miércoles, 31 de marzo de 2010

FURIA DE TITANES







Furia de Titanes
TÍTULO ORIGINALClash of the Titans
AÑO
2010
DURACIÓN
106 min.
PAÍS
DIRECTORLouis Leterrier
GUIÓNLawrence Kasdan, Travis Beacham, John Glenn, Phil Hay, Matt Manfredi
MÚSICACraig Armstrong
FOTOGRAFÍAPeter Menzies Jr.
REPARTOSam Worthington, Alexa Davalos, Liam Neeson, Ralph Fiennes, Pete Postlethwaite, Polly Walker,Mads Mikkelsen
PRODUCTORAWarner Bros. Pictures / Legendary Pictures
WEB OFICIALhttp://clash-of-the-titans.warnerbros.com/
GÉNEROFantástico. Drama. Acción | Remake. Antigua Grecia. Mitología. 3-D
SINOPSISAdaptación libre de la leyenda mitológica de Perseo, hijo de Zeus, padre de los dioses griegos. Perseo y su madre, Dánae, son encerrados en un cofre por Acrisio, su abuelo, y arrojados al mar. Arrastrados por la corriente llegan a la isla de Sérifos, donde Perseo alcanza la madurez. Allí tendrá conocimiento de la misión de su vida y emprenderá un viaje alucinante, en el que tendrá que ir superando duras pruebas... Remake del clásico de Desmond Davis de 1981. (FILMAFFINITY)



"Un entretenido viaje digital a través de la mitología griega (...) una película de palomitas que viaja hacia atrás a las vieja, epopeyas fantásticas, y hacia adelante al futuro digital, donde la palabra 'inimaginable' ya no existe." (Kirk Honeycutt: The Hollywood Reporter)
----------------------------------------
"Aún más azarosa en su argumento que la original, 'Clash of the Titans' exhibe una imaginería 3D y una dinámica acción que no pueden ocultar que, en el fondo, es una película bastante plana." (Brian Lowry: Variety)
----------------------------------------
"A los chicos adolescentes les encantará, pero el resto se sentirán frustrados por la historia, la temblorosa cámara y la presentación en 3D de dudosa efectividad, que distrae más de lo que aporta." (Louise Keller: Urbancinefile)
----------------------------------------
"Penumbra en 3D (...) aún más pedregosa en su historia (...) la alarmante falta de luz en las secuencias diurnas provoca la impresión de que, más que con unas gafas para ver en 3D, hemos entrado al cine con gafas de sol." (Javier Ocaña: Diario El País)
-----------------------------

Durante su era dorada de sobreexplotación cinematográfica, el peplum europeo (ese triángulo diabólico formado por Italia, España y Francia) vampirizó formas de los otros dos grandes subgéneros populares: el spaguetti western y el fantaterror. Nada de ello, de lo que Mario Bava o Riccardo Freda imaginaron para sus aventuras de Hércules o Maciste en el inframundo o en la Grecia clásica...mente imaginada, estaba en la adorable fantasy de Ray Harryhausen, y mucho menos en su canto del cisne: la Furia de Titanes que, en la alborada de los 80, se resistía a modernizarse aunque tuviese que citar a Star Wars. Louis Leterrier, galo locatis que filma a golpe de tebeo repleto de testosterona, hace un guiño (o varios: los escorpiones) a Harryhausen en la aparición del mochuelo mecánico, pero su peplum es un max mix de subproductos ítalos a lo Ator (¡esos amigotes trash de Perseo y compañía!) y de wrestling épico que no le hace ascos a incursiones (más bien imágenes: la barca de Caronte) en la atmósfera terrorífico-onírica del mejor cine transalpino sesentero. Palomitera hasta decir basta, la nueva Furia de Titanes bebe más del díptico Transformers o del delirio filogay madelman que fue Masters del Universo, que de 300 u otros ejercicios de toga o clámide. No deja de ser, en su simpleza descriptiva, un divertimento de reestreno con actores al borde de la autoparodia (el Hades raticuliniano de Ralph Fiennes), excelentes escenas de acción (la Medusa al acecho), la sensación de videojuego por encima de la media, y un mensaje tan divertido (y desaprovechado) como el que nos dice que el hombre debe rebelarse ante dioses y religiones. Ya sé que este peplum a destiempo no alcanzará la inmortalidad, pero por lo menos nos depara hora y media de recomendable desconexión neuronal (Por Fausto Fernández de FOTOGRAMAS)

---------------------------------------

Con el consabido lavado de cara para adecuarla al gusto que se presupone mayoritario del siglo XXI, incluída su exhibición en un por otro lado deslucido 3D, nos llega esta 'Furia de Titanes', una estilizada y entretenida producción "made in Hollywood" repleta de efectos y efectismos donde lo más importante es que prevalezca el "entertainment" por encima de cualquier otra posible consideración. De ahí que el resultado, aunque logrado y efectivo por cuanto asegura la distracción prometida y ciertas dosis de espectacularidad, no pasa de ser de usar y tirar, y cuya frialdad artesanal le resta ese pedazo de calor que la permita sobrevivir en el corazón del espectador una vez se enciendan las luces de la sala.



Si el original no era más que lo que era sería algo injusto pedirle a su imitación oficial mayores méritos, por mucho que el hype o su insistente promoción intenten venderla como algo más que lo que pueda esconderse tras el 'Made in Hollywood' al que se doblega sin remisión. Y en ese sentido 'Furia de Titanes', año 2010, una evidente apuesta comercial de formulación eminentemente industrial, cumple con holgura y solvencia su cometido como convincente ariete de la 'major' que paga sus servicios, y cuanto menos es apreciable como producción resultona y entretenida aunque fuera de ese ámbito poco más se pueda decir a su favor. Tenemos la película que podíamos esperar que fuera, quizá no tan lograda como cabría pedirle pero por encima de lo que cabría exigir. Ni es mucho ni es poco.

Eficacia y sencillez definen la concepción de un film de dramatismo telegráfico al que no merece tomarse en serio, básico en cuanto a su fondo y resolución, y construido alrededor de una serie de eficientes y ruidosas secuencias de acción adornadas por unas cuantas frases y poses de esas que tan bien lucen en los avances promocionales, y en la que sus personajes, criaturas y dioses no pasan de meras comparsas resueltas con mayor o menor efectividad por parte de sus intérpretes o titiriteros, aunque su esquema en forma de guión no permita lucirse más allá de la funcionalidad. Versión totalmente pulcra y plana de la fábula romántica, la cinta se mueve con solvencia del punto A al punto B y sin mayores consecuencias. Puro Hollywood, ¡that's entertainment! ¿Algún problema? Entrar y salir, sin mucha miga, pero sus 105 minutos pasan volando con la misma soltura con la que vuela Pegaso al final de la cinta.

Desde el punto de vista técnico su realización y concepción no sorprenden, con una factura técnica sin grandes lujos e impersonal por demás convincente y especialmente efectiva cuando tiene que serlo, ajustada a los cánones de la propuesta y sin apabullar, pero cuyo impacto visual se encuentra por debajo de lo esperado al no presentar su puesta en escena nada que no podamos recuperar en nuestra memoria proveniente de cualquier otro film. Además, cabe decir, o más bien advertir dado el excesivo valor de sus entradas, que su tan cacareado empleo del 3D da sentido a las críticas de James Cameron, el nuevo portavoz de la "verdad", sobre la necesidad de plantear un film en 3D como tal desde su raíz. Totalmente imperceptible e irrelevante su proyección tridimensional que, al margen de su nulo valor dramático, y en tal caso de considerar algún posible aporte, no sería otro que evidenciar ser una mera artimañana por sacar tajada cobrando unos euros de más, y que encima pone de relieve algunas de las imperfecciones del empleo de tal técnica, por demás un arma de doble filo que se demuestra más que peligrosa en manos de realizadores poco atentos aunque no llegue en esta ocasión a, y perdón por la expresión, joder la marrana.

En suma, 'Furia de Titanes, versión 2010, es una inofensiva revisitación de una leyenda tamizada por la óptica del instinto comercial de Hollywood, un entente para adolescentes con forma de blockbuster donde prevalece el ruido por encima de la narrativa, y donde todo aquello que no se rinda a la simpleza conceptual del más puro de los entretenimientos no tiene cabida. Vista con buenos ojos, es un entretenimiento en toda regla al que no hay que darle innecesarias vueltas de hoja, algo que tampoco viene mal.

Nota:
6.8 (CINE 21)

sábado, 27 de marzo de 2010

PÁJAROS DE PAPEL









Pájaros de papel
TÍTULO ORIGINALPájaros de papel
AÑO
2010
DURACIÓN
122 min.
PAÍS
DIRECTOREmilio Aragón
GUIÓNFernando Castets, Emilio Aragón
MÚSICAEmilio Aragón
FOTOGRAFÍADavid Omedes
REPARTOImanol Arias, Lluís Homar, Roger Príncep, Carmen Machi, Fernando Cayo, Diego Martín, Oriol Vila, Cristina Marcos, José Ángel Egido, Emilio Aragón 'Miliki', Luis Varela, Asunción Balaguer,Pedro Civera, Javier Coll, Francisco Merino, Lola Baldrich
PRODUCTORAAntena 3 Films / Versátil Cinema
WEB OFICIALhttp://www.pajarosdepapel.com/
GÉNERODrama | Guerra Civil Española


"Papiroflexia del corazón. (...) Director y guionista barnizan la memoria de sentimentalismo (...) un recital 'kitsch'." (Jordi Costa: Diario El País)
----------------------------------------
"Lo mejor es la construcción de sus personajes (...) No es fácil narrar una historia, por muy personal que sea, con la personalidad y la distinción ideal, mágica. Y a ésta le pesa más el corazón que la cabeza. (...) Puntuación: ** (sobre 5)." (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)
----------------------------------------
"Bebe en el clasicismo de su puesta en escena para conseguir sus objetivos: ser un homenaje y emocionar al espectador. Es un film atípico y muy sincero. Una rareza." (Nuria Vidal: Fotogramas)
------------------------------
El teatro a primera vista era austero, pero unos amigos nos habían hablado muy bien del espectáculo. Sin hacer mucho ruido y de puntillas, nos vamos sentando en nuestra incómoda butaca. De repente la oscuridad se hace dueña del anfiteatro, aunque todavía quedan resquicios de luminosidad donde se pueden apreciar las paredes desconchadas y un telón al que no le venía de más un buen lavado. En el silencio que nos acoge antes de que dé comienzo el espectáculo, percibimos perfectamente cómo los tablones triscan a su antojo y cómo algunos instrumentos son tímidamente afinados a última hora detrás del telón. Éste se abre y con él la magia de una de las mejores películas ambientadas en la Guerra Civil Española.

Muchas eran las ganas de ver 'Pajaros de papel'. Primero por la sensación de ver una ópera prima de prestigio, respaldada de un gran reparto con suficientes tablas en el oficio encabezado por un inmenso Imanol Arias. Además, había ganas de tener de nuevo la sensación de ver los espectáculos de plebeyos, donde bailarines, magos, ventrílocuos y comediantes de vodevil animaban como podían al populacho en tiempos de la posguerra, como ya pudimos disfrutar genialmente en '¡Ay, Carmela!' (1990). Y es que, a sus 50 años, el archiconocido Emilio Aragón, decidió debutar detrás de las cámaras con este filme que discurre por un género clásico donde los haya dentro de nuestro cine patrio: la Guerra Civil Española. Un género estrella que si se cuenta con recursos económicos y las ideas bien claras como ahora, puede salir algo muy grande.

El espectáculo comienza sin miramientos ni complejos de cinta minoritaria. Emilio Aragón sabe lo que se juega y pone toda la carne en el asador, apoyado de una banda sonora que evoca a algunas de las grandes epopeyas de Hollywood, y que está acompañado de unas acertadas dosis de acción y sentimientos. Tras ese impactante comienzo que reconozco que sorprendió a la mitad de la sala, las aguas empiezan a bajar tranquilas, permitiendo todas las licencias posibles para reír, llorar y divertirse en las dos horas que nos quedan de metraje.
En todo momento se aprecia el guiño como buen payaso -sin ser peyorativo- que fue Emilio Aragón y sobre todo a sus antepasados. El ser cómico se convierte a veces en una religión en vez de un oficio, por eso vemos constantemente cómo esa faceta les une más allá del escenario y cómo defienden su labor con uñas y dientes. En la cinta los nombres propios de los artistas hay que otorgárselos a Imanol Arias y Lluís Homar, quienes se encargarán de tocar con salero el violín, cantar unas cuantas frases con rima, realizar algún que otro truquete de magia de segunda o intentar -sin mucho éxito- algo de ventriloquia. Ambos transmiten una complicidad tanto dentro como fuera del show que es de destacar. Cada uno actúa a su manera, pero es que Imanol Arias está de auténtico Goya. Mejor incluso que en 'El Lute', ya que aquí hay un par de escenas que consigue encogerte el corazón.

Como éste era un proyecto meditadísimo desde hace tiempo (palabras del propio Aragón), no se iba a desperdiciar una historia y un guión tan bonito, si me permitís ablandarme un poco, sin unos buenos decorados y vestuario que la acompañasen. Ya digo, el nivel técnico es soberbio para ser cine español (lo siento por la coletilla). La fotografía de exteriores es exquisita y tanto como los decorados y el vestuario están más que logrados. La guinda la pone la banda sonora, que aunque al principio juegue la mayoría de sus bazas como ya apunté en párrafos anteriores, la partitura en general es muy buena.

El ritmo narrativo no se quiebra nunca. Entre la varieté y el show en los escenarios, el peso emocional del personaje de Arias y una conspiración (algo tramposa, todo hay que decirlo) contra Franco, las dos horas largas nunca llegan a agobiar. Sí que es cierto que entre bambalinas nos podemos encontrar con situaciones algo inverosímiles, además de que una vez acabada la cinta, se eche en falta un poco más crueldad en algunos momentos. Quizá también los números musicales de Carmen Machi la sigan restando enteros, pero se compensan con sus famosas almorranas y sus golpes de humor en el cara a cara.

Tras reír y acongojarnos en muchas escenas, llega la hora del final. Sobre el desenlace, ciertamente tengo que admitir que busca por todos los medios la lágrima fácil, algo que a mí desgraciadamente no ha conseguido. Sin embargo, a pesar de que ese objetivo se vea a mil leguas, es imposible negar que un sano escalofrío me recorrió por el cuerpo. Un final que la hace realmente bonita. Un final que rinde homenaje a estos profesionales del humor y que nos deja el sabor de boca de haber visto una grandísima película ambientada en tiempos de la posguerra.(
EL SEPTIMO ARTE).
-----------------------------------------------------------------------------------------

Sincero, y más que emotivo, homenaje a los cómicos de esta España mía, esta España nuestra, el debut en la dirección de Emilio Aragón (notable, todo hay que decirlo) supera a base de amor, verdad y un pulso (y una confianza ciega) férreo en el manejo de sus diferentes ingredientes, todo aquello que uno podría temer de posguerras, niños y folclorismos varios. Los referentes que maneja, lejos del cine de lentejas (caducadas) y revisionismos coyunturales, no son moco de pavo: El viaje a ninguna parte, de Fernando Fernán Gómez, y su precedente (en cine) de Juan Antonio Bardem, Cómicos. La troupe itinerante por los caminos del hambre y la intolerancia bebe tanto de la picaresca patria como del Fellini de La Strada. Y de toda nuestra tradición de actores de carácter, de héroes anónimos que se patearon teatros de mala muerte y películas que acaso no les merecieron.
Seguramente hay mucho de la biografía del clan Aragón en el film (ahí está ese final con Miliki hablando ante el público, ante su público, a corazón abierto), pero también de todos los que han configurado la historia de nuestros cómicos. Hasta la presencia del niño (Roger Príncep, un Pablito Calvo revivido) evita la tontería habitual nacional, y le guiña el ojo al magistral Ladislao Vajda de Mi tío Jacinto. Es verdad que Emilio Aragón tiene, a veces, la tentación de ponerse algo Tornatore (la madre perdida que un NO-DO recupera…o no), o algo demencial (esas dos subtramas que mezclan bizarramente Valkiria y Malditos bastardos en clave falangista), pero sin embargo todo se queda en un problema de guión que no molesta demasiado frente a la relación de Imanol Arias (seguro Goya para la próxima edición) y Lluís Homar, el intermedio rural entre Carmen Machi y José Ángel Egido, y un plantel de secundarios (Luís Varela al frente) en el que uno echa de menos a Fernando Chinarro y Miguel de Grandy. Pues eso, una película bonita (sí, suena mal) que hace que depositemos esperanzas en su mediático autor.(CINE 365).

miércoles, 24 de marzo de 2010

EL LIBRO DE ELI





El libro de Eli
TÍTULO ORIGINALThe Book of Eli
AÑO
2010
DURACIÓN
118 min.
PAÍS
DIRECTORAlbert Hughes, Allen Hughes
GUIÓNGary Whitta
MÚSICAAtticus Ross
FOTOGRAFÍADon Burgess
REPARTODenzel Washington, Gary Oldman, Michael Gambon, Mila Kunis, Jennifer Beals, Ray Stevenson,Frances de la Tour, Tom Waits, Lateef Crowder, Chris Browning, Lora Martinez, Luis Bordonada
PRODUCTORAAlcon Entertainment / Dark Castle Entertainment / Silver Pictures
WEB OFICIALhttp://www.ElLibrodeEli.com
GÉNEROCiencia-Ficción. Aventuras. Acción | Futuro post-apocalíptico
SINOPSISDefinida como un western de ciencia ficción, ‘Book of Eli’ nos traslada a un futuro apocalíptico, donde un guerrero solitario (Denzel Washington) deberá vivir todo tipo de aventuras para traer a la sociedad el conocimiento que podría ser el origen de la salvación de la humanidad. Oldman interpreta al líder de una pequeña comunidad que hará lo que sea necesario por arrebatar el libro de Eli al protagonista. (FILMAFFINITY)

"No es tan divertida ni emocionante como debería (...) pero Washington, una estrella que sabe actuar, es un tipo al que merece la pena seguir a cualquier parte. (...) Puntuación: **1/2 (sobre 4)" (Peter Travers: Rolling Stone)
----------------------------------------
"Pastiche bizarro y pedante" (Joe Morgenstern: The Wall Street Journal)
----------------------------------------
"Una historia dinámica, punteada con algunas ideas interesantes" (Mick LaSalle: San Francisco Chronicle)
----------------------------------------
"El libro de Eli utiliza las convenciones del género western para convertir a su protagonista en mito (...) en una palabra: inspiradora" (Carrie Rickey: Philadelphia Inquirer)
----------------------------------------
"Un hiperviolento western postapocalíptico al estilo de 'Mad Max' (...) Gary Oldman interpreta a un memorable villano (...) Puntuación: **1/2 (sobre 4)" (Michael O’Sullivan: The Washington Post)
----------------------------------------
"Es 'La carretera' con doble de argumento, cuatro veces más munición y la mitad de cerebro: y probablemente recaudará diez veces más (...) Puntuación: ** (sobre 4)" (Ty Burr: Boston Globe)
----------------------------------------
"Travolta tuvo su 'Campo de batalla: la Tierra', Costner su 'Waterworld' y ahora Denzel Washington tiene su peli épica de ciencia ficción verdaderamente horrible, 'El libro de Eli'." (Colin Covert: Minneapolis Star Tribune )
----------------------------------------
"El resultado no pasa de ser un corre que te pillo «jorroñoso» y samurái con las insinuantes presencias de Gary Oldman y Mila Kunis como malo y lazarilla respectivamente. (...) Puntuación: ** (sobre 5)" (Javier Cortijo: Diario ABC)
----------------------------------------
"Canaliza ecos del spaghetti western en un tono solemne que deviene algo extenuante, pero obtiene logros de mención en la ocasional exuberancia de sus formas" (Jordi Costa: Diario El País)--------------------------
El Libro de Eli puede ejercer, tranquilamente, de reverso frívolo, adrenalínico, musculoso y pasado de vueltas de The Road. Ambas comparten la misma fascinación por el paisaje apocalíptico, las autopistas abandonadas, la soledad descorazonadora del armageddon y los personajes rutilantes. Pero a la nueva película de los siempre apabullantes Hermanos Hughes no le interesa en absoluto el relato emocional e introspectivo, sino que apuesta, más allá de un evidente trasfondo religioso, por aprovechar al máximo el contexto para ejecutar un actioner de ritmo espitoso y escenas vibrantes.
Un cóctel molotov con elementos de
Mad Max, 28 días después,Matrix o Kill Bill, por apuntar algunas referencias, que sacrifica cualquier atisbo de seriedad, rigor y consistencia de la historia y el guión, atiborrado de gazapos y sinsentidos, para dejarlo todo en manos de un festín que quita el hipo. Dos horas frenéticas, con Denzel Washington entregado a la causa; brillantes escenas de acción; bellísimas postales de un mundo abandonado; Gary Oldman reviviendo sus mejores creaciones; y, como propina, otra aparición memorable de Tom Waits.Por David Broc de FOTOGRAMAS.



jueves, 18 de marzo de 2010

ACANTILADO ROJO









Acantilado rojo (versión internacional)
TÍTULO ORIGINALChi bi International Cut (The Battle of Red Cliff: International Cut)
AÑO
2009
DURACIÓN
148 min.
PAÍS
DIRECTORJohn Woo
GUIÓNKhan Chan, Cheng Kuo, Heyu Sheng, John Woo (Novel: Guanzhong Luo)
MÚSICATarô Iwashiro
FOTOGRAFÍAYue Lu
REPARTOTony Leung (AKA Tony Leung Chiu Wai), Takeshi Kaneshiro, Zhang Fengyi, Chang Chen, Hu Jun,Lin Chi-ling, Zhao Wei
PRODUCTORAChina Film Group Corporation / Beijing Film Studio / Lion Rock Entertainment
WEB OFICIALhttp://www.redclifffilm.com/
GÉNEROBélico. Aventuras. Acción. Drama | Cine épico
Red Cliff es un díptico formado por dos películas en su versión original, Chi Bi (2008) y Chi bi xia: Jue zhan tian xia (2009), sumando entre ambas aproximadamente 280 minutos. Para su comercialización en occidente, se ha optado por realizar un montaje alternativo y crear una única película de 148 minutos de duración, una "edición internacional" que añade una descripción mediante voz en off para situar al espectador en el conflicto (omitiendo las escenas de los films originales) a lo largo de diez minutos. Se han eliminado además detalles sobre algunos personajes, como las motivaciones de Zhuge Liang para robar las 100.000 flechas, partes de la infiltración de Sung Shangxiang o todas las secuencias de la caza del tigre. Esta versión es la que se emitirá en los cines de todos los territorios occidentales, si bien el díptico original se encuentra editado en China en dos partes en DVD. (FILMAFFINITY)

"¡Guauu, Woo! (...) Es difícil intuir lo que nos estamos perdiendo de la versión extendida, pero para mí esta 'Red Cliff' la encuentro terriblemente completa." (Sara Vilkomerson: The New York Observer)
----------------------------------------
"Presta nuevo significado a la noción de épica. Siendo la película más cara jamás hecha en China, es realmente inmensa (...) Red Cliff es una sinfonía visual de un director legendario." (Joe Morgenstern: The Wall Street Journal.
------------------------------

Aunque llega muy podada (estamos ante un montaje para el mercado internacional, que une las dos partes originales) y ha perdido la parte más serena y contemplativa, Acantilado Rojo mantiene intacta su vocación épica y su condición de gran fresco bélico con poso histórico. John Woo respeta su personalidad fílmica en el marco de un monumental blockbuster que, además, introduce un relato ancestral desconocido en Occidente. El cineasta no solo logra encajar su universo ultramasculino de movimientos líricos, bellos y sutiles en ese contexto de grandilocuencia argumental y formal, sino que también pergeña un espectáculo total en el que la emoción estética, la puesta en escena milimetrada y la acción coreografiada rejuvenecen la concepción cinematográfica de la epopeya bélica.Por David Broc de FOTOGRAMAS.

--------------------------------------

Lujosa superproducción china de corte épico, a cargo del hongkonés John Woo, que también ejerce de productor. Para el público chino se montó una versión con dos entregas, mientras que la que nos ocupa, de dos horas y media, se ha concebido pensando en el público no chino. Adapta la novela "El romance de los tres reinos", del escritor Luo Guanzhong, muy reverenciada en China.

El arranque despierta el temor de perderse en la trama, por la dificultad que tiene el espectador occidental de retener nombres y rostros orientales con los que no está familiarizado. Pero superado este escollo, al final el hilo argumental es relativamente sencillo, y de lo que se trata es de disfrutar de un gran espectáculo, con vistosísimas escenas de batalla. Hay planos sencillamente deslumbrantes, como el de la paloma mensajera que sobrevuela toda la flota naval de Zhao Zhao. De modo que se combinan unos efectos visuales apañados, con la ventaja de contar con una gran dirección artística de la que se benefician, con su vestuario, los numerosísimos figurantes.

Acierta Woo en no abusar del efectismo típico de sus títulos gangsteriles, aquí las secuencias bélicas rebosan clasicismo, pueden recordar a filmes como Braveheart. Introduce alguna subtrama interesante -como la propiciada por la bella esposa de Zhou Yu, a quien desea Zhao Zhao, o la de la espía infiltrada, ambas concebidas para ganarse al público femenino-, y maneja bien los elementos de estrategia militar, donde a la habilidad de los mandos y su valor, se suma también el hecho de defender una causa justa, frente a las artimañas de un enemigo que no juega limpio.

No se trata de una película pensada para lograr grandes interpretaciones, pero disponer de actores solventes, como Tony Leung, es garantía de poderosas presencias en la pantalla.DECINE21.COM

-------------------------------------

John Woo regresó a China para filmar una superproducción épica y de época, la reconstrucción de una batalla crucial efectuada en el lugar que da título a la película en el año 208 después de Cristo. Tanto en su versión original de cuatro horas y media como en esta, reducida para el mercado internacional a dos horas y media,Acantilado rojo es un filme despojado de otro atributo que no sea el de mostrar la estrategia bélica. Carece del manierismo de algunas películas de artes marciales rodados por autores(Zhang Yimou, Ang Lee) y se centra en las disquisiciones sobre cómo plantear la batalla y la resolución de la misma con todo lujo de detalles. No hay más, pero en manos de Woo es mucho: épica y minimalismo dramático juntos de la mano.QUIM CASAS del PERIÓDICO DE CATALUNYA