Seguidores

viernes, 30 de septiembre de 2011

LOS TRES MOSQUETEROS 3D





Película: Los tres mosqueteros (2011). Título original: The three musketeers. Dirección: Paul W.S. AndersonPaíses: AlemaniaFrancia,Reino Unido y USAAño: 2011. Duración: 110 min. Género: Acción,aventurasromanceInterpretación: Logan Lerman (D’Artagnan), Orlando Bloom (duque de Buckingham), Ray Stevenson (Porthos), Matthew Macfadyen (Athos), Milla Jovovich (Milady de Winter), Luke Evans (Aramis), Juno Temple(reina Ana), Christoph Waltz (cardenal Richelieu), Mads Mikkelsen (Rochefort), Til Schweiger (Cagliostro). Guion: Alex Litvak y Andrew Davies; basado en los personajes creados por Alejandro DumasProducción: Paul W.S. Anderson, Jeremy Bolt y Robert Kulzer. Música: Paul Haslinger. Fotografía: Glen MacPherson. Montaje: Alexander Berner. Diseño de producción: Paul D. Austerberry. Vestuario: Pierre-Yves Gayraud.Distribuidora: AurumEstreno en Alemania: 1 Septiembre 2011. Estreno en España:30 Septiembre 2011.



“Los tres mosqueteros (2011)” es la nueva adaptación de la famosa novela de aventuras de Alejandro Dumas, en esta ocasión en versión 3D, dirigida por Paul W.S. Anderson, responsable entre otros títulos de la saga ”Resident evil”. Son conocidos como Athos, Porthos y Aramis, tres guerreros de élite que sirven al rey de Francia como sus mejores mosqueteros. Tras descubrir una malévola conspiración para derrocar al rey, los mosqueteros se cruzan con un joven que aspira a convertirse en héroe, D’Artagnan, y lo toman bajo su tutela. Juntos emprenden una peligrosa misión para frustrar el complot que amenaza no sólo a la Corona de Francia, sino al futuro de toda Europa.


Piratas del Caribe inauguró un modelo deblockbuster caracterizado por la adulteración del cine clásico de aventuras con elementos fantásticos, cierta ironía posmoderna respecto de su modelo y una ruidosa aparatosidad compatible con el crujir de palomitas y el sorbo de Coca-cola de la multisala convertida en rave alucinógena. En esta enésima adaptación del clásico de Alejandro Dumas –que por (in)fidelidad al original podría haberse titulado perfectamente Espadachines de Francia–, Paul W.S. Anderson sigue al dedillo esta fórmula más interesado en inaugurar una franquicia tan millonaria como Resident Evil que en guardar fidelidad a su fuente, la época o las conspiraciones históricas. Para ello ha reclutado al pirata Orlando Bloom, se ha sacado de la manga un clímax a bordo de barcos voladores, ha convertido a su musa y esposa, Milla Jovovich, en diva encorsetada con lúbricas funciones de heroína de acción y no ha tenido rubor alguno en repetir una y otra vez el mismo chiste filogay sobre la moda rococó de la época. El resultado es una digitalizada jarana espadachinesca con la misma coherencia narrativa y poder de perdurabilidad que una fiesta de carnaval del Círculo de Bellas Artes. Lo mejor: el maquiavélico (y van…) cardenal interpretado por Christoph Waltz.(CINEMANIA)


A mediados de los 90, Paul W.S. Anderson formó parte de una vanguardia de realizadores británicos que rechazaron con furia el modelo Merchant & Ivory y apostaron por un cine populista, casi insolente en su afán comercial. Una filmografía caracterizada por adaptaciones de videojuegos y música techno no lo ha convertido precisamente en el favorito de la crítica. Como una versión serie B de 'Sherlock Holmes' (Guy Ritchie, 2009), Los Tres Mosqueteros aplica una fórmula ya testada (insuflar vida a un clásico literario a través de estética steampunk y aceleración narrativa) con el frenesí de un adolescente decidido a añadir sus propios cambios a la novela de Dumas.
La Europa del Siglo XVII se convierte en aparatoso parque temático dentro de una propuesta que tiene en su desorbitado sentido del exceso su mayor virtud y su talón de Aquiles (los interludios cómicos y amorosos). En el fondo, Anderson no hace otra cosa que ofrecer a las nuevas generaciones una mutación urgente e hiperactiva de las bases del arte popular: el folletín, la opereta y el serial.(FOTOGRAMAS)




.......Antes de que su final así lo confirme en cierta manera, el cual se cierra con uno de esos (excelentes) planos finales que tan bien le han sentado a la saga 'Resident Evil' de la que Anderson es padre, madre, hijo y abuelo, 'Los tres mosqueteros' se asemeja más a una especie de precuela que a una verdadera producción, una cinta a la que parece que le pesa la responsabilidad y que es víctima aparente del mismo mal que parece afectar a no pocos superheroes a la hora de saltar del papel al celuloide pues, al igual que 'Linterna Verde' o 'Thor', da la sensación de que se limita a cumplir con el mínimo a la espera de que la fortuna, paciencia y comprensión de su audiencia le otorgue una revalida con la que, una vez libre de todo compromiso, dar verdadera rienda suelta al potencial de la idea en una presunta segunda parte que se antoja más y mejor aunque sólo sea porque la primera era menos y peor. Esta desidia se ejemplariza, sin duda, en el surrealista clímax del que hace gala la cinta, una escena que parte de querer meter algo de 'Piratas del caribe' en la ecuación y que no sé muy bien como calificar, la cual concluye sin pena ni gloria de forma totalmente descafeinada, tónica constante de un film que termina pereciendo ante su yugo, el aburrimiento y su propia torpeza. Sirva de ejemplo que en el citado clímax de una película DE ACCIÓN y titulada 'Los tres mosqueteros' se prive a nuestros ojos de la pelea final, precisamente, de estos tres mosqueteros en favor de un duelo sin alma ni corazón. Ni siquiera el brillante 3D que le salvo el pellejo a la última de Resident Evil sirve de aliado en esta ocasión, un rival mucho más temible que Rochefort y al que parece que las espadas -y un montaje necesariamente atropellado con el que dar agilidad a los pocos duelos a espadas que hay- afectan en grado sumo a la hora de ofrecer una molesta, sucia y continúa falta de profundidad en numerosos planos.

Que 'Los tres mosqueteros' iba a ser una mala película lo sospechábamos; que iba a ser algo estúpida también... aunque quizá no tanto, ahí ya cada cual... aunque no es menos cierto que sorprende la capacidad de la película para resultar aún más estúpida cuantas más vueltas se le da. Pero partiendo de una base que no oculta ninguna de estas opciones como algo necesariamente malo ni a evitar, sería un tanto cruel por mi parte calificarla sin más de mala a pesar de sus evidentes carencias a la hora de cumplir "en la cama". Fallida podría valer, pero quizá opte mejor por considerarla simplemente floja. Porque 'Intruders' es una producción fallida, 'Johnny English Returns' algo parecido a una película y muy malo, y 'Larry Crowne'... bueno, de 'Larry Crowne' digamos que simplemente es. 'Los tres mosqueteros' es floja hasta para los cánones que maneja, e incluso sin caer en la tentación de compararla con cotas sólo un poco más dignas, como 'Los tres mosqueteros' que produjo la Disney a principios de los 90. Puede que no sea como para mandarla haya adonde fuera el capitán Miller, pero tampoco es como para traerla de vuelta a la Tierra... dejemosla ahí, que el diseño y visualización de París, algunos efectos o su pretendidamente ridícula visión del Rey al menos tienen su gracia.

Nota: 4.0


Lo Mejor:
- París, y la ridículamente divertida caracterización del Freddie Fox como Luis XIII

Lo Peor:
- La película no es ni la sombra de lo que podría haber sido...(EL SEPTIMO ARTE).

No hay comentarios:

Publicar un comentario