvirtuarlas ni dejar que este referente esclavice cobardemente su propia propuesta narrativa, y que además nos descubre a un nuevo diamante en bruto bajo el nombre de Matt Reeves, a quién prácticamente descubrimos como el aparente brazo ejecutor de JJ Abrams en la notable 'Monstruoso' y que aquí revela la sensibilidad de todo un prometedor cineasta en ciernes con una buena mano en la realización que por momentos, incluso, mejora a la de Tomas Alfredson. En definitiva, una producción más que interesante que se gana a pulso el derecho a ser vista, y que junto a títulos como la reciente 'The Crazies' obliga a replantearnos la catalogación del término "remake" como non grato.(EL SEPTIMO ARTE)
-------------------------------------------------
A nivel formal Déjame entrar, versión USA, adopta el tratamiento visual lánguido y en ocasiones relamido de la película sueca. Los planos se dilatan, el tempo es fatigado, aunque sin llegar a los niveles de exasperación dramática del original, demasiado hastiado en su propia parsimonia. La propuesta es de una elegancia rotunda, aunque no renuncia a la visceralidad en sus escenas más salvajes. Su realizador, Matt Reeves, demuestra con esta obra que, como si se tratase del alumno aventajado de un taller de pintura del Renacimiento, es un ejemplar copista capaz de formalizar la mejor versión posible de un material ya trabajado. Así, tras enfrentarse a la comedia romántica en Mi desconocido amigo y al horror cámara en mano de Monstruoso, ahora se enfunda los ropajes del cine de terror sibarita y con sustancia, perfeccionando el trabajo previo del sueco Tomas Alfredson. Habrá que seguir la pista de este hombre de gesto amable y pose sencilla, rara avis en tiempos donde todos ambicionan el traicionero proyecto de la autoría.(CINE 365)
-------------------------------------------------
En términos de metodología reinterpretativa, la viciosa productora Hammer violentó artística e ideológicamente toda la herencia clásica de la norteamericana y gótica Universal, en base a un solo eje: el sexo. Sexo, sordidez y aroma de romanticismo sucio y fatal son los elementos que este remake Hammer (pasado por USA) del original sueco usa para llevar a la América de Reagan un cuento bañado en gore que nos deja entrar en las pulsaciones lúbricas del fin de la infancia, y de una sociedad puritana, endogámica y llena de vidas secretas.
Matt Reeves dirige esta versión, donde los efectos especiales y de maquillaje dejan poco para la imaginación (la inocencia), con un referente en mente: lo que Paul Schrader hizo con el terror de frigidez femenina incestuosa en off de La Mujer Pantera (Jacques Tourneur, 1942), convirtiéndola en un splatter de sudorosas tensiones genitales (El beso de la pantera, 1982). Y, como Schrader, Reeves no está a la altura al remedar escenas de su modelo (la piscina, el cadáver en el lago) y sí cuando las reinventa (el accidente, los ataques de la niña), llegando al notable en su uso, ya sin coartadas, de lo erótico-pubescente.(FOTOGRAMAS)
-------------------------------------------------------------

2 comentarios:

  1. Me da miedo el remake este, no queiro verlo porque la original me gustó, pero al final la curiosidad matará al gato y acabaré picando, lo presiento.

    ResponderEliminar
  2. ah!! no se... me encantan este tipo de pelis, pero eso de los niños... desde que tengo propios me da un miedo atroz!! jajaja
    soy una gallina total!

    ResponderEliminar