Seguidores

miércoles, 15 de agosto de 2012

BRAVE(INDOMABLE)




Película 3D: Brave (Indomable). Título original: Brave. Dirección: Mark Andrews y Brenda Chapman. Co-dirección: Steve Purcell. País: USAAño:2012. Duración: 93 min. Género: Animaciónaventurascomediafamiliar,fantásticoDoblaje original: Kelly Macdonald (princesa Mérida), Billy Connolly (rey Fergus), Emma Thompson (reina Elinor), Kevin McKidd (lord MacGuffin), Robbie Coltrane (lord Dingwall), Julie Walters (la bruja), Craig Ferguson (lord Macintosh). Guion: Brenda Chapman, Irene Mecchi, Steve Purcell y Mark Andrews.Producción: Katherine Sarafian. Música: Patrick DoyleMontaje: Nicholas C. Smith.Distribuidora: The Walt Disney Company SpainEstreno en USA: 22 Junio 2012.Estreno en España: 10 Agosto 2012Calificación por edades: Apta para todos los públicos.


“Brave (Indomable)” cuenta la historia de Mérida, una excelente arquera que es la impetuosa hija del rey Fergus y la reina Elinor. Dispuesta a encontrar su propio camino en la vida, Mérida desafía una ancestral costumbre sagrada de los señores de la guerra (el gigantesco lord MacGuffin, el malhumorado lord Macintosh y el cascarrabias lord Dingwall). El comportamiento de Mérida desencadena sin quererlo el caos y la furia en el reino. Además, la princesa decide pedir ayuda a la excéntrica bruja, quien le concede un deseo que resultará nefasto. Los peligros a los que deberá enfrentarse obligan a Mérida a utilizar todas sus habilidades y recursos para acabar con la terrible maldición antes de que sea demasiado tarde.


.......'Brave (Indomable)' es una más que notable película a la que no debería hacer falta presentar. No sólo es la mejor en su especie en lo que llevamos de año, también es de lo poco que cuando el año termine merecerá la pena ser recordado. Si es cierto que en algún momento, durante su visionado, uno puede caer en la sensación de que el filme no termina por explotar todo su potencial, de que quien sabe si a causa del relativo pinchazo moral de 'Cars 2' que, recordemos, es responsabilidad directa del mandamás de la compañía, John Lasseter, sus responsables han optado por apostar sobre seguro y, como vulgarmente se suele decir, "han atado en corto" a la producción para mantenerse en terreno conocido. Tanto monta que monta tanto, sigue siendo una película de Pixar con lo que todo eso conlleva aunque habrá quien la atize por lo de siempre, por no ser ni la mejor ni la más original de sus producciones, cuando no por ello deja de ser un filme plenamente satisfactorio que cumple más que de sobra, sigue ofreciendo bastante más que la mayor parte de las producciones de la competencia, y no se olvida de regalarnos ese momento idóneo para soltar la lagrimilla de rigor que ponga punto final a una buena sesión de cine. Porque de eso se trata al fin y al cabo, de cine y no simplemente de animación, ya sea para grandes o pequeños... o para ambos.(EL SEPTIMO ARTE).

Nota: 7.5


.
....Todo lo anterior sería ya más que suficiente para recomendarles que gasten su dinero en ir a ver esta película, en mi opinión, una de las mejores que han salido de la fábrica de entretenimiento y diversión con fundamento de Pixar. Pero es que además en lo referido propiamente a las fábulas de animación, y más concretamente a las peripecias y personajes creados o producidos por los estudios Disney, roza la obra maestra en su reformulación y actualización de los códigos manejados en ese tipo de producciones.
Para empezar lo que hace Brave es darnos una versión actualizada de la fórmula de aventuras familiares con protagonista femenina que nos ha estado sirviendo Disney desde sus brillantes comienzos con Blancanieves. Pero escapa con talento de todos los tópicos que tal tipo de productos conlleva. La protagonista es una digna heredera de las llamadas “princesas Disney” más clásicas, Blancanieves, Cenicienta, La Bella Durmiente… pero resulta mucho más interesante y por supuesto actual que aquellas, pues donde aquellas vendían una manera de contemplar personajes femeninos ciertamente limitados por una visión tirando a paternalista, ésta se libera pronto de toda limitación para crecer y madurar como personaje. Y para ello no requiere caer en el territorio de lo “feminazi” ni soltar el discurso feminista metido con calzador que cabría temer en esas circunstancias. Nada más lejos. Todo es sencillo y fluido en esta película que no fuerza situaciones, pasa de soltar discursos y elige ser en primer lugar y ante todo un saludable entretenimiento sin alardes sexistas en uno u otro sentido. La flexibilidad y la elegancia de la animación de Pixar corre así paralela con la flexibilidad y elegancia de su propuesta argumental. Ciertamente Mérida, la protagonista, se enfrenta al reto de romper la imagen de “princesa casadera” que le otorga su madre, pero esto lo hace sin grandes alardes dramáticos, sin subirse al púlpito para soltar discursos, sin darnos la paliza con eslóganes bienpensantes o buenrrollistas de moda. Tan equilibrado es el discurso argumental, que ni siquiera hay un villano al que echarle la culpa de nada, más allá de las propias circunstancias. Han conseguido esquivar esa necesidad tan hollywoodiense de simplificar el conflicto repartiendo a los personajes en héroes y villanos. Así hay una heroína que comete un grave error y provoca la catástrofe y una bruja que la ayuda pero no es especialmente perversa, sino simplemente servicial con sus clientes, tan servicial que incluso deja tras de sí un divertido y muy original sistema de atención al cliente para las reclamaciones que sus hechizos puedan producir. En todo ese entorno del bosque, la bruja, la heroína, es donde encontramos la pista de cómo Brave reescribe y actualiza con rigor y madurez, pero también con gran imaginación, las claves de cuentos clásicos como Blancanieves y los siete enaninos. Y se nota que para ello los genios de Pixar han estado muy atentos a las producciones de animación del japonés Hayao Miyazaki, porque su bruja tiene mucho en común por ejemplo con el personaje de la anciana Yubaba enEl viaje de Chihiro........(REVISTA ACCIÓN).


Filigranas técnicas y formales aparte, la mayor aportación de Pixar hasido ofrecer a la masa una alternativa de entretenimiento familiar no infectada por ese plan de domesticación social que agusana parte de la historia del largometraje animado. Sin pertenecer a esa estirpe de proyectos de la compañía (véase, WALL·E, Up, Ratatouille…) caracterizada por la asunción de admirables retos narrativos y/o infrecuentes complejidades conceptuales, Brave resulta otro de esos sobresalientes divertimentos no idiotizadores que tan alto colocan el listón medio del sello creado por John Lasseter.
Pura distracción de un dinamismo contagioso y un abrumador nivel visual, fábula ligera no rendida a la necedad, accesible sin caer en el pensamiento flojo típico de la paternidad mansa de Occidente, el film tal vez apela, por lo inusualmente explicativo (para ser Pixar) de algunos pasajes, a un espectador de menor edad. No obstante, aun sin romper moldes, Brave trasciende la rutinaria épica que vende el tráiler para configurar un relato más intimista de lo esperado, que (salvando distancias dramáticas y culturales) se acerca más en espíritu a El viaje de Chihiro (2001), de Hayao Miyazaki, que a la chuchería dudosamente feminista con que Hollywood acostumbra a sedarnos.(FOTOGRAMAS).

No hay comentarios:

Publicar un comentario