viernes, 29 de enero de 2010

INVICTUS





Invictus
TÍTULO ORIGINALInvictus (The Human Factor)
AÑO
2009
DURACIÓN
134 min.
PAÍS
DIRECTORClint Eastwood
GUIÓNAnthony Peckham (Libro: John Carlin)
MÚSICAKyle Eastwood, Michael Stevens
FOTOGRAFÍATom Stern
REPARTOMorgan Freeman, Matt Damon, Tony Kgoroge, Julian Lewis Jones, Adjoa Andoh, Patrick Mofokeng, Matt Stern, Leleti Khumalo
PRODUCTORAWarner Bros. Pictures / Spyglass Entertainment / Malpaso Productions / Revelations Entertainment
WEB OFICIALhttp://invictusmovie.warnerbros.com/



2009: Globos de Oro: 3 nominaciones. / Drama. Biográfico. Racismo. Deporte. Rugby. Basado en hechos reales / SINOPSIS: Película basada en el libro de John Carlin "The Human Factor: Nelson Mandela and the Game That Changed the World" y ambientada después de que Nelson Mandela saliera de la cárcel y se convirtiera en presidente de Sudáfrica. Poco después, en 1995, el país celebró el campeonato del mundo de rugby, tras años de ser excluidos de las competiciones debido al apartheid. Evento que Mandela (Morgan Freeman) impulsó y utilizó, con la ayuda de la estrella de rugby Francois Pienaar (Matt Damon), como vía para acabar con el odio y la desconfianza existente durante décadas entre la población blanca y negra del país. (FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"Una muy buena historia muy bien contada. (...) cada escena rebosa sorprendentes detalles, que se acumulan en un rico compendio de historia, impresiones culturales y emoción." (Todd McCarthy: Variety)
----------------------------------------
"Una templada e imparcial, quizá demasiado tímida, película sobre unos convulsos tiempos en Sudáfrica. (...) es un placer encontrar una película que realmente habla de algo." (Kirk Honeycutt: The Hollywood Reporter)
----------------------------------------
"Te deja sonriente, satisfecho e inspirado (...) un sólido entretenimiento de masas con un mensaje maravilloso" (Tom Long: Detroit News)
----------------------------------------
"Clint Eastwood, un maestro (...) hace que amemos a Mandela, nos sintamos orgullosos de Francois y nos alegremos por los valientes Springbok. Un gran entretenimiento (...) Puntuación: ***1/2 (sobre 4)" (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)
----------------------------------------
"Algunos esperábamos más. (..) Se limita a ser tan correcta como olvidable, usuaria de recursos fáciles" (Carlos Boyero: Diario El País)
----------------------------------------
"No verán al mejor Clint, sino a un cineasta emocionado por el personaje que describe (...) trabajo meritorio en su ejecución, pero excesivamente idealista en su planteamiento. (...) Aún así, el trazo del maestro es siempre firme (...) Puntuación: *** (sobre 5)." (José Manuel Cuéllar: Diario ABC)
--------------------------------------

Por Joan Pons (FOTOGRAMAS)

Que Clint Eastwood tiene mano para el dibujo del héroe vivido, con mucho callo, más sabio que resabiado, es una evidencia que se aprecia en prácticamente toda su filmografía. Pero el héroe de Invictus no solo responde a este trazo, sino que además es más grande que todos los de ficción juntos: Nelson Mandela. Eastwood aborda la figura de este tótem real no desde el biopic beatificador, sino desde el relato de un episodio especialmente ilustrativo de su dimensión como líder: la final de la Copa del Mundo de Rugby de Sudáfrica de 1995, uno de los acontecimientos deportivos más simbólicos política y socialmente de la historia reciente.
Que Clint Eastwood tiene más mano para destilar poesía de la épica de la derrota que de la de la victoria nos quedó claro en el díptico Banderas de nuestros padres/ Cartas desde Iwo Jima. Por eso, en Invictus tiene más fuerza la sombra trágica que proyecta Morgan Freeman como Nelson Mandela que las secuencias del triunfante pero falto de carisma equipo de los Springboks. Pero, más allá de aciertos o desaciertos, si Eastwood recuerda ahora esta inspiradora historia real sobre el perdón por encima de la venganza, es por la lectura ejemplar que intuye que debe de tener para el público de la USA de Obama

---------------------------------------

Se podría decir que Clint Eastwood se había proclamado, en los últimos tiempos, hexacampeón. Infalible en películas comoMystic River, Million Dollar Baby, el díptico sobre la batalla de Iwo Jima, El intercambio yGran Torino; con Invictus, parece haber perdido algo de carácter, eclipsado quizá por una figura tan grande como la de Nelson Mandela. Bajo el signo de la biografía escrita por John Carlin -periodista y gran analista deportivo-, este retrato del ex presidente sudafricano parece evitar el claroscuro imperante en las últimas películas de Eastwood. En Invictus, el director de Sin perdón intenta llevar la película a su terreno: apunta hacia las difíciles relaciones familiares de Mandela con su hija y muestra al presidente en la intimidad, combinando imágenes de lo cotidiano -sus paseos, su vaso de leche caliente a la noche- con aquellas que han poblado el imaginario popular -su presencia, ataviado con una enorme camiseta de la selección, en la final del mundial de rugby-. Incluso muestra el trabajo y la tensión de los guardaespaldas del presidente, a la manera de En la línea de fuego (protagonizada por Eastwood y dirigida por Wolfgang Petersen en 1993); sin embargo, la tensión con la que arranca la película no es más que una quimera: Eastwood se sirve del trabajo de los guardaespaldas para mostrar la evolución de la convivencia entre negros y blancos en la Sudáfrica de la transición y de la supresión del apartheid.

El Mandela de Eastwood resulta una figura políticamente simple, propenso a las buenas intenciones y al discurso emotivo. El problema no es que Mandela sea un político con poca profundidad -por muy grande que sea su relevancia histórica-, sino que la película haga suya esa simplicidad. Ganado el partido del discurso político, con una línea algo tosca y una aparente facilidad, y la de la interpretación, con un Morgan Freeman volcado a hacer de Mandela un personaje cercano, a
Invictus le queda pendiente el reto estético.

Eastwood aprovecha con acierto el truco cinematográfico a la hora de mostrar a Matt Damon en la celda de Mandela, rememorando el paso de éste por la prisión: la cámara se mueve hasta mostrar la imagen medio fundida de Freeman, como si fuera un espectro. De la misma manera, la introducción también juega con la imagen trucada: con planos de Freeman que han sido tratados para que parezcan material de archivo. Sin embargo, es en los momentos de narrar los partidos de rugby cuando Eastwood muestra mayor pulso, como si
Invictus y su épica, propia de una remontada, fueran más propias del deporte que del discurso político y sus artistas. Eastwood consigue crear cierta tensión en un partido que se está viendo en diferido, pues ya sabemos el resultado histórico de la copa del mundo de rugby de 1995. El director aborda el partido con cierto clasicismo: nos muestra el marcador, nos presenta al enemigo –el número 11 de los All Blacks-, mueve la cámara sobre el césped, a la altura de los jugadores, y pone énfasis en el reloj, en esos segundos que pasan tan lentos siempre que tu equipo está a pocos minutos de hacer historia.(CINE 365)

miércoles, 20 de enero de 2010

LA CINTA BLANCA





La cinta blanca
TÍTULO ORIGINALDas weisse Band - Eine deutsche Kindergeschichte (The White Ribbon)
AÑO
2009
DURACIÓN
145 min.
PAÍS
DIRECTORMichael Haneke
GUIÓNMichael Haneke
MÚSICAVarios
FOTOGRAFÍAChristian Berger (B&W)
REPARTOSusanne Lothar, Ulrich Tukur, Burghart Klaußner, Josef Bierbichler, Marisa Growaldt, Steffi Kühnert, Michael Schenk, Janina Fautz, Michael Kranz, Jadea Mercedes Diaz, Theo Trebs
PRODUCTORACoproducción Austrlia-Alemania; Les Films du Losange / Wega Film / X-Filme Creative Pool
WEB OFICIALhttp://dasweisseband.x-verleih.de/

2009: Festival de Cannes: Palma de Oro (mejor película), premio FIPRESCI 2009: Globos de Oro: Mejor película de habla no inglesa 2009: Premios del cine europeo: Mejor película, director, guión. 4 nominaciones / Drama. Intriga. Infancia / SINOPSIS: Inexplicables acontecimientos perturban la tranquila vida de un pueblo protestante en el norte de Alemania en 1913, justo antes de la Primera Guerra Mundial. Un granero es prendido fuego, dos niños son secuestrados y torturados... El maestro de escuela observa, investiga y poco a poco descubre la increíble verdad... Seleccionada por Alemania como candidada al Oscar 2010 en la categoría de película de habla no inglesa. (FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"No dejes que nadie te cuente demasiado de esta obra fascinante (...) un despliegue tóxico de imágenes que te queman en la memoria. (...) Este film inquietante nunca se te echa encima. (...) Puntuación: ***1/2 (sobre 4)" (Peter Travers: Rolling Stone)
----------------------------------------
"La crítica sociopolítica marca de Haneke se gira ahora hacia la historia, en un film asombrosamente fotografiado y deliberadamente tranquilo. (...) un trabajo cinematográfico superior, de una gran seriedad." (Peter Brunette: The Hollywood Reporter)
----------------------------------------
""Una soberbia obra maestra sobre las raíces del fascismo." (Luis Martínez: Diario El Mundo)
----------------------------------------
"Un Haneke profundo y revelador (...) un enorme circunloquio en blanco y negro (...) con precisas y preciosas imágenes" (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)
----------------------------------------
"El bisturí de Haneke da miedo. (...) El director pone en marcha todo su poder de sugerencia (...) con implacable lucidez, con un estilo visual que te hipnotiza, que te hace palpar la degeneración interna" (Carlos Boyero: Diario El País)
----------------------------------------
"Aunque a veces parezca que 'El lazo blanco' esté a punto de ser víctima de la rígida coherencia de su planteamiento, Haneke conduce con mano firme al espectador en la inmersión en un mundo de rabia, represión, mentiras y ocultaciones" (Sergi Sánchez: Diario La Razón)
----------------------------------------
"Apabullante fotografía, un ritmo que puede parecer solemne hasta que se convierte en ominoso (...) Haneke sigue manteniendo ese pulso clínico con el que nos ha contado, bisturí en mano, historias de violencia contemporánea (...) Puntuación: **** (sobre 5)." (Antonio Weinrichter: Diario ABC)
----------------------------------------
En muchos de los comentarios que se escribieron a raíz del estreno de La cinta blanca en el Festival de Cannes, donde ganó la Palma de Oro con todo merecimiento, se citaba como referente para entender el nuevo trabajo de Haneke una película de Wolf Rilla del año 1960 titulada Village of the Damned. Es muy probable que Haneke tuviera en mente este film que debió ver con 18 años cuando decidió escribir un guión que se adentraba en el huevo de la serpiente del nazismo. Una historia ambientada en un idílico pueblo austriaco pocos meses antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, donde empiezan a suceder hechos extraños y en el que se va extendiendo poco a poco la mancha de la maldad, el miedo y la desconfianza. Igual que en el film de Rilla, también aquí es un maestro el testigo impotente de cómo en ese pequeño pueblo, un grupo de hermosos y rubios niños imponen su pureza, sembrando la semilla que solo 20 años más tarde iba a fructificar en el árbol podrido del nazismo.
Rodada en un blanco y negro deslumbrante en sus contrastes, en unos paisajes y escenarios de una belleza sublime, con unos actores magníficos, especialmente los niños que destilan una peligrosa inocencia, La cinta blanca empieza como un cuento fantástico y acaba como un relato de auténtico terror.
Nuria Vidal.(FOTOGRAMAS).
Lo mejor: los niños y su belleza malvada
Lo peor: que el nombre de Haneke no asuste a los espectadores

viernes, 15 de enero de 2010

SHERLOCK HOLMES





Sherlock Holmes
TÍTULO ORIGINALSherlock Holmes
AÑO
2009
DURACIÓN
128 min.
PAÍS
DIRECTORGuy Ritchie
GUIÓNMike Johnson, Guy Ritchie, Anthony Peckham (Personajes: Arthur Conan Doyle. Cómic: Lionel Wigram)
MÚSICAHans Zimmer
FOTOGRAFÍAPhilippe Rousselot
REPARTORobert Downey Jr., Jude Law, Rachel McAdams, Robert Maillet, Mark Strong, Kelly Reilly
PRODUCTORAWarner Bros. Pictures / Village Roadshow / Silver Pictures
WEB OFICIALhttp://sherlock-holmes-movie.warnerbros.com/

Intriga. Aventuras. Drama. Crimen. Cómic / SINOPSIS: Adaptación del cómic de Lionel Wigram, que reinventaba los personajes de Arthur Conan Doyle, convirtiendo a Sherlock Holmes (Robert Downey Jr.) y al Doctor John Watson (Jude Law) en detectives con habilidades para el boxeo y el uso de la espada, respectivamente. (FILMAFFINITY)
----------------------------------------
"Otro héroe clásico que alimenta la fábrica de f/x (...) La película de Ritchie está llena de sensacionales vistas y personajes extraordinarios (...) Es probable que sea disfrutada por los fans del cine de acción. (...) Puntuación: *** (sobre 4)" (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)
----------------------------------------
"Ritchie se dedica de pleno a los golpes y los ruidos, y no deja tiempo para saborear el significado de las palabras de Holmes. Downey está irresistible. La película, no tanto. (...) Puntuación: ** (sobre 4)" (Peter Travers: Rolling Stone)
----------------------------------------
"Saludable pastiche victoriano. (...) Un competente recital de golpes de efecto, acción enfebrecida y saludable espíritu dionisiaco" (Jordi Costa: Diario El País)
----------------------------------------
"Un trabajo entretenidillo por la ruleta rusa en la que meten la historia. Que luego parezca seria con estos dos macarrillas de tres al cuarto es harina de otro costal (...) Puntuación: ** (sobre 5)." (José Manuel Cuéllar: Diario ABC)
----------------------------------------

La mayoría de las críticas que leamos sobre la nueva adaptación de las aventuras del mítico detective creado por Arthur Conan Doyle se van a centrar en su fidelidad o falta de ella a las historias originales del titán deductivo. Lo cual va a conducir a dos situaciones un poco incómodas: primero, la película va a ser juzgada no por valores propios, sino en base a una fidelidad que no está muy claro qué ley exige que sea total; segundo, más de un acusador va a dejar en evidencia que el canon que conoce no es el de Arthur Conan Doyle, sino el de... Basil Rathbone.

Zanjemos el tema definitivamente: Sherlock Holmes no es la adaptación más fiel posible de las novelas originales, pero demuestra un conocimiento del mito original que prueba que el productor y guionista Lionel Wigram ha hecho los deberes.Sherlock Holmes vertebra su trama a través de infinidad de guiños que solo reconocerán los fanáticos del personaje (desde el retrato de Irene Adler a la presencia del perro-cobaya de Holmes, pasando por las misteriosas siglas V.R. que el detective escribe en la pared a base de disparos). Pero aparte de eso, la discutida visión de Holmes y Watson no tiene nada de disparatada: en las novelas, Holmes no era un cerebro pasivo sino un hombre de acción, con profundos conocimientos de boxeo y contacto con los bajos fondos. Watson, lejos del petrimetre que nos han legado anteriores adaptaciones, es en la obra de Arthur Conan Doyle un veterano de guerra condecorado, no un mero médico de cabecera. El enfoque de Guy Ritchie, centrado la acción, tampoco se distancia demasiado de los cuentos, en los que más de un caso se resuelve con un combate cuerpo a cuerpo.

Pero es que por encima de todas estas cuestiones, en el fondo accesorias a la hora de juzgar la película, Sherlock Holmes es sumamente honesta y divertida. Rodada con una energía extraordinaria que se distancia afortunadamente de la acción payasa de Piratas del Caribe, posee un buen número de set-pieces de acción que culminan con planos inolvidables (especialmente, el combate junto al buque a medio construir o el clímax en un Tower Bridge también en obras). Sherlock Holmes reflexiona con ligereza pero con inteligencia acerca del nacimiento del siglo XX que, de forma insólita, conecta con el cómic From Hell, de Alan Moore, y se permite lanzar guiños, entre persecución y one-liner, a las zonas clave de la historia secreta de Europa. Sherlock Holmes solo renquea cuando se desvela su condición de preparación para las secuelas, y posiblemente el futuro director's cut (donde recuperaremos todo el metraje de Irene Adler que se nos ha escamoteado) será más interesante que esta versión inicial, pero mientras tanto, queda claro que Guy Ritchie ha cumplido sobradamente su cometido. Ha sabido ver el potencial de un perfecto Robert Downey Jr. como el mejor detective del mundo, ha reflejado en pantalla algo tan complejo como la frenética actividad cerebral del detective y ha deslizado suficientes detalles de buen gusto en el metraje como para convertir a Sherlock Holmes en algo mucho más interesante que un simple blockbusterde temporada. (CINE 365)JOHN TONES.


LO MEJOR:

Robert Downey Jr., definitivamente convertido en el actor con más carisma del momento.

LO PEOR:

Su distanciamiento del canon holmesiano le garantiza el rechazo de buena parte del público.