Seguidores

domingo, 29 de septiembre de 2013

2 GUNS





Película: 2 guns. Dirección: Baltasar KormákurPaís: USAAño:2013. Duración: 109 min. Género: AcciónInterpretación: Denzel Washington (Robert ‘Bobby’ Trench), Mark Wahlberg (Michael ‘Sitg’ Stigman), Paula Patton (Deb), Bill Paxton (Earl), Edward James Olmos (Papi Greco), James Marsden (Quince). Guion: Blake Masters; basado en el cómic de Steven Grant. Producción:Andrew Cosby, Randall Emmett, Marc Platt, Ross Richie y Adam Siegel. Música: Clinton Shorter. Fotografía: Oliver Wood. Montaje:Michael Tronick. Diseño de producción: Beth Mickle. Vestuario: Laura Jean Shannon.  Distribuidora: Sony Pictures Releasing de EspañaEstreno en USA: 2 Agosto 2013.Estreno en España: 27 Septiembre 2013. Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.


Dos agentes inmersos en una misma operación llevan investigaciones paralelas para sus diferentes agencias. Ninguno de ellos sabe que el otro es un agente federal encubierto. Desde hace 12 meses, el agente de la DEA Bobby Trench y el oficial naval de inteligencia Marcus Stigman trabajan como infiltrados en una organización mafiosa que trafica con drogas. Cada agente desconfía tanto de su compañero como de los criminales que pretenden detener. Cuando su intento por infiltrarse y recuperar millones de un cártel de la droga mexicano se descontrola, Trench y Stigman se ven desacreditados por sus superiores. Cuando unos les quieren entre rejas y los otros muertos, sólo podrán contar el uno con el otro.


2 Guns es de estas películas de pareja protagonista que resulta mucho mejor que la media general gracias a su divertimento y a la química excelente entre el gran Denzel Washington y el, generalmente justito, pero aquí más que bueno Mark Wahlberg.

Me sorprendió que esta película fuese la adaptación de una novela gráfica, no la conocía. Pero por lo que he visto de la película, el trabajo es perfecto en su estilo. La película comienza con dos tipos cometiendo un importante atraco. La cosa deriva en un giro sorprendente (tristemente destripado por los trailers, yo os recomiendo que os dejéis llevar por el cartel y la sinopsis) al darse cuenta de que ambos deberán colaborar para salir del embolado en el que se han metido.

La acción y el ritmo son muy buenos y llenos de energía. El dúo protagonista está genial en sus respectivos papeles. Paula Patton también brilla en sus sensuales apariciones. Realmente los personajes dan buen rollo por lo general y nos hacen creer en ellos. Gracias a todo el trabajo del director, los guionistas, cámaras y demás, juntado a una historia que engancha y que contiene ases en la manga, la diversión está garantizada.(EL TAQUILLAZO .Madrid).


Algo pasó con los defensores de la ley en la ficción, cinematográfca y televisiva, de la década de los 70 del pasado siglo. De repente se sintieron desencantados con sus roles y no les importó (al contrario) cruzar la frontera para practicar un carpe diem egoísta e interesado: el delito iba a estar siempre ahí, formando parte del sistema, retroalimentándolo, así que mejor aprovecharse de él en beneficio propio.
Esta extraña pareja de polis infiltrados de '2 Guns' es la metáfora perfecta del desengaño inherente al héroe del policial setentero con un look visual más propio de los años 80, época en la que lo que importaba era el postureo entre lo blanco y lo negro, prevaleciendo al final el status quo. Así, ese constante juego chulesco entre el deber, el abrir los ojos ante la realidad corrupta de sus reglas y el placer culpable de la transgresión de los protagonistas parece quedarse en un vistoso fotocromo de ecos peckinpahianos en su ubicación mexicana, irónico, pero inofensivo.
Mucho menos que el Don Siegel de 'La Gran Estafa' (1973) a la que se homenajea casi explícitamente: aquí cuentan antes los códigos de la buddy movie deslenguada y el comentario con la sustancia de un tuit sobre capitalismo y esta sempiterna crisis que nos hace cada vez más pro quien roba a un ladrón...(FOTOGRAMAS).



.....De manera que primer punto a favor de la película, o primera pista de por qué funciona tan bien: construir sobre los actores. Pero, claro, los actores necesitan construir a su vez los personajes sobre un buen guión, y en ese aspecto 2 Guns también está bien servida con un planteamiento argumental que nos mete de cabeza en la trama partiendo de una narración en flashback que bajo su peripecia de enredo policial, persecuciones y tiroteos oculta además una interesante fábula sobre la recuperación de la identidad por parte de los dos protagonistas, y la corrupción y el enmascaramiento como medio de vida y subsistencia para nuestra sociedad.
Pondré un ejemplo de por qué me parece que sobrevive a todos los tópicos por los que transita resolviendo con habilidad situaciones sobradamente vistas: la conversación telefónica que mantienen los dos protagonistas utilizando como puente visual la mira telescópica del arma que empuña Wahlberg. Ese momento de “ventana indiscreta” sirve para ejemplificar cuáles son las claves y cómo opera la mezcla de intriga y acción de 2 Guns. El final de esa conversación no sólo forja con elegancia y eficacia la identidad del vínculo entre los dos protagonistas, sino que además culmina en una secuencia de acción que, como todas las de la película, posee su propia personalidad, su sello frente a otro cualquier momento de acción que hayamos podido ver recientemente en la pantalla: es dinámica y al mismo tiempo interesante, se ve todo lo que tiene que verse, sin montajes rápidos que escamoteen el intercambio de golpes o disparos. Y desde esa secuencia pasamos al picado en la casa del oficial de la DEA, Jessup.
Segundo punto a favor de la película: el dinamismo visual que llega precedido por esa interpretación en clave de coreografía entre los dos protagonistas, más bailarines de la acción que cualquier otra cosa, se combina con un dinamismo igual en la hibridación del género policíaco trepidante con la comedia. Toda la película habita continuamente en ese territorio híbrido, con personajes que se ríen de su papel como lugares comunes del cine de géneros. Un buen ejemplo de lo bien que funciona esa fórmula de autoparodia y de la química entre Washington y Wahlberg lo encontramos en la pelea entre ambos en el desierto, culminando la persecución en los coches, y el momento: “a la de 3 nos soltamos”, que me ha recordado el momento del salto al río de Newman y Redford en Dos hombres y un destino… con su puntito más friqui de comedia disparatada estilo Le llamaban Trinidad con Bud Spencer y Terence Hill.  
Tercer punto a favor: la forma de manejar la narración de la trama de intriga como si fuera una comedia de enredo, ejemplificada entre otros muchos momentos por ese diálogo a tres bandas de Wahlberg, Washington y Patton en la casa de la agente de la DEA… discutiendo por un yogur.
Cuarto punto a favor: diálogos que en dos líneas definen todo un personaje, como el de Bill Paxton cuando afirma: “Es un mercado libre, no un mundo libre”.
Y finalmente la capacidad para cambiar de tono cómico a dramático sin perder por ello la personalidad general de enredo cómico que preside el total del largometraje.
Resumiendo: 2 Guns es un blanco perfecto en todo el centro de la diana del cine de acción, y como he dicho antes, de lo mejor y más recomendable que se puede ver en el género policíaco en estos momentos.(REVISTA ACCIÓN).

No hay comentarios:

Publicar un comentario