Seguidores

domingo, 14 de julio de 2013

PERDIDOS EN LA NIEVE



Película: Perdidos en la nieve. AKA: Into the white. Dirección: Petter Naess. País:Noruega y SueciaAño: 2012. Duración: 100 min. Género: DramabélicoInterpretación:Rupert Grint (Robert Smith), David Kross (oficial Josef Schwartz), Florian Lukas (teniente Horst Schopis), Lachlan Nieboer (capitán Charles Davenport), Stig Henrik Hoff (Wolfwang Strunk), Kim Haugen (Bjørn), Knut Joner (Harald), Morten Faldaas (Terje).Guion: Ole Meldgaard, Petter Naess y Dave Mango. Producción: Peter Aalbaek Jensen y Valerie Saunders. Música: Nils Petter Molvaerr. Fotografía: Daniel Voldheim. Montaje:Frida Eggum Michaelsen. Dirección artística: Stefan Hauck. Vestuario: Steffi Bruhn.Distribuidora: GolemEstreno en Noruega: 9 Marzo 2012. Estreno en España: 12 Julio 2013.


“Perdidos en la nieve” se basa en hechos reales que tuvieron lugar durante la II Guerra Mundial. Durante un combate, un avión británico y otro alemán caen en una aislada región de Noruega. El azar hace que ambas tripulaciones se refugien en la misma cabaña. Luchan para sobrevivir al duro invierno y poder volver al campo de batalla. A pesar de ser enemigos es difícil mantener la animosidad día tras día: las necesidades hacen nacer amistades inesperadas y las reglas bélicas pierden importancia. Sea como sea, la guerra es absurda.


Me quedé gratamente sorprendido con esta cinta al comprobar que se trataba de una buena historia de principio a fin. Es como una cinta de las de antes, es decir, un bello decorado y un puñado de actores los cuales son suficientes para llenar mas de una hora y media de una gran lección de fraternidad y entendimiento ante una situación difícil.
Parece mentira que incluso las películas de presupuestos astronómicos ni siquiera lleguen a un espectador ávido de un bello relato como este.(TOMJOMA.Barcelona.)


Aunque no lo pretenda, 'Perdidos en la nieve' podría funcionar como una variación en clave bélica de 'Enemigo mío' (Wolfgang Petersen, 1985): cambiemos el concepto sci-f, el sentido del humor gamberro y el contexto planetario de esta por un perfl más serio como telón de fondo y cinco actores en su justa medida, y tendremos las claves de esta coproducción escandinava que reafirma la proyección interpretativa
de Rupert Grint fuera del mundo Harry Potter.
Es este un film al que ves venir, pero lo haces con la sensación de que su desarrollo y desenlace es la parte menos relevante de su propuesta, más interesada en encontrar un tono preciso y medido que defina a sus personajes y la relación que entre ellos se establece. Dirigida con mucha elegancia (para el recuerdo, la secuencia de los esquiadores) y guiada por un magnífico elenco de actores, es otro título que dignifica el cartel de inspirado en hechos reales.(FOTOGRAMAS).


.....Perdidos en la nieve es un ejercicio de cine de aventuras con entorno paisajístico épico que sin embargo es suficientemente inteligente como para no dejar que dicho entorno grandioso devore a los personajes. Muy al contrario. Asentada en la intriga antes que en la acción, se construye sobre la interpretación de sus personajes en un duelo de poder que tira hacia el intimismo creado forzosamente en el interior de una cabaña de montaña donde los cinco protagonistas de la historia encuentran refugio. Allí podrán dirimir sus diferencias, ponerse en ridículo, disputar por el poder que se materializa en las armas de que disponen los alemanes, e incluso trazar desde el primer momento una frontera entre ambos grupos en un alarde de estupidez supina que define perfectamente el mensaje del relato: los supervivientes se convierten en una metáfora de todos los bandos enfrentados en todas las guerras, y son así una perfecta herramienta para poner en solfa todos los casus belli que nos conducen a matarnos por territorios, economía, bienes materiales, mientras, como el personaje de Strunk, obedecemos órdenes sin pensar y sacrificamos todos nuestros deseos y la posibilidad de ser felices para conseguir un fin que muy posiblemente ni siquiera nos hemos impuesto nosotros mismos, sino que nos ha venido impuesto, de uno u otro modo, desde fuera.
Cada personaje tiene su papel en este puzle de opuestos obligados a entenderse que parecen a ratos víctimas de un experimento sociológico a pequeña escala y en otros momentos se revelan simplemente como meras marionetas de un destino con un sentido del humor particularmente cruel y notablemente cínico.
Cierto es que la película se le antojará a algunos demasiado obvia en algunas de sus metáforas, como por ejemplo la de los dos oficiales, el alemán y el británico, sujetando juntos el techo de la cabaña que está a punto de caer sobre sus cabezas al mismo tiempo que intentan quitarse las armas, o la de una de las pistolas Luger alemanas convertida de herramienta de poder y muerte en instrumento para un juego de revelaciones entre los supervivientes. He de reconocer que el momento Over the Rainbow de El Mago de Oz con cancioncilla incluida me ha parecido claramente ñoño y bastante tópico, pero pienso que se le pueden permitir esas obviedades algo ingenuas a este relato muy recomendable porque no suponen una seria falta de respeto a la credibilidad del espectador. Además están contrapesadas por ese momento siniestro de las balas convertidas en dardos y por la gran solvencia de su reparto, en el que destacan todos pero es inevitable fijarse especialmente en Ruper Grint, que demuestra con su trabajo en esta película que ha superado el paso por Harry Potter y puede dar mucho juego como actor de aquí en adelante. En este caso concretamente me ha recordado mucho los trabajos de Mickey Rooney, otro que empezó como astro infantil, cuando comenzó su etapa como actor adulto.(ACCION DE CINE).

No hay comentarios:

Publicar un comentario