Seguidores

sábado, 30 de noviembre de 2013

FROZEN: EL REINO DEL HIELO







Película: Frozen: El Reino del Hielo. Título original: Frozen.  Dirección: Chris Buck y Jennifer Lee. País: USAAño: 2013.Duración: 108 min. Género: Animaciónaventurascomedia,  familiarDoblaje original: Kristen Bell (Anna), Idina Menzel (Elsa, Reina de la Nieve), Jonathan Groff (Kristoff), Santino Fontana (Hans), Josh Gad (Olaf), Alan Tudyk (duque de Weselton), Chris Williams (Oaken). Guion: Jennifer Lee; inspirado en el cuento “La reina de las nieves”, de Hans Christian Andersen. Producción:Peter del Vecho. Música: Christophe BeckMontaje: Jeff Draheim. Diseño de producción: David Womersley. Distribuidora: The Walt Disney Company SpainEstreno en USA: 27 Noviembre 2013. Estreno en España: 29 Noviembre 2013.


Una profecía condena a un reino a un invierno eterno. Así que Anna se ve obligada a unirse a Kristoff, un audaz hombre de las montañas, y emprender un viaje épico en busca de la Reina de la Nieve para poner fin al gélido hechizo. Anna y Kristoff harán frente a temperaturas extremas, a criaturas místicas y lucharán contra los elementos en una carrera contrarreloj para salvar al reino de la destrucción más absoluta.


Disney vuelve al ataque con una secuela espiritual de Enredados. Es decir, que intenta regresar a las historias que tanta fama le dieron de princesas y cuentos de hadas (aquí inspirándose en un cuento del maestro Hans Christian Andersen) pero aplicándole las nuevas técnicas de animación en 3D, como ya vimos en Enredados, con la que comparte espíritu y diseño de personajes, aunque cambiando de reino para llevarnos a un mundo helado. Un reino con dos princesas muy peculiares, una vivaz, curiosa y llena de vida, la otra escondida desde niña en su cuarto debido a sus poderes de hielo, que la convertirían en un monstruo si la gente los descubriese, o eso piensan sus padres. Cuando la mayor deba convertirse en reina y al mismo tiempo lidiar con esos poderes, surgirán los problemas y ambas hermanas se enfrentarán a la aventura de sus vidas, una tratando de huir, la otra buscándola en compañía de un joven, su reno y un curioso muñeco de nieve.
Sorprende y agrada de la película su tono sombrío desde el inicio. Frozen acepta la tragedia como algo propio e inherente al ser humano. Todos perdemos y perderemos a gente en nuestras vidas y tenemos que aprender a vivir con ello. No hay paños calientes ni magia inesperada que salve el día ante determinadas cosas. Los cuentos son muchas veces trágicos y oscuros aunque tengan un final feliz, porque de ese modo sirven como lección para los pequeños lectores y los preparan para un mundo que nunca es ni será justo o perfecto. Y Frozen clava esa teoría a la perfección con sus notas tristes. Como también lo borda con su historia de persona que no encaja en el mundo. No intenta convencernos de que todos tenemos que ser iguales, sino que asume que aunque haya gente a la que podamos asustar o que nos ataquen por ser diferentes, hay que asumir esas diferencias y disfrutar de ellas. No busca más corderos siguiendo al rebaño, y eso parecía haberse perdido en el cine de animación reciente.
Pero tiene varias cosas que no terminan de cuajar y que dejan un sabor menos satisfactorio que el de Enredados. El humor muchas veces no termina de cuajar, exceptuando ese sensacional, absurdo y algo memo muñeco de nieve (ojo a su canción… pura ironía). La fórmula “animal-más-inteligente-como-compañero” se repite de Enredados, cambiando al caballo (que se puede decir que hace un cameo) por un reno. Y las canciones no tienen ni el encanto ni la magia de la película anterior. Ésta cae un poco más en la fórmula, en lo ya visto, que en la magia de Disney y sus personajes. Aunque tiene un giro de guión al final verdaderamente sorprendente y curioso. Aunque la historia de amor sea más entre dos hermanas que romántica. Sí, el romance es más sutil y menos obvio o baboso, pero al final hay un par de detalles que no terminan de cuajar. No quita que siga siendo una buena muestra de animación, completamente disfrutable y con grandes apuntes. Un resurgir del género de princesas, sí. Pero está por debajo de Enredados, y eso se nota. Con todo, perfecta para ver que las princesas cuando realmente interesan es cuando son guerreras.(REVISTA ACCION).


Desde que, en los 40, Walt Disney y Samuel Goldwyn se plantearan colaborar en un compartido homenaje a Andersen que combinase animación e imagen real, la fgura de la Reina de las Nieves parece haber planeado sobre los talentos del estudio con la persistencia de los problemas irresolubles. 24 años después de que otro personaje de Andersen devolviera el esplendor a la compañía con 'La sirenita' (1989), 'Frozen, El Reino del Hielo' podría erigirse como gran paradigma de la domesticación disneyana del gran imaginario fantástico del cuento de hadas europeo: una lección magistral de traición creativa que, he aquí lo importante, se convierte, también, en una gran película y un espectacular acto de autoafirmación.
Catedral de hielo levantada en el centro del imaginario de las Princesas Disney, 'Frozen' se plantea como gran musical a lo Menken, con el secundario cómico más carismático desde el genio de 'Aladdin' (1992) y una protagonista que rompe con el tópico de la mujer independiente para lidiar con los claroscuros de la disponibilidad sentimental: el mazazo moral que recibe la sufrida Anna en un momento clave es inédito en el historial Disney. Si bien la Reina de las Nieves no está forjada en materia oscura como en el cuento, algo de las turbulencias y la amargura del poeta danés perviven bajo el hielo.(FOTOGRAMAS).


Frozen: El Reino del Hielo llega tres años después de En­redados, siguiendo la estela de los clásicos Disney de antaño, muy en particular La bella durmiente, mo­de­lo perpetuo para la factoría. En este caso, se juntan la vieja idea del fundador de los estudios, la nueva tec­no­logía de animación digital y la sangre nueva que apor­ta Pixar a la empresa, y el resultado es notable. Los solventes Chris Buck (Tar­­zán) y Jennifer Lee (guión de ¡Rompe Ralph!) están al mando.
La historia se narra a ritmo de musical de Broadway. Hay muchas canciones -ninguna de ellas realmente pegadiza-, la mayoría simplemente co­rrectas, dos temas son una genialidad; los responsa­bles son Ro­bert Ló­pez y su mujer Kristen Anderson Ló­pez, fi­guras del mu­sical neoyorquino, que ya han tra­bajado con Disney.
La intro­ducción presenta unos lugares poco llamativos: palacios, puertos, montes, pero cuando aparece el in­vierno, hay que descubrirse ante be­lleza deslumbrante que crean los diseñadores y animado­res.
Cada gesto, cada pala­bra, cada mo­vimiento es per­fecto y fluido. La imagen en 3D llama poderosamente la atención, es un recurso bien empleado ca­si todo el tiempo.
La historia discurre ágilmente, pa­sando del suspense al drama, de la aventura a la comedia, con acción y con mu­cho humor. Una pequeña deli­cia, no perfecta, pe­ro bas­tante más que notable, de lo me­jor de los últi­mos años en animación.(FILA SIETE).

2 comentarios:

  1. Esta es la peli de las navidades con los niños, descaraó que la veré con ellos :)
    Todos los comentarios que pones son de terceros?

    ResponderEliminar
  2. Si Cyllan.En esta web recojo las criticas de ciertos medios de comunicación.Y elijo la o las películas mas interesantes que me parecen de la semana.
    También podéis comentar vuestras opiniones sobre ellas.Y precisamente esta que comentas será de lo mejor de estas fiestas .Un saludo.

    ResponderEliminar