Seguidores

sábado, 13 de abril de 2013

ALACRÁN ENAMORADO




Película: Alacrán enamorado. Dirección: Santiago A. ZannouPaís:EspañaAño: 2013. Duración: 100 min. Género: Dramathriller.Interpretación: Álex González (Julián “Alacrán”), Miguel Ángel Silvestre  (Luis), Carlos Bardem (Carlomonte), Judith Diakhate (Alyssa), Javier Bardem (Solís), Hovik Keuchkerian (Pedro). Guion: Santiago A. Zannou y Carlos Bardem; basado en la novela de Carlos Bardem. Producción: Álvaro Longoria.Música: Wolfrank Zannou. Fotografía: Juanmi Azpiroz. Montaje: Jaume Martí y Fernando Franco. Dirección artística: Llorenç Miquel. Vestuario: Irene Orts y Manuel Bonillo. Distribuidora: Alta ClassicsEstreno en España: 12 Abril 2013.


“Alacrán enamorado” nos cuenta la historia de Julián, un chico de barrio que junto con su mejor amigo, Luis, integra un grupo de violentos neo-nazis liderado por Solís. Julián empieza a  entrenar en un gimnasio y se ve transformado por la disciplina del boxeo, la nobleza de su entrenador, Carlomonte, y el amor de una joven mulata, Alyssa. Julián intenta alejarse de su antiguo grupo, pero Luis no puede permitir que abandone “la manada”.


Es llamativo que el cine español no aprovechase en su momento el tirón del llamado género quinqui que cuajó a finales de los setenta para ir adaptando a los nuevos tiempos toda la rebeldía de barriada y su despojo (otros dirían libertad) formal. Si los británicos llegaron a Trainspottingdesde el Free Cinema, quién sabe dónde habríamos podido llegar desde El Torete, a poco que se hubiese encontrado recambio a la música de Los Chichos y a los pantalones campana, cuando surgieronskins, rapados, neonazis y demás derivas tribales: más allá de la (in)justificación moral e ideológica de sus fechorías, al retratar esa juventud airada el espíritu cinematográfico hubiese podido ser el mismo. Lejos de aquel camino, pero con una propuesta atractiva, la solvencia visual de Santiago Zannou (El truco del manco) y el trabajo de un elenco bien controlado recogen la violencia y algunos de los eternos peligros de la calle, los actualizan, y nos los presentan con el acento puesto en la lógica interna de la narración antes que en la denuncia social, por oportuna que esta parezca. Bien masticada, funciona bien esta apuesta por el relato, por la deriva de un par de roles con recorrido y mucho carácter, que dotan de perfil humano la ya clásica historia de redención a través del deporte. No uno cualquiera: el más cinematográfico de todos, aunque hoy muy poco comprendido en España: el boxeo. La trama, sin embargo, se aparta inteligentemente de lo deportivo (esos combates que primarían en Hollywood), e incluso del género de bandas (filón del cine de hooligans británico) para centrarse en la única salida posible para los personajes de Álex González (una fuerza de la naturaleza) y Carlos Bardem (ajustado, compone una espléndida dupla a lo Million Dollar Baby junto a Hovik Keuchkerian). Quizá esa solución final agridulce, matizada por el triunfo de los que mueven el árbol y recogen lo que cae (con Javier Bardem en un curioso personaje) reste algo de fuerza a una historia potente que se niega a aceptar la fatalidad del destino. (CINEMANIA).


........Burlando clichés con bastante soltura en su cabalgada por los aledaños del ring, pululando por una urbe descontextualizada y por ello aún más reconocible, Zannou se subraya también como un buen director de actores. Porque logra exprimir de Álex González un verosímil arco emocional a la hora de dibujar su personaje, una gran noticia para el limitado catálogo de válidos actores patrios de cierta generación; Carlos Bardem y Hovik Keuchkerian están ciertamente estupendos, Judith Diakhate aporta fortaleza y fragilidad a un tiempo desde su papel e incluso Miguel Ángel Silvestre, en cierto modo irreconocible, se defiende con soltura dentro de un reparto coronado por la versatilidad artística y (evidentemente) comercial de Javier Bardem. “Alacrán enamorado” es muy recomendable para buceadores de los sentimientos más animales, más encontrados, más irreprimibles. Para amantes irreductibles.(LA BUTACA).


Lo mejor de esta película es lo que no vemos. Esa trama de poder económico que se deja entrever detrás del personaje de Javier Bardem, dispuesta a manipular a jóvenes descerebrados y sin futuro; esa historia de Carlo Monte que adivinamos trágica; esa vida de Alyssa que intuimos en pequeños apuntes. Eso es lo más interesante de este film. En cambio, lo evidente, la historia de Julián, nos la han contado ya tantas veces y de manera tan parecida que parece que la hemos visto mil veces. Chico de barrio periférico, familia desestructurada, carne de cañón para grupos parafascistas y nazis, se siente lleno de contradicciones y encuentra en el boxeo la fórmula mágica para escapar de esa tela de araña. Todo lo que le pasa a Julián es previsible y lo sabemos desde que empieza la película. Es probable que la novela de Carlos Bardem en que está basado el film, tenga mas matices en la descripción de los personajes, sobre todo Luis, el que le ha tocado interpretar a Silvestre, el más esquemático y tópico de todos. También es probable que en la novela los diálogos suenen mejor (es literatura al fin y al cabo)que en la película de Santiago Zanou que hace todo lo posible para escapar del peso literario a través de los espacios, y con la ayuda inesperada pero muy eficaz de Alex González, un Julián creíble y Hovik Keuchkerian, perfecto como Pedro.(FOTOGRAMAS).

No hay comentarios:

Publicar un comentario