Seguidores

lunes, 12 de diciembre de 2011

ARTHUR CHRISTMAS.OPERACIÓN REGALO





Película: Arthur Christmas: Operación Regalo. Título original: Arthur Christmas. Dirección: Sarah Smith. Co-dirección: Barry Cook. Países:Reino Unido y USAAño: 2011. Duración: 97 min. Género: Animación,comediafamiliarDoblaje original: James McAvoy (Arthur), Hugh Laurie (Steve), Jim Broadbent (Santa), Bill Nighy (abuelo Santa), Imelda Staunton (Sra. Santa Claus), Ashley Jensen (Bryony), Eva Longoria (Jefe De Silva).Guion: Peter Baynham y Sarah Smith. Producción: Steve Pegram, Peter Lord, Carla Shelley y David Sproxton. Música: Harry Gregson-Williams. Fotografía: Jericca Cleland.Montaje: John Carnochan y James Cooper. Diseño de producción: Evgeni Tomov.Distribuidora: Sony Pictures Releasing de EspañaEstreno en USA: 23 Noviembre 2011. Estreno en España: 7 Diciembre 2011Calificación por edades: Apta para todos los públicos.


La comedia familiar “Arthur Christmas: Operación Regalo” revela la increíble respuesta, hasta ahora nunca descubierta, a la pregunta que todos los niños se plantean: “¿cómo reparte Santa Claus todos los regalos en una sola noche?” La solución está en la apasionante operación secreta de alta tecnológica que se lleva a cabo bajo el Polo Norte. El tema central de la película es una historia con todos los ingredientes de un clásico de la Navidad, una divertida familia desorganizada y un inesperado héroe: el hijo más joven de Santa Claus, Arthur. De repente, en la gran operación de reparto de regalos se pierde uno entre los cientos de millones de presentes. Es entonces cuando el Santa Claus menos competente se embarca en una divertida y emocionante misión a contrarreloj para entregar el último paquete antes de que amanezca.


Esta divertida y tierna historia sobre Santa Claus ha sido producida por Aardman, la compañía británica, responsable de la saga Wallace & Gromit, ganadora de dos Oscar en la categoría de cortometraje de animación.
En 2000, Aardman tuvo éxito con Chicken run: evasión en la granja. En 2005 estrenaron el único largo de Wallace & GromitLa maldición de las verduras, y también triunfaron. Pero se la pegaron en 2006 con Ratónpolis, una película insulsa, en la que se echaba de menos el talento de Lord-Box-Park. En esta nueva película, producen en asociación con una nueva major, Sony, después de romper sus lazos con DreamWorks.
La familia Claus lleva mucho tiempo sirviendo a San Nicolás para repartir regalos a los niños. Las nuevas tecnologías han llegado y ayudan en el trabajo de Santa Claus y sus legiones de elfos. Pero hay un problema en un envío.
Dirigida por la debutante Sarah Smith, que ha escrito el guión con Peter Baynham, la película es ingeniosa y divertida, más pensada para mayores de 12 años que para críos, aunque digámoslo claramente no estropea la ilusión de los niños en cuanto al secreto de los regalos.
Los personajes están muy bien definidos y la acción se desarrolla con sentido y espectacularidad, con un tono tierno y entrañable. Pero, no está de más señalar que salvo la breve aparición de una iglesia, junto a la casa de la niña que se ha quedado sin regalo, no existe la mínima mención al nacimiento de Jesucristo, ni aparece en ningún momento referencias al Cristianismo. Y eso resulta verdaderamente surrealista. La Navidad es la Navidad y Santa Claus no viene en agosto, viene en Navidad, y viene porque es Navidad. No sé si me explico. Sí, creo que sí.(FILA SIETE).



Buen ejemplo de cine de animación navideño para toda la familia. Arthur Christmas llega en vísperas de las navidades para que la chavalería disfrute con otra cinta animada de las que copan las salas de cine en estas fechas, y de las que aún quedan un par por llegar, esta vez con temática navideña a más no poder, pero con algo diferente que la hace una apuesta más interesante que la media. O al menos más divertida, más simpática para los adultos que lleven a los niños a verla a los cines.
La gente de Aardman con Peter Lord a la cabeza está detrás de este proyecto de naturaleza británica, y eso se nota en un sentido del humor subversivo, ácido, en ocasiones bastante negro y con mala baba, con una ristra de personajes bastante peculiares en el mejor de los casos, como un Santa algo perezoso, un abuelo totalmente pasado de vueltas y con ansias de gloria o una elfa que no puede estar quieta más de un segundo. Los chistes de los alienígenas, las órdenes del abuelo Santa a la elfa (que es capaz de no respirar por seguirlas…), el hermano mayor controlador, esos elfos que se mueven como un solo ser, aunque sean quinientos invadiendo el sueño de Santa Claus… Es humor ácido y británico, del que tiene algo de culpa el guionista Peter Baynham, guionista de películas como Bruno y Borat. Es inteligente y a veces muy sarcástico, adaptado eso sí al universo navideño infantil. Y sólo por eso ya merece la pena ver la película.
De hecho la animación digital no es nada del otro mundo. Nada que ver con los virtuosos de Pixar, ni tan siquiera con Dreamworks. A veces, es más, parecen muñecos de plastilina en movimiento, homenaje a las producciones habituales de Aardman, como Wallace y Groomit o Evasión en la Granja. Son gente más que competente a la hora de crear personajes y mundos con personalidad y atractivos, pero la animación digital y el 3D a veces les queda aún algo grande. Es correcta, tiene aires clásicos de animación en stop-motion, pero poco más.
El problema de Arthur Christmas, lo que la aleja de ser una comedia navideña grandiosa, son dos cosas. Primero el mensaje de que si no se tiene un regalo la navidad no vale de nada. Consumismo a saco para que no olvidemos qué es lo que tenemos delante. Segundo, una sobredosis de azúcar y almíbar sobre todo en sus últimos diez minutos, con todo lleno de felicidad y alegría. No se trata de hacer un drama, es una peli familiar. Pero se les va la mano y la coña de ser felices en los créditos demuestra que hasta ellos lo sabían. Un pequeño borrón.
Arthur Christmas es la variante británica de una película como El Gato con Botas. Divertida, sin pretensiones, con mucho sentido del humor. Pero al final tan convencional y almibarada como cualquier otra. Se disfruta con la familia y da algo a los padres que mascar. No es poco en estas fechas.(ACCION DE CINE REVISTA).



.......Todos los años por estas fechas en las que no son pocas las regiones del hemisferio norte en las que ya se respira un ambiente (comercialmente) navideño, siempre suele llegar a los cines alguna que otra producción que se vale de la blanca Navidad para sacar tajada a costa de la idílica estampa de paz y amor que reina en unas fechas en las que a veces parece que según algunos la maldad se toma vacaciones. 'Arthur Christmas: Operación Regalo' es una de las muchas producciones que evidencian la existencia de un sistema de producción premeditado, de un plan de algún ente superior que además de dispersar con alevosía filmes a lo largo del calendario se encarga de fabricarlos en función de la época y con objetivos más que concretos, tanto que en casos como el que nos ocupa podemos hablar con franqueza de un instinto comercial transformado en pura sinceridad halagüeña.

'Arthur Christmas: Operación Regalo' es una producción plenamente navideña y eminentemente familiar, con lo que todo eso significa, y cuyo argumento no le será complicado desenmarañar a quien ya esté curtido en estas lides. Pero como todo padre sabrá perfectamente estamos en una de esas ocasiones en las que no es el qué sino el cómo, en donde el suspense reside en ver cómo se hunde el Titanic (ya sea en dos, tres o las dimensiones que hagan falta). Y en ese sentido esta especie de versión alternativa de 'Pesadilla antes de Navidad' en formato '24' y sin un score como el de Danny Elfman es un filme muy entretenido, técnicamente notable como ya es costumbre en toda obra de alto standing y sobre todo simpático, cualidad esta última fundamental para que aquellos con según qué ambiciones artísticas puedan dejarlas correr para una ocasión que requiera un mayor nivel de exigencia por más que esté muy bien contada, tanto que en un año en que Pixar "ha pinchado" uno sospeche será una virtual candidata al premio gordo.

La emblemática Aardman vuelve al ruedo tras su ruptura con DreamWorks en esta su primera y muy ejemplar asociación con Sony Animation que podríamos equiparar a una primera relación íntima entre polluelos enamorados con ganas de cumplir con el trámite sin defraudar, con mucho mimo pero poca valentía y siempre con un ojo pendiente de no salirse del sendero trazado por el cine comercial. Desigual a la hora de ser a ratos una producción de Aardman (la notable 'Wallace & Gromit') y a ratos de Sony (la notable 'Lluvia de albóndigas'), y sin la descerebrada y alocada magia de ninguna de estas dos, el filme no obstante cumple ante el público de la plaza que ha decidido torear salpicando además un metraje tan predecible como una de James Bond de impredecibles y sorpresivos detalles sin desperdicio alguno que animan, y mucho, a que los adultos podamos aun creer que la Navidad también puede seguir siendo maravillosa, aunque sólo sea en la pantalla de cine, y a que su edulcorado happy end (¿acaso alguien lo duda?) cumpla su misión de enternecer como es debido.

Puede que 'Arthur Christmas: Operación Regalo' no presente mayor candidatura que la oportunidad de convertirse en lo que la ya mítica 'S.O.S. Ya es Navidad' de Chevy Chase fue en tiempos para TVE, un clásico a lo 'Qué bello es vivir' a programar con alevosía en fechas y momentos oportunistas, pero a juzgar por el recibimiento por parte de un ejército de niños entregados a la causa pocos peros le podemos extraer a un filme que hará las delicias de los más pequeños sin desagradar ni un ápice a sus padres. Sirva de ejemplo la estampa de mi jovencísimo sobrino e incipiente cinéfilo de ni dos años que terminó la proyección aplaudiendo. Puede que no supiera por qué, puede que no hubiera entendido nada, puede que hubiera que sobornarle con panchitos para retenerle en la butaca, puede que estuviese mirando a la pantalla sin las supuestamente necesarias gafas 3D puestas... puede sí, pero aun así sabía que debía de aplaudir. Porque los niños se lo pasaron en grande mientras que los papas se lo pasaron como niños. ¿Se le puede pedir más a la Navidad... cinematográficamente hablando? Si es así... a 'Arthur Christmas: Operación Regalo' no.

Nota: 6.7


Lo Mejor
- Todo el prólogo, cuando los elfos hacen la entrega a nivel mundial de (casi) todos los regalos.

Lo Peor
- Que su propia apuesta limite sus posibilidades(EL SEPTIMO ARTE).


Cuando tantearon por primera vez la animación digital en la notable “Ratónpolis” (2006), los artesanos de la Aardman parecían empeñados en reproducir las texturas y los contornos de su imaginario en plastilina: parecía que se estaban despidiendo de su poética manual y rindiéndose a lo inevitable. Tras un largo paréntesis, el regreso del sello Aardman a la gran pantalla vuelve a estar forjado en imagen de síntesis, pero ya se anuncia un nuevo proyecto en stop-motion –la vuelta de Peter Lord a la dirección- y en este “Arthur Christmas” las claves estéticas resultan sorprendentes.
No sería exagerado considerar a esta opera prima de Sarah Smith como una de las mejores películas navideñas de todo los tiempos: una electrizante comedia de acción donde, precisamente, libran un pulso el romanticismo artesanal y la siempre siniestra eficacia corporativa, al tiempo que se reformula el mito de Santa Claus con claves de tecno-thriller atravesado de ciencia-ficción. Con colores y volúmenes de cálida ilustración de moderno cuento para niños, “Arthur Christmas” también integra un sofisticado sentido del humor exquisitamente británico, recorrido por vetas adultas que en ningún momento pervierten la cegadora blancura del conjunto. El resultado es la quintaesencia de lo que uno entiende como gran cine familiar.(FOTOGRAMAS).

No hay comentarios:

Publicar un comentario