Seguidores

domingo, 22 de diciembre de 2013

LLUVIA DE ALBÓNDIGAS 2




Película: Lluvia de albóndigas 2. Título original: Cloudy with a chance of meatballs 2. Dirección: Cody Cameron y Kris Pearn.País: USAAño: 2013. Duración: 95 min. Género: Animación,comediaGuion: John Francis Daley, Jonathan M. Goldstein y Erica Rivinoja; basado en los personajes creados por Judi Barrett y Ron Barrett. Producción: Kirk Bodyfelt. Música: Mark Mothersbaugh.  Montaje: Robert Fisher Jr. y Stan Webb. Diseño de producción:Justin Thompson. Distribuidora: Sony Pictures Releasing de EspañaEstreno en USA: 27 Septiembre 2013. Estreno en España: 20 Diciembre 2013.Calificación por edades: Apta para todos los públicos. Disponible en 2D y 3D.


En “Lluvia de albóndigas 2″, la genialidad del inventor Flint Lockwoods es finalmente reconocida al ser invitado por su ídolo, Chester V, a unirse a The Live Corp Company, donde los mejores y más brillantes inventores del mundo crean nuevas tecnologías para el bienestar de la humanidad. La mano derecha de Chester —y una de sus grandes invenciones— es Barb, una orangutana altamente evolucionada, con cerebro humano, retorcida y  manipuladora, a la que además le gusta llevar los labios pintados. El gran sueño de Flint siempre ha sido el ser reconocido como un gran inventor, pero todo cambia cuando descubre que su máquina más infame —que convierte el agua en alimentos— sigue funcionando y está ahora creando híbridos de animales-comida. Con el destino de la humanidad en sus manos, Chester envía a Flint y sus amigos a una deliciosamente peligrosa misión, enfrentándose a tacocodrilos hambrientos, gambancés, quesoarañas con doble de bacon y otras criaturas para, una vez más, salvar al mundo.


Desde que Luxor Jr., primer corto e icono de Pixar llegó a nuestra vidas, la animación ha entonado año tras año el “más difícil todavía” de la técnica, con abracadabrantes soluciones y explotaciones de las posibilidades del ordenador. Sin embargo, en más de una ocasión, este cine comercial estadounidense ha vendido su alma a los circuitos integrados. Nada de eso hay enLluvia de albóndigas 2, poderoso ejercicio de desbordante imaginación. Pese a cierto caos narrativo, la historia deviene magistral cuando Flint debe regresar al lugar del crimen: Swalow Falls. Allí descubrirá que su invención de la primera entrega ha tenido consecuencias monstruosas para él, maravillosas para los espectadores: la mutación de los alimentos en seres vivos, la alternativa comestible a El mundo perdidode Doyle, La isla del doctor Moreau de Wells versión frutería. Ante nosotros se abre un universo sólo soñado por visionarios como Arcimboldo, aquel italiano del barroco que retrataba a nobles a partir vegetales. La flora/fauna es inagotable: desde la burgeraña (hamburguesa + araña) al gambancé (marisco + simio), con especial mención para la adorable e icónica Fresi. Un festín de estímulos para las neuronas, un ecosistema completo de creaciones en un género que, últimamente, nos racaneaba mostrando un par por largometraje (véase Up, por ejemplo). La recuperación de la animación como paraíso de lo inimaginable.(CINEMANIA).


Flint Lockwoods hizo un gran invento con su máquina que transformaba el agua en comida, pero la cosa quedó fuera de control, y tras solventar el problema la isla donde viven él y sus amigos quedó hecha un desastre. Por suerte el genial y visionario inventor Chester V., a quien Flint admira desde que era niño, se ofrece a reubicar a la gente en su ciudad, mientras hacen limpieza, y a él le ofrece trabajar en su empresa, The Live Corp. Company, que reúne a las mentes más privilegidas del planeta. Sin embargo, el descubrimiento de que el invento de Flint tiene curiosos efectos colaterales -los alimentos cobran vida convirtiéndose en comidanimales–, obliga a un retorno a la isla, siguiendo las instrucciones de Chester V., quien no parece del todo "trigo limpio".
Lluvia de albóndigas 2 tiene el hándicap propio de toda secuela, donde falta la sorpresa de la película original, cuyos directores, Phil Lord y Chris Miller, han sido sustituidos por los menos conocidos Cody Cameron y Kris Pearn, con experiencia en tareas varias del campo de la animación, y que aquí asumen la responsabilidad de ser realizadores principales.
Hay que reconocer que el nuevo film tiene menos chispa, y el guión resulta más simple y deslabazado, con cambios en la actitud de algunos personajes poco justificados, pelín caprichosos. De todos modos los híbridos de animales y alimentos dan pie a criaturas muy imaginativas, a los que tiene gracia ver en acción, aunque puede haber en este sentido un cierto exceso de "sobrealimentación", si se nos permite la broma. Se trata, en líneas generales, de una cinta entretenida, que anima a confiar en los amigos, sin dejarles nunca en la estacada, y a no idolatrar a aquellas personas a las que admiramos.
(DE CINE 21).


imaginemos por un momento que esa joya de aventuras que es 'El Mundo Perdido' no la hubiera escrito Arthur Conan Doyle, sino el Roald Dahl de 'Charlie y la Fábrica de Chocolate' tras adaptar para el cine el 'Chitty Chitty Bang Bang' de Ian Fleming. ¿Qué nos hubiéramos encontrado? Pues una hipercolorista y megaimaginativa expedición de inofensiva lisergia infantil que hace de la fantasía desbocada su principal atracción. Todo el catálogo de mutaciones alimenticio-animales de la isla a la cual llegan los protagonistas se diría surgido de ese otro lado del espejo lewiscarrolliano. Sin embargo, no pretende el film regodearse en ningún tipo de culteranismo literario (que los hay) o cinéfilo (que también: de King Kong al encanto naíf de Méliès, pasando por el cine de Kevin Connor) y es un banquete aventurero para todos los públicos.
Esta secuela sin pretensiones es una celebración de lo diferente y del mestizaje, ideal para el niño ávido de emociones que todavía guarda intacta la capacidad de quedar boquiabierto al entrar en un mundo que el cine de hoy parecía haber perdido.(FOTOGRAMAS).

No hay comentarios:

Publicar un comentario