Seguidores

viernes, 20 de julio de 2012

EL CABALLERO OSCURO:LA LEYENDA RENACE





Película: El Caballero Oscuro: La leyenda renace. Título original: The Dark Knight rises. AKA: Batman 3. Dirección: Christopher NolanPaíses: USA yReino UnidoAño: 2012. Duración: 164 min. Género: Acciónthriller.Interpretación: Christian Bale (Bruce Wayne/Batman), Tom Hardy (Bane),Gary Oldman (James Gordon), Anne Hathaway (Selina Kyle/Catwoman),Morgan Freeman (Lucius Fox), Michael Caine (Alfred), Marion Cotillard (Miranda Tate),Joseph Gordon-Levitt (John Blake), Daniel Sunjata (agente de operaciones especiales), Josh Pence (joven Ra’s Al Ghul), Diego Klattenhoff (policía novato), Nestor Carbonell (alcalde de Gotham City), Juno Temple (Holly Robinson), Matthew Modine (Foley), Christopher JudgeGuion: Jonathan Nolan y Christopher Nolan; basado en un argumento de David S. Goyer y Christopher Nolan; a su vez basado en los personajes creados por Bob Kane. Producción: Christopher Nolan, Charles Roven y Emma Thomas. Música: Hans ZimmerFotografía: Wally Pfister. Montaje: Lee Smith.Diseño de producción: Nathan Crowley. Vestuario: Lindy Hemming. Distribuidora:Warner Bros. Pictures International EspañaEstreno en USA: 20 Julio 2012. Estreno en España: 20 Julio 2012. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.


En “El Caballero Oscuro: La leyenda renace”, la conclusión de la trilogía de El Caballero Oscuro del director Christopher Nolan, han pasado ocho años desde que Batman desapareciera en la oscuridad, convirtiéndose, en ese instante, de héroe en fugitivo. Al asumir la culpa por la muerte de D.A. Harvey Dent, el Caballero Oscuro lo sacrificó todo por lo que considera, al igual que el Comisario Gordon, un bien mayor. La mentira funciona durante un tiempo, ya que la actividad criminal de la ciudad de Gotham se ve aplacada gracias a la dura Ley Dent. Pero todo cambia con la llegada de una astuta gata ladrona, que lleva a cabo un misterioso plan. Sin embargo, es mucho más peligrosa la aparición en escena de Bane, un terrorista enmascarado cuyos despiadados planes para la ciudad hacen que Bruce regrese de su autoimpuesto exilio. Pero a pesar de volver a ponerse el traje, es posible que Batman no sea suficiente para combatir a Bane.


.....Todo ello compone un reparto y una historia coral, más aún que en la anterior entrega, más cargada de vida si cabe, con grandes espacios en los que no veremos ni a Wayne ni a Batman que permiten ahondar aún más en el universo de esta Gotham que, por fin, cobra el relieve de una Nueva York moderna. Pero ese reparto coral no sería nada sin los cuatro pilares sobre los que se sustenta desde su origen. Bale, Oldman, Caine y Freeman. Personajes que aquí llegan a un punto de no retorno, de final apoteósico, donde los actores dan vida a cada uno de sus alter egos con una brillantez pasmosa. Ganador indiscutible ese Bale que crece y cambia con la película, que evoluciona y renace de sus cenizas. Que es el héroe que Gotham merece y necesita. Pero todos ellos tienen sus momentos de gloria, de magia y esplendor en una historia que toma matices de varias sagas de Batman, no sólo la de Bane, sino cosas como Tierra de Nadie, por ejemplo, de la que extrae lo mejor y nos deja una trama memorable.
Todo ello nos lleva con ritmo endiablado al desenlace a través de dos horas de metraje inicial que se pasan en un suspiro, llenas de violencia, de drama y conspiraciones. Con guiños al mundo real en el que vivimos, a la gente desencantada con sus dirigentes, a la caída económica de occidente, al desamparo de los más débiles y el ansia de los más ricos. Si en Batman Begins la corrupción campaba a sus anchas por las calles de Gotham, el crimen organizado ha dejado paso a un nuevo tipo de corrupción, la política y empresarial, que consume el alma de la ciudad. Más parecido con la realidad imposible. Y tras esas dos horas llega el desenlace, una pieza a la que la palabra épica se le queda pequeña, con una fuerza descomunal que nos mantiene pegados a la butaca y al borde del infarto. Con giros perfectos de guión y con una coherencia que hace que todo el viaje, desde la primera a la última película, se conviertan en una sola obra, un camino que Christopher Nolan y su gente han querido que recorramos junto a uno de los héroes más importantes de la mitología de las viñetas. Convirtiendo las películas de la Marvel en meros paseos infantiles.
Oscura y desasosegante por momentos, donde la épica y el cine negro se dan de la mano, con escenas que recordaremos durante años, desde una pelea en las alcantarillas a la presentación de Bane o Catwoman pasando por el viaje de Gordon Levitt o el final que, de pura emoción contenida, me ha hecho incluso conmoverme. Magia en su más perfecto estado. Genialidad de esa que se estudia en las escuelas de cine. Si no he dado más pistas en esta crítica sobre la historia, la trama o el desarrollo de la misma, denme las gracias, porque la película merece ser vista sin conocer lo que va a suceder, con ojos nuevos, sin que nadie nos destripe nada. Para maravillarnos con uno de esos momentos en los que el cine, el cine comercial, se convierte en grande. Se convierte en leyenda. Lo único malo que tiene esta película, que es incluso superior a El Caballero Oscuro, es que se acaba. Y quien tenga que tomar el relevo para dirigir las nuevas aventuras de Batman… tiene un serio problema al que enfrentarse. Igualar esto va a ser casi imposible. El listón está a la altura del cielo. Si se pudiese le daba seis estrellas.
Gracias, Batman. Gracias, Nolan. Hoy habéis hecho el cine un poquito más grande de lo que era.(REVISTA ACCIÓN).


......En una palabra, el corazón por encima de la cabeza... bueno, en alguna más. ¿Significa esto que 'El caballero oscuro: La leyenda renace' es una película perfecta? No. Significa que es tan grande la satisfacción que produce que podemos desechar todo lo malo como si no importara... porque realmente no importa y su alcance es tan nimio que incluso hacerlo prevalecer puede resulta ofensivo, de ahí que me calle sus posibles imperfecciones que, lo dicho, las hay. Lo importante es que la cinta funciona, y funciona a la manera que cabe esperar una vez se ha visto 'Batman Begins' y 'El caballero oscuro'; o lo que es lo mismo, que funciona muy bien como una de las mejores experiencias cinematográficas del año, como uno de los visionados más recomendables a ser posible en la pantalla más grande que se tenga a mano, y como un broche de oro al arco dramático formado por esta ya trilogía a inscribir en un hueco de honor de cualquier antología. Con un aspecto visual y técnico excelente, con un villano a la altura y aún más si cabe cuya presencia es irresistible, con una nueva banda sonora de Hans Zimmer que retumbará por nuestras cabezas horas después... en fin, que hablamos de una película de Christopher Nolan, un Chris Nolan que lo dicho en la introducción, se ha ganado el cielo. Porque hoy por hoy decir una película de Christopher Nolan es una de las mejores cosas que se pueden decir de una película. 

Gracias Chris, de verdad, gracias por hacer que una entrada de cine, con o sin ese IVA que amenazan en convertir en pornográfico, merezca ser pagada. Con películas como 'El caballero oscuro: La leyenda renace' da gusto amar el cine, y mejor aún, dejarse llevar por las emociones que se desprenden de ese amor. No se la pierdan... y no es una orden, sólo una advertencia para que el día de mañana no lo lamenten de la misma manera que hay quien lamenta la oportunidad perdida de no haber visto 'Batman Begins' en el cine. (EL SEPTIMO ARTE).

Nota: 9.0


Christopher Nolan es un creador interesado en la arquitectura interna de sus universos de ficción. Consideremos la deconstrucción de las claves temáticas del noir en Memento (2000), la compleja geometría narrativa de El Truco Final (El Prestigio) (2007) o la concepción cartesiana del espacio onírico en su extraordinaria Origen (2010), que en realidad desarrollaba una idea de lo urbano ya esbozada en su saga sobre Batman. Para el director, La Ciudad (cuyo ideal platónico sería esa Gotham esencializada, simétrica) es una caja de resonancias para la psique de su protector, un superhéroe a quien el director siempre ha considerado más interesante sin máscara que con ella. Si El Caballero Oscuro (2008) recogía los ecos aún palpitantes del 11-S y representaba a La Ciudad como un ente psicogeográfico al borde del caos, la tercera entrega directamente trae ese caos: Gotham como proyección y catarsis de ese colapso financiero que ha acabado por convertir al arte popular en un simulacro del Apocalipsis.
Así, El Caballero Oscuro: La leyenda renace logra capturar una forma muy contemporánea de ansiedad social: Nolan se recrea en la destrucción del tejido urbano, escenifica una ocupación literal de Wall Street y no tiembla a la hora de representar a ese 1% privilegiado como villanos de opereta. Puede que la estrategia ofrezca, a modo de daño colateral, un comentario imprudente (y moralmente cuestionable) sobre el clima post-15M, pero no hay duda de que su película dejará para la posteridad algunas imágenes (descontextualizadas) muy significativas del aquí y el ahora.......(FOTOGRAMAS).




......“El Caballero Oscuro: La leyenda renace” se acerca al clima del tiempo al que pertenece, a nuestro presente. Lo inquietante es que termine presentando toda la ira acumulada contra la banca, la Bolsa, los políticos, los capitalistas y las falsas promesas de los estados como causa del terrorismo y el apocalipsis, mientras los ricos y las fuerzas del orden sufren brutales e injustificados ataques. Un discurso conservador y sin matices, camuflado tras la pirotecnia de blockbuster. No es casual que el escenario de Gotham haya pasado del rodaje en Chicago, con su ambiente gótico y operístico, a Nueva York, ciudad que representa esa lucha entre tragedia y (falsa) esperanza que invoca el personaje de Bane. En su historia para el universo de Batman, “¿Qué le sucedió al cruzado enmascarado?”, el escritor Neil Gaimandesarrollaba la teoría de que Batman vivirá decenas de reboots y nunca podrá morir, ya que antes que una persona se trata de un mito. Christopher Nolan ha dibujado en esta despedida esa misma idea, convirtiéndola en la alternativa de calidad a lasuperproducción de verano. Pero el hielo se rompe si se apoyan sobre él muchos excesos. Demasiada leyenda para unas alas más frágiles de lo que parecen.(LA BUTACA).

No hay comentarios:

Publicar un comentario