Seguidores

domingo, 19 de junio de 2011

KUNG FU PANDA 2


Película: Kung Fu Panda 2. Dirección: Jennifer Yuh Nelson. País: USAAño:2011. Duración: 93 min. Género: Animaciónaccióncomediafamiliar.Doblaje original: Jack Black (Po), Dustin Hoffman (Shifu), Angelina Jolie (Tigresa), Gary Oldman (Lord Shen), Seth Rogen (Mantis), Lucy Liu (Víbora), Jackie Chan (Mono), David Cross (Grulla), Jean-Claude Van Damme (Maestro Cocodrilo), Michelle Yeoh (Adivina), Danny McBride (Jefe Lobo), James Hong (señor Ping). Guion: Jonathan Aibel y Glenn Berger. Producción: Melissa Cobb. Música: John Powell y Hans ZimmerMontaje: Maryann Brandon y Clare Knight.Diseño de producción: Raymond Zibach. Distribuidora: Paramount Pictures Spain.Estreno en USA: 26 Mayo 2011. Estreno en España: 17 Junio 2011Apta para todos los públicos.

En “Kung Fu Panda 2”, Po está ahora viviendo su sueño como el Guerrero del Dragón, protegiendo el Valle de la Paz junto a sus amigos y sus compañeros maestros del kung fu, Los Cinco Furiosos. Pero su nueva e impresionante vida se encuentra amenazada por la aparición de un villano formidable, Lord Shen, que planea usar un arma secreta imparable para conquistar China y destruir el kung fu. Po deberá buscar en su pasado para descubrir los secretos de su misterioso origen, sólo entonces será capaz de reunir las fuerzas necesarias para vencer.

La película sigue los mismos derroteros que su precedente, y quizá por eso no sorprende tanto. Aprendizajes varios, comilonas de pastelitos, la aparición de un enemigo legendario que pretende acabar con el kung fu, y... la batalla final. Hasta aquí los guionistas Jonathan Aibel y Glenn Bergerrepiten la receta que ya explotaron en su anterior historia. Aportan luego, eso sí, una subtrama muy interesante e incluida con el suspense oportuno por Jennifer Yuh, que debuta como directora de largometrajes: la del pasado de Po, que sólo había quedado apuntado en la primera película y que en ésta deja claramente abierta la posibilidad a una tercera. Así, se las ingenian para unir la paz interior que le falta a Po con la existencia de ciertos sucesos de su vida que su memoria se ha negado a aceptar.
Por lo demás, el film no da oportunidad para el aburrimiento. El colorido es tan vistoso como se puede imaginar, especialmente en escenas como la de la fundición o la del enfrentamiento final. Y por supuesto, los momentos para la carcajada son constantes y hay una acción casi continua (con esas ralentizaciones de los movimientos que son ya marca de fábrica), imbuido todo en un ritmo trepidante que no impide, por otra parte, que la historia aporte algunas ideas valiosas acerca de la libertad personal, la amistad y el amor familiar, temas ya presentes en la primera parte.(DE CINE 21).

No es habitual que la secuela de una cinta de animación cuente con Guillermo del Toro como productor ejecutivo y (dicen) Charlie Kaufman como doctor de guión, pero conviene recordar la inesperada maravilla que fue 'Kung Fu Panda' (M. Osborne y J. Stevenson, 2008): una cinta de artes marciales pura, tan atenta al humor expansivo de Jack Black como a la coreografía de las peleas y a la expresividad de sus imágenes. Por suerte, esta secuela conserva gran parte de ese poderío visual, que permite a los animadores mezclar texturas y planteamientos estéticos distintos en un conjunto tan hipnótico como una pompa de jabón. En sus mejores momentos, 'Kung Fu Panda 2' sirve para recordar al talibán de la animación que hay vida (y talento) más allá de Pixar.
El gran problema de esta estimable secuela es la pérdida del factor sorpresa. O, más bien, lo mucho que se nota que sus responsables nos están contando otra vez la misma historia de superación y triunfo nerd, lo que sitúa al conjunto peligrosamente cerca de ser un simple remix de la primera entrega. Tampoco brillan sus intentos de consolidar una mitología, pero hay un aspecto en el que hemos salido ganando: el soberbio recital de tics y sobreactuaciones de Gary Oldman (transmutado en un Fu Manchú aviar) pulveriza cualquier recuerdo que tuviéramos de villanos previos.(FOTOGRAMAS).


'Kung Fu Panda 2' huele a distancia como producto prefabricado y eminentemente hueco, doblegado a la simplicidad que se le presupone a una secuela como excusa pretérita para vender aún más Happy Meals, algo que indudablemente limita demasiado sus opciones para sobresalir por sí misma y que deja sus logros a merced de un título colgado de un boceto más bien poco original. Un producto cuyo verdadero motor dramático está supeditado a la necesidad de apurar una producción para rellenar un calendario de estrenos cada vez más saturado que debiera exigir un plus de calidad para sobresalir que pocas veces parece ser correspondido. O puede que sea yo quien le exija más de la cuenta a una herramienta como la animación que a cuantas más producciones da cobijo peor es la calidad media que ofrece, y donde no son pocos los que de igual manera que con el 3D no pretenden más que hacer uso nada desinteresado y honesto de aquello a lo que dicen honrar. 

Se hace evidente que tras la realización de 'Kung Fu Panda 2' existe un interés comercial. Y después en menor medida un interés por distraer al espectador. Ni nada nuevo ni nada reprochable, la verdad, ni mucho menos nada que no sea lo que al fin y al cabo nos encontramos tras toda producción comercial aunque sea por definición, ya resulte más o menos evidente. Lo que sí que brilla por su ausencia es la más mínima intencionalidad por intentar sorprender o trascender de alguna forma, dejando que el buen trabajo de la primera sirva como principal argumento de esta segunda que cumple como todo estudiante que tan sólo ejerce la noche antes de un examen: sin pena ni gloria. No obstante DreamWorks le tiene pillado el pulso al medio y su éxito desmedido no invalida que merezca cierto reconocimiento. 'Kung Fu Panda 2' no es ni mucho menos su peor película porque en realidad no es ni tan siquiera una mala película, lo que tampoco la convierte en lo que pudiéramos considerar como, literalmente, una buena película. Simplemente es una producción como tantas de la compañía que cumplirá con su función, entretendrá algo más que la mayoría por el camino y además nos regalará algún que otro plano de muy bella factura... y a otra cosa. Y es que si no fuera por la música de John Powell y Hans Zimmer en poco se diferenciaría "de una de Jackie Chan". Y lo dice uno al que le gustan ver hasta los créditos de las películas de Jackie Chan.

Nota: 6.0


Lo Mejor: 
- Su banda sonora... y las peleas, especialmente la primera de ellas donde la música se funde con los efectos de sonido para dar cuerpo a la misma. 

Lo Peor: 
- Un guión demasiado simple... y lo que no son las peleas, ausentes de un alma que soporte los aspectos dramáticos de la historia.(EL SEPTIMO ARTE).

No hay comentarios:

Publicar un comentario