Seguidores

viernes, 27 de abril de 2012

LOS VENGADORES





Película en 3D: Los Vengadores. Título original: The Avengers. Dirección:Joss WhedonPaís: USAAño: 2012. Duración: 142 min. Género: Acción,aventurasciencia-ficciónInterpretación: Robert Downey Jr. (Tony Stark / Iron Man), Chris Hemsworth (Thor), Scarlett Johansson (Natasha Romanoff / Viuda Negra), Chris Evans (Steve Rogers / Capitán América), Jeremy Renner (Clint Barton / Ojo de Halcón), Cobie Smulders (agente Maria Hill), Samuel L. Jackson (Nick Furia), Mark Ruffalo (Bruce Banner / Hulk), Stellan Skarsgård (Dr. Erik Selvig), Tom Hiddleston (Loki), Clark Gregg (agente Phil Coulson), Gwyneth Paltrow(Pepper Potts). Guion: Joss Whedon; basado en un argumento de Zak Penn y Joss Whedon; a partir de los cómics de Stan Lee y Jack Kirby. Producción: Kevin Feige.Música: Alan SilvestriFotografía: Seamus McGarvey. Montaje: Jeffrey Ford y Lisa Lassek. Diseño de producción: James Chinlund. Vestuario: Alexandra Byrne.Distribuidora: The Walt Disney Company SpainEstreno en USA: 4 Mayo 2012. Estreno en España: 27 Abril 2012. Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.


Continuando las aventuras épicas en la gran pantalla que empezaron con “Iron Man”,“El increíble Hulk”“Iron Man 2” , “Thor” y “Capitán America: El primer Vengador”, “Los Vengadores” significa la reunión más espectacular de superhéroes de Marvel. Un enemigo inesperado amenaza con poner en peligro la seguridad mundial, así que Nick Furia, director de la agencia internacional para el mantenimiento de la paz conocida con el nombre de SHIELD, necesita encontrar urgentemente un equipo que salve al mundo del mayor de los desastres. Basada en el famoso cómic que se publicó por primera vez en 1963, “Los Vengadores” reúne a los superhéroes más emblemáticos de Marvel y será la primera vez que aparezcan todos juntos en la gran pantalla.


.......Un gran detalle: hay toneladas de humor consciente y elaborado. Asimismo, ningún participante queda al margen del conjunto y todos tienen su(s) momento(s) de gloria ─aunque hay un especial mimo hacia el extravagante carisma de Tony Stark (Robert Downey Jr.) y el binomio Bruce Banner/Hulk (Mark Ruffalo/voz de Lou Ferrigno)─ en una propuesta de última generación empapada de un insistente halo nostálgico. Por supuesto, el casting, cuyas interrelaciones están muy bien ensambladas en la historia, se vuelca en exprimir sus posibilidades, desplegando una química nacida de la unidad que —pese a tiranteces, piques y arrogancias varias— conforman en última instancia; y hay que alabar abiertamente la labor de un sentencioso Tom Hiddleston, tremendamente emblemático y en ningún momento eclipsado por el grupo de superhéroes, y de un entrañable Clark Gregg, clave en los acontecimientos pasados y presentes de “Los Vengadores” a título individual y colectivo. Una película por la que da gusto dejarse llevar.
Calificación: 8/10 (LA BUTACA).




De cinco estrellas. La mejor y más cañera película de acción que puede verse en la cartelera ahora mismo. Buena, divertida y espectacular.
Circulaban todo tipo de sospechas, a favor y en contra, de esta producción que finalmente reúne a los superhéroes de la editorial Marvel que han ido asomándose a la pantalla desde hace años, pero creo que ni siquiera los más optimistas o los incondicionales de las películas de superhéroes podían imaginar que Joss Whedon iba a montárselo tan rematadamente bien para hacer que esta película funcionara como un reloj en todos y cada uno de sus momentos, incluyendo además fragmentos realmente antológicos en lo que se refiere al traslado de la narrativa del cómic al cine, como esa manera de vincular visualmente a todos los personajes en la batalla final mediante un plano secuencia trucado genial.
Cierto es que Los Vengadores ha contado con dos películas de Iron Man, una de Thor y una del Capitán América como paso previo, prólogo para presentar los personajes y hacer que el público se familiarice con ello, pero no es menos cierto que Whedon sabe sacarle a esa ventaja el máximo partido, aplicando una fórmula narrativa que le permite hacer el triple salto mortal en lo que a las adaptaciones Marvel se refiere, consiguiendo la que claramente me parece la mejor película de todas las que se han hecho hasta el momento en ese terreno. Mejor porque era también la más difícil, la más arriesgada y porque además abre paso a una nueva manera de entender el cine de acción de temática superheróica en el futuro.
Lo diré más claro: Los Vengadores es a las adaptaciones al cine de los superhéroes de la editorial Marvel lo que en su momento fue El Caballero Oscuro para las adaptaciones de la editorial DC. No estoy diciendo que sean películas similares, en absoluto. Pretender tal cosa sería absurdo. Para empezar por las diferencias entre los planteamientos de ambas editoriales. Además porque si bien la película de Nolan establece cierto pacto con el protagonismo coral, sigue siendo una película de un héroe, Batman, no de un grupo de héroes, como Los Vengadores. Finalmente sería ridículo establecer similitudes entre El Caballero Oscuro y Los Vengadores porque sus directores y el abordaje que hacen del sujeto de su película son totalmente distintos. Nolan trabaja en la clave de adaptar el personaje original a un entorno argumental de cine negro estética y narrativamente muy definido. Whedon construye otro tipo de película en la que el género de referencia más cercano es la ciencia ficción épica. Lo que digo es que ambas películas son las mejores en sus respectivos campos, constituyéndose en sendos ejemplos a seguir.
Los Vengadores deja en evidencia a través de su calidad a otras muestras del cine de acción, espectáculo y evasión de nuestros días, demostrando que incluso la aplicación de la fórmula del trailer alargado hasta convertirse en largometraje que se expresa a sí mismo mediante la acumulación continua de secuencias de acción trepidante con poco o nulo desarrollo de los personajes y el arco darmático, puede alcanzar cotas de calidad hasta ahora no logradas por títulos como cualquiera de las tres entregas de Transformers, la primera entrega de G.I. Joe o la más reciente Battleship. Whedon ha puesto toda la carne en el asador para montar una película de clarísimo espíritu circense que atesora entre bambalinas la desesperada necesidad de sorprender al público con un guiño, un chiste o un momento de acción capaz de hacer que se conmueva desde la butaca. Pero en esa batalla, al contrario que muchos de sus colegas, no ha permitido que la película pierda su identidad cinematográfica, protegiendo su integridad a base del mismo talento que le ha llevado a crear algunas de las series más significativas e influyentes de la televisión en las últimas décadas. Y aclaro que no me refiero tanto a la entretenida Buffy cazavampiros como a otras dos de sus creaciones para televisión que sirven mejor como antecedentes de la trama grupal y dinámica con líneas argumentales que se van enredando a varias bandas: Ángel y Firefly. De hecho, la serie Ángel, spin-off de Buffy, empezó a despegar en su segunda temporada merced a la construcción de una estructura narrativa y de protagonismo colectivo que tenía mucho de trama de superhéroes de cómic y además anticipó las bases del trabajo que ha hecho ahora Joss Whedon para unir a los Vengadores en una misma película.
La clave es la organización de la información, y en eso Whedon tiene muchas tablas después de haber lidiado con estas series para la pequeña pantalla que él ha contribuido a hacer más grande, o por lo menos más interesante en lo referido a las propuestas de ficción televisiva.
Su primer movimiento en esa especie de partida de ajedrez que el director juega consigo mismo como oponente es arrancar la historia precisamente con los personajes menos explotados en esa serie de películas precedentes que como digo han servido entre otras cosas para que el público tenga más familiaridad y simpatice más fácilmente con los personajes de Iron Man, Thor y el Capitán América.
Whedon empieza su trama como una historia de espionaje con Nick Furia como epicentro respaldado por todo el emblemático entramado de la organización SHIELD y por dos de sus agentes más destacados: Ojo de Halcón y la Viuda Negra. Más tarde, tras haber introducido a un Loki renovado que, con todos mis respetos para el trabajo realizado en la película Thor, me parece más sólido e interesante como villano que la ligera y tremendamente tópica caricatura de antagonista al uso que nos sirvió Kenneth Branagh, incorpora un cuarto héroe al puzle, Bruce Banner, que da pie al mejor Hulk que ha mostrado el cine, superando las versiones anteriores incluso en la animación del monstruo, algo que parecía imposible. En esta ocasión han conseguido proporcionarle a Hulk la verosimilitud visual de la que carecía en sus anteriores versiones para el cine apoyándose tanto en el trabajos sobre el rostro del monstruo, desarrollado fielmente a través de las facciones y gestos de Mark Ruffalo, que además es una excelente elección para interpretar a Banner y añade calidad al reparto, como en un guión que consigue darle más entidad al personaje en la parcela limitada de protagonismo con que cuenta en Los Vengadores de la que nunca tuvo en todo el metraje de las dos películas anteriores.
Tras ese arranque en el seno del cine de espías, la película evoluciona hacia una peripecia de aventuras que puede resumirse en ese plano con el Capitán América y Bruce Banner encontrándose en el helitransporte de SHIELD.
Pero aún queda una última mutación genérica de la película perfectamente engrasada con un guión y unos diálogos que potencian la personalidad y los antecedentes de cada personaje, introduciendo guiños múltiples para el lector de comics que no lastran la historia sino que la potencian incluso para quienes nunca se han llevado a las córneas un cómic de Los Vengadores, como esa resolución visual del conflicto entre Hulk y Thor tras la batalla, que es una viñeta de cómic convertida en cine. Esa última mutación genérica lleva el largometraje al terreno de la ciencia ficción, con unos cuantos minutos de batalla en toda regla que reproducen todo el espíritu de las viñetas del Universo Marvel en los cómics, y en su desenlace, acompañado por esa imagen final con sorpresa, demuestra todo el poder de evocación de la épica en las galaxias que no consiguió en uno sólo minuto de su metraje Green Lantern
En resumen: Los Vengadores es una gran película. Un ejemplar ejercicio de cine de acción capaz. Y un decisivo paso adelante para imponer un nuevo ritmo y estilo a las adaptaciones de los cómics Marvel al cine.(REVISTA ACCIÓN).



El blockbuster, esa máquina de precisión diseñada para fascinar a las masas, se encuentra en un cruce de caminos. Una película como 'Los Vengadores' podría interpretarse como el último y más aparatoso esfuerzo de Hollywood por seguir practicando ingeniería del entretenimiento en un contexto de crisis y mutación. También puede ser el comienzo de una nueva era: el megablockbuster, la gran Película Clímax, que soluciona cliffhangers previos y fusiona diferentes franquicias en un circo de tres pistas. 
Por encima de consideraciones más prosaicas, celebremos que esto sea, además, un trabajo de amor. Joss Whedon cree en el mainstream como catarsis: 'Los Vengadores' es el sueño cumplido de varias generaciones que crecieron bajo la sombra de Marvel y Spielberg, una abrumadora montaña rusa en la que cada escena y cada línea de diálogo están pensadas para proporcionar altas dosis de placer geek. El extraordinario plano secuencia que sigue a los héroes por un Manhattan en guerra supone el único arrebato legítimo en una película con poco espacio para la sorpresa: al convertirse en artesano de lujo, Whedon ha rodado un soberbio blockbuster (y la mejor película marvelita hasta la fecha), pero se ha olvidado de los que le consideramos un autor.(FOTOGRAMAS).

1 comentario:

  1. Hola, buscando opiniones sobre "Los diarios del ron" encuentro tu blog y me decido a leer tu opinion sobre "Los vengadores".
    Personalmente mientras veia "Los Vengadores" no estaba segura de estar viendo "Transformers". Y para rematar sali muy enfadada porque los superheroes con cada nueva pelicula son menos solidos y admirables, y los guiones tienen una ligereza y humor facil-facil-facil-obvio que resulta insultante para el espiritu de las sagas (ademas de respetar solo lo que les conviene para dar historias sencillas a los seguidores de pelis).

    Ahora me sentare a esperar que hagan la pelicula de "La Viuda Negra" para reirme de todo el fan service.







    :(

    ResponderEliminar