Seguidores

domingo, 17 de abril de 2011

PELÍCULAS MITICAS : BEN -HUR






Dirección: William Wyler.
País:
USA.
Año: 1959.
Duración: 212 min.
Intérpretes: Charlton Heston (Judah Ben-Hur), Jack Hawkins (Quintus Arrius), Haya Harareet (Esther), Stephen Boyd (Messala), Hugh Griffith (Sheik Ilderim), Martha Scott (Miriam), Cathy O'Donnell (Tirzah), Sam Jaffe (Simonides), Finlae Currie (Balthasar), Frank Thing (Pontius Pilate), Terence Longdon (Drusus), George Relph (Tiberius), André Morell (Sextus).
Guión: Karl Tunberg, basado en la novela de Lew Wallace.
Producción: Sam Zimbalist.
Fotografía: Robert Surtees.
Música: Miklós Rózsa.
Montaje: John D. Dunning y Ralph E. Winters.
Dirección de producción: Edward Woehler.
Dirección artística: Edward C. Carfagno y William A. Horning.
Decorados: Hugh Hunt.
Vestuario: Elizabeth Haffenden.



SINOPSISLa acción se desarrolla durante los reinados de los emperadores Augusto y Tiberio. Judá Ben-Hur (Charlton Heston), hijo de una familia noble de Jerusalén, y Mesala (Stephen Boyd), tribuno romano que dirige los ejércitos de ocupación, son dos antiguos amigos, pero un accidente involuntario los convierte en enemigos irreconciliables: Ben-Hur es acusado de atentar contra la vida del nuevo gobernador romano, y Mesala lo encarcela a él y a su familia. Cuando Ben-Hur es trasladado a galeras para cumplir su condena, un hombre llamado Jesús de Nazaret se apiada de él y le da de beber. Una vez a bordo, gracias a su amistosa relación con el comandante de la nave (Jack Hawkins) recupera la libertad. Más tarde, entrará en contacto con un jeque árabe (Hugh Griffith) que participa con sus magníficos caballos en las carreras de carros del circo.




El resultado fue una lujosa producción que retenía en Technicolor y formato panorámico el colosalismo de la primera.
Posee un soberbio trabajo fotográfico de Robert L. Surtees, una narración equilibrada entre épica e intimismo, y un meritorio perfil de personajes.
La película se tiñe en ocasiones de una puntual gradación solemne derivada de su raíz histórico-literaria, y no pierde su esencia enérgica de situaciones épicas, con sensibles tratamientos en las escenas de mayor impacto emocional.

Premiada con once premios Oscar, "Ben-Hur" es todo un clásico del cine bíblico-histórico, y permanece como un fastuoso prototipo de la manera de entender la producción de cine espectáculo establecido a finales de la década de los cincuenta, cuando la televisión comenzaba a cernir una peligrosa sombra sobre la pantalla grande.(EL CRITICON).




Apoteosis y canto del cisne del cine épico histórico (si exceptuamos la genial "Espartaco" de Kubrick). Un auténtico peliculón para aquéllos que defienden el cine como espectáculo, si bien en este caso existe el buen hacer de un gran artesano de Hollywood como es William Wyler, un autor al que se recuerda por películas de todos los géneros: "Horizontes de grandeza" (western), "Los mejores años de nuestra vida" (melodrama ), "Funny Girl" (musical), "Vacaciones en Roma" (comedia ), etc.

Es difícil escribir sobre una película que casi todos han visto y que siempre ha contado con el apoyo del público, de ahí sus numerosísimas reposiciones y pases por la pequeña pantalla, sobre todo en Navidad, o Semana Santa, fechas éstas tan apropiadas para su visionado. La película narra las aventuras de un noble judío, Judá Ben-Hur, contemporáneo a Cristo, que es traicionado por un romano amigo de la infancia, Messala. Tras muchas visicitudes, se enfrentan en una carrera de cuádrigas, en la que resulta vencedor el primero. Esta escena, cumbre de la película y del cine épico en general, curiosamente no fue dirigida por Wyler, sino por Andrew Marton, director de la segunda unidad y poco conocido aunque dirigió algunos films de la época.

Ben-Hur fue un auténtico bombazo en la taquilla cuando se estrenó y ganó once oscars de la academia, entre ellos el de mejor película, director y actor, Charlton Heston, justo reconocimiento al rey indiscutible de la épica en el cine, y a quien se deben los rostros en la pantalla de personajes como El Cid, Miguel Ángel, Moisés, el general Gordon, el presidente Jackson y otros. Ha permanecido casi cuarenta años con el récord de estatuillas, hasta que Titanic consiguió tambien once en 1998.

A destacar la ya referida carrera de cuádrigas, dificilmente superable en su espectacularidad aunque se rodara en la actualidad con modernos medios infográficos, las escenas de masas, en especial cuando aparece Jesucristo (al que nunca se le ve el rostro), y la eficaz banda sonora de Miklós Rózsa (especialista en el género como demuestran sus partituras para "Quo Vadis" o "El Cid ").(LA BUTACA).


  • CURIOSIDADES
  • Tras llevar unas semanas de rodaje, el director William Wyler estaba muy preocupado por la actuación de su actor principal Charlton Heston, que no daba pie con bola porque no se tomaba en serio los rodajes. Ante esta situación, Wyler fue al remolque y le preguntó a Heston si le pasaba algo que perjudicase a su actuación. Éste, socarronamente, le dijo que él sí actuaba bien, lo que pasa es que Wyler no se daba cuenta. Viendo esto, Wyler le dijo que bien, pero que supiese que en el rodaje y en todos los estudios, solo se hablaba de su patética imagen en los rodajes frente a la impresionante actuación de su compañero de reparto Hugh Griffith. Desde ese día, Wyler no tuvo que volver al remolque de Heston.
  • Durante el rodaje, el actor Stephen Boyd que reprentaba a Messala, se encontró con el problema de que en su papel tenía que representar a un hombre que era amigo de Ben-Hur, pero a la vez su principal verdugo. Un hombre que era capaz de querer profundamente, pero también dejar cualquier escrúpulo ante el ejercicio de sus deberes. Wyler, viendo el problema, habló con él para ayudarle con el personaje. Lo curioso fue la idea que le dio: aconsejado por Gore Vidal para desarrollar su personaje, le dijo que debía enfocar su relación hacia Ben-Hur como una relación homosexual. Una relación homosexual pero no física, sino emocional. Admirando y queriendo a Judá desde lo más profundo de su ser pero a la vez escondiendo sus sentimientos y su oscuro deseo. Gracias a este consejo y al buen hacer de Boyd, su actuación fue la más sobresaliente de toda la película. Y por supuesto, Heston jamás se enteró de esto ya que él fue el principal precursor de anular en la película cualquier tipo de relación homosexual entre Judá y Messala.
  • En toda la escena de la carrera de cuadrigas Stephen Boyd no tiene ningún doble por lo tanto todas las escenas donde aparece Messala en la carrera (incluyendo la caída estrepitosa de este) fueron hechas por el actor.
  • La arena romana donde se desarrollan las carreras de cuádrigas fue construida a tamaño real, se tomó como modelo una copia del antiguo circo de Antioquía.
  • Comprar los derechos de la novela le supuso a Metro Goldwyn Mayer 600.000 dólares de 1925, así que para volver a llevarla a la pantalla en 1959 no tuvo que desembolsar cantidad alguna ya que los derechos para el cine aún le pertenecían.
  • A pesar de que Wyler determinó la manera en que se debían rodar la secuencia de la carrera de cuádrigas y supervisar los resultados, el rodaje corrió a cargo de la segunda unidad, dirigida por Andrew Marton y Yakima Canutt, director que realizó algunas películas por aquella época sin pena ni gloria.
  • Joe Canutt, hijo de Yakima Canutt, dobló a Charlton Heston durante la carrera de cuádrigas sufriendo un percance muy serio en el momento en que la cuádriga de Heston salta por encima de la de otro participante y Joe está a punto de caerse bajo los caballos. Heston quedó tan satisfecho con el trabajo de Joe como doble suyo que ésta no sería la última vez que lo doblase.

La trascendencia de Ben-Hur en el cine solo es equiparable a otras grandes películas como El padrino, La Guerra de las Galaxias, Blade Runner, Apocalypse Now, la trilogía de El Señor de los Anillosy unas pocas más elegidas. Se suele incluir en el mismo lote a Ben-Hur y Espartaco, y ambas son excepcionales cada una en su estilo. Es precisamente el estilo lo que hace que Ben-Hur esté por encima de otras grandes obras por el brillante argumento de Lew Wallace pero sobre todo por su extraordinario guión de Karl Tunberg. Unido a unas actuaciones sobresalientes de todos sus actores secundarios así como una actuación muy notable de Charlton Heston y el excepcional despliegue de medios técnicos y humanos. Por ello, si tuviésemos que catalogar por cada género la mejor película de cada uno de ellos, sin lugar a dudas en el género Peplum y de Aventuras semi-históricas la nº1 sería Ben-Hur.

Nota: Existe una versión previa del clásico, con el mismo nombre, que data del 1907 y de una duración aproximada de 15 minutos, se rodó sin los derechos del autor. Posteriormente se rodó otra versión en 1925 y estrenada en 1927 bajo la dirección de Fred Niblo. Esta última, combinaba el blanco y negro con los nuevos métodos de color de la época (un Technicolor aun algo primitivo).

2 comentarios:

  1. "Ben Hur" es un hito histórico en el cine, esa película es maravillosa, es la cinta que más veces he visto y ésta semana santa lo volveré a hacer, nunca he visto película más completa y sobre todo que llegue a todos. Un abrazo.

    Mario.

    ResponderEliminar
  2. Por eso se llevó!! 11 OSCARS NADA MENOS!.Grandiosa
    película.Mario ,unsaludo.

    ResponderEliminar