Seguidores

viernes, 1 de noviembre de 2013

THOR ,EL MUNDO OSCURO



Película: Thor: El mundo oscuro. Título original: Thor: The dark world. AKA: Thor 2. Dirección: Alan TaylorPaís: USAAño: 2013. Duración: 113 min. Género: Acción,fantásticoInterpretación: Chris Hemsworth (Thor), Natalie Portman (Jane Foster), Tom Hiddleston (Loki), Anthony Hopkins (Odin), Jaimie Alexander (Sif), Idris Elba  (Heimdall), Stellan Skarsgård (Dr. Erik Selving), Rene Russo (Frigga), Christopher Eccleston (Malekith), Zachary Levi (Fandral), Adewale Akinnuoye-Agbaje (Algrim / Kurse),Kat Dennings (Darcy), Clive Russell (Tyr). Guion: Christopher Yost, Christopher Markus y Stephen McFeely, basado en un argumento de Don Payne y Robert Rodat, a partir del cómic de Stan Lee, Larry Lieber y Jack Kirby. Producción: Kevin Feige. Música: Brian Tyler. Fotografía: Kramer Morgenthau. Montaje: Dan Lebental y Wyatt Smith. Diseño de producción: Charles Wood. Vestuario: Wendy Partridge. Distribuidora: The Walt Disney Company SpainEstreno en USA: 8 Noviembre 2013. Estreno en España: 31 Octubre 2013. Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.


En “Thor: El mundo oscuro″, Thor lucha por restablecer el orden en todo el cosmos… pero una antigua raza liderada por el vengativo Malekith regresa para volver a sumir al universo en la oscuridad. Thor se enfrenta a un enemigo al que ni siquiera Odín y Asgard pueden hacer frente, y deberá embarcarse en su viaje más peligroso a la vez que personal. En este viaje se reunirá con Jane Foster y le obligará a sacrificarlo todo para salvar el mundo.


En Marvel saben que incluso las gallinas de oro hay un día que dejan de poner huevos. También que las raciones de superhéroes hay que administrarlas con dosificador o, si las leyes del mercado obligan a hacerlo con más periodicidad de la deseable, es imprescindible cambiarles el aspecto, la consistencia y hasta el sabor. No es casualidad que hablen de "fases" para planificarse, tampoco que vayan tachando casillas en la tabla de géneros para evitar repetirse. La primera Thorapostaba por una especie de Starman caído del cielo –era un dios nórdico, pero el rubio mazas podría haber sido un extraterrestre–, Capitán América: El primer vengador por el cine de aventuras clásico, Iron Man 2 por la ligereza bondiana, hasta confluir en la épica de la catástrofe que era Los Vengadores. "¿Cuántas equis llevamos puestas?", debió preguntar alguien en Marvel Studios mientras revisaba el esquema.
Después de ver Thor: El mundo oscuro parece bastante claro que las películas individuales de los héroes más poderosos de la Tierra no van a desafiar en tamaño a las del combo. Como ya anticipaba Iron Man 3, se trata de buscar un equilibrio entre lo sorprendente y lo familiar, y mantenerlo a una escala (super)humana. En el caso de esta secuela, creíamos que la novedad sería una apuesta juegotronista por las batallas sangrientas y las intrigas cortesanas -que el director elegido fuera Alan Taylor era una buena pista–, pero no, era sólo una maniobra de distracción. El acento se pone en la comedia, llevando la película a un territorio entre cínico y bromista en el que Loki (Tom Hiddleston) se desenvuelve con libertad de movimientos. Se nota la mano del bombero Joss Whedon.
No es mala idea, sobretodo porque Chris Hemsworth Natalie Portman –¿cuándo fue la última vez que la viste reír?– están muy por la labor. El asunto es que incluso de cachondeo necesitan un villano terrible con ganas de dominar este y otros mundos. Ahí entra Malekith (Christopher Eccleston), un elfo oscuro con trenza platino que no entraría en un top 200 de malos de película. Vamos, que la historia nos la trae un poco al pairo, porque lo que cuentan son los gags, las ocurrencias de los secundarios y ese divertido portal interdimensional-gravitatorio que convierte el último tramo de la película en una batalla orquestada por los hermanos Marx.(CINEMANIA).


Hace unos años, cuando se le quería rebajar el nivel a una película, por su ligereza o superficialidad, se solía decir de ella que era “como un comic”. Tras “Los Vengadores” (2012), a los lectores de tebeos que no se avergüenzan de serlo –porque, de hecho, no tendrían por qué- les ha quedado claro lo largo, extenuante, complejo y difícil que ha sido el camino que habría de desembocar en la película realmente digna de ser comparada, por fin –y no para mal-, con un comic-book: no es fácil que una pantalla vibre como una buena página de historieta, sin techo para la imaginación visual y el sentido del asombro. La división cinematográfica de la Marvel conquistó allí algo que no parece dispuesta a perder y este “Thor: el mundo oscuro”, en su condición de entrega de transición de este macro-serial marveliano hecho de elefantiásicos blockbusters, así lo reafirma.
Alan Taylor no parece tener muy presente su paso por “Juego de tronos” en esta película que apuesta por la diversión desbocada y el dinamismo sostenido antes que por las luchas intestinas de poder en el panteón nórdico. Quizá el cine de súper-héroes aún tarde en alumbrar a sus propios Alan Moore, Grant Morrison o Mark Millar –de hecho, aún no ha alumbrado a sus finos estilistas como Jack Kirby o Steve Ditko-, pero esta aventura de clímax cuántico, con dos continuarás y su incesante encadenado de escenas frenéticas, está a la altura de algo, en efecto, muy difícil de convocar: el placer de la lectura de una sobresaliente página de tebeo de súper-héroes.(FOTOGRAMAS).


Thor, el mundo oscuro. Mejor que Thor, me gusta más que Iron Man 3 y es más cercana a Los Vengadores.
Esta segunda película sobre Thor tiene las cosas más claras sobre su identidad como producto Marvel que la primera. Dicho de otro modo: es más cercana a los comics en que se basa en todos sus aspectos. Y conste que la película dirigida por Kenneth Branagh siempre me ha parecido buena, aunque personalmente me divirtiera más viendo la película de El Capitán América. Además Thor el mundo oscuro tiene gran habilidad para administrar el protagonismo de sus distintos personajes en diferentes fases del relato, lo que fue sin duda uno de los mayores aciertos de Los Vengadores y es una característica que define los comics de superhéroes de la editorial Marvel. En éstos los superhéroes propiamente dichos son sin duda los principales protagonistas, pero nunca son los únicos protagonistas. Por eso la película nos propone primero el reencuentro con Loki, antes de saltar a un momento que deja claro que Thor el mundo oscuro es mucho más cercana a las viñetas de la Marvel que la película anterior: la batalla en Vannaheim. Ahí es donde empieza a hacerse patente que Sif va a tener mayor peso en la trama, lo mismo que los compañeros guerreros del protagonista. Esa apertura de carácter épico marca la pauta del resto de la película, que mezcla con habilidad elementos de las historias de Espada y Brujería y el género de aventuras con la ciencia ficción. Además deja claro que estamos ante una visión del universo Marvel en el cine perfectamente conjuntada con las estrategias narrativas y de explotación cinematográfica de los cómics de esa editorial aplicadas en Los Vengadores. Continuidad total que se extiende tanto a una broma visual entre Thor y Loki a mitad de la película en clave de cameo de otro personaje como al primer fragmento post-créditos en el que se deja bastante claro cuál será el tema y el villano de Los Vengadores 2. La continuidad que toma como epicentro del universo Marvel en el cine Los Vengadores es probablemente lo que buscaba la productora cuando cambió al autor de la música de la película propuesto por el director por el compositor de Iron Man 3, Brian Tyler. Otro elemento de continuidad de las claves que propiciaron el éxito de Los Vengadores lo encontramos en el uso del sentido del humor. Tras el comienzo en Asgard con los “dioses”, entra en el relato la Tierra y los humanos aportando la parte más humorística al argumento, antes de convertir a Jane Foster (Natalie Portman) nuevamente en el puente entre el mundo de Thor y nuestro planeta y al mismo tiempo en una especie de variante de Alicia en el país de las maravillas que pasa al otro lado del espejo.
Thor, el mundo oscuro desarrolla un papel más interesante para Loki, y con un conflicto que da más juego que el tradicional encuentro entre protagonista y antagonista.  En esta película, Loki se confirma como el gran villano o antagonista de las producciones de superhéroes producidas por Marvel. Además los elfos oscuros son más sólidos y tienen más personalidad que los gigantes del hielo de la primera entrega. Frente a la primera entrega, ésta cuenta con más secuencias de acción (la batalla de Vannaheim, las mazmorras, el ataque a Asgard en plan batalla de Inglaterra, el enfrentamiento final …), saca el máximo partido a la misión imposible de Thor y sus compañeros en la línea de explotación del grupo de personajes, cada cual con su momento de protagonismo. Además la película exhibe una gran capacidad para aportar información con un solo plano a modo de viñeta de cómic (por ejemplo el plano de Thor, Odin, Frigga y Jane Foster después del ataque de los elfos a Asgard). Y para completar el trabajo cierra su trama con una batalla espectacular y con un final de cliffhanger imposible de superar que además encaja perfectamente con la personalidad del relato y los personajes del comic en el que se basa la película. El guión se mueve con más libertad y ritmo que en la primera entrega una vez que presentara en aquella a los personajes, los actores están más cómodos en sus papeles, Hiddleston tiene totalmente dominado su papel como Loki y sus secuencias con Hemsworth interpretando a Thor son mejores que las de la primera entrega. Todos los actores del reparto sacan partido del mejor aprovechamiento de sus personajes en el guión, empezando por Stellan Skarsgaard y su breve pero hilarante papel como contrapunto cómico o Idris Elba dando vida a la clave más épica de su papel como Heimdall, el guardián del puente, o Kat Dennings ejerciendo como la chispeante becaria/amiga de la protagonista.  
Aviso: es preciso quedarse hasta el final de todos los títulos de crédito para conocer el verdadero desenlace de este relato. Además del guiño de anticipo para próximos proyectos Marvel, esta es la primera película de los superhéroes de la compañía que termina el arco dramático de su argumento después de los créditos finales. Sospecho que más de un impaciente se va a quedar sin ver el verdadero desenlace de la película.
En cuanto a verla o no en 3D, opino que ésta es una de esas ocasiones en las que merece pagar el sobreprecio por la carga de acción constante que nos propone el argumento. Thor el mundo oscuro tiene más acción y de forma más continuada que cualquier otra película producida por la Marvel, excepto Los Vengadores. Y realmente en las escenas de batalla saca buen partido a la aplicación del 3D.(REVISTA ACCIÓN)

No hay comentarios:

Publicar un comentario