Seguidores

martes, 11 de marzo de 2014

JOVEN Y BONITA





Película: Joven y bonita. Título original: Jeune & jolie. Título internacional: Young & beautiful. Dirección y guion: François OzonPaís: FranciaAño: 2013. Duración: 95 min. Género: Drama.Interpretación: Marine Vacth (Isabelle), Géraldine Pailhas (Sylvie),Frédéric Pierrot (Patrick), Fantin Ravat (Victor). Producción: Eric Altmayer y Nicolas Altmayer. Música: Philippe Rombi. Fotografía:  Pascal Marti. Montaje: Laure Gardette. Diseño de producción:  Katia Wyszkop. Vestuario: Pascaline Chavanne. Distribuidora:GolemEstreno en Francia: 21 Agosto 2013. Estreno en España: 7 Marzo 2014.


“Joven y bonita” es el retrato de una joven a través de cuatro estaciones y cuatro canciones, lo que significa tener 17 años y sentir cómo se transforma el cuerpo, el despertar sexual, la inmersión en el amor y la búsqueda de su identidad.


Resulta imposible sustraerse a la tentación de comparar esta decididamente provocadora Joven y bonita con Belle de Jour (1967), la película con la que el glorioso impertinente Luis Buñuel puso en imágenes ciertas pulsiones ocultas que constituyen algo así como lo que la mentalidad patriarcal considera el fantasma de algunas (¿de todas las?) mujeres: la prostitución. Fijación masculina por excelencia, sobre la pulsión del comercio con el propio cuerpo basculan ambas películas. Pero lo que en Buñuel era crítica de la institución matrimonial, además de explícito deseo cumplido, se hace en Ozon mucho más difuso, menos concreto: ¿actúa la protagonista movida por el simple (¡y tanto!) deseo sexual, o más bien le seduce la idea de obtener un dividendo por tales retozos? ¿Es la suya una actitud de provocación a la educación burguesa recibida? ¿O sólo una pirueta peligrosa en los límites de una sociedad que ya no tiene a la privacidad como una de sus conquistas? Mucho más posmoderno que Bertrand Tavernier cuando aborda la vida de jóvenes bienestantes, Ozon se limita a mostrar esta historia de despertar al sexo sin juzgar a su personaje; él simplemente no se pronuncia. Y de las opacidades de su propuesta, el espectador siente surgir algo oscuro pero poderoso, terrible pero seductor que lo está interpelando.(FOTOGRAMAS).


......François Ozon es un guionista y realizador con oficio, al que le gustan las historias algo retorcidas que exploran las pulsiones oscuras de personajes supuestamente respetables, casi siempre de clase media, y en ellas hace especial hincapié en unas inclinaciones sexuales que se suelen salir de lo convencional. Con este planteamiento sus películas inicialmente mostraron un interés reducido -Bajo la arenaSwimming Pool-, aunque a veces lograba destacar por sus repartos -8 mujeres-, hasta alcanzar un dominio de la puesta en escena que logró su máxima expresión en En la casa, adaptación de la obra de teatro de Juan Mayorga.
Con Joven y bonita, sigue su línea de historias extremas con gran carga sexual, donde el virtuosismo narrativo no logra ocultar las carencias antropológicas. Choca desde el principio la personalidad de la protagonista –la hasta hora desconocida Marine Vacht–, que no muestra jamás un rasgo que no sea profundamente egocéntrico, y cuyas motivaciones en su aventura de prostitución nunca quedan del todo claras, más allá de un lánguido aburrimiento y del deseo de experimentar el placer y la aventura, dejando de lado cualquier consideración moral, aquello es puro nihilismo, no hay espacio para la amistad, el amor romántico o familiar, no digamos por otros seres humanos. Y al igual que ocurría en En la casa, a los padres sólo les cabe la sorpresa por la deriva vital que ha tomado su hija, sin un ejercicio serio por interrogarse acerca de cómo las cosas han podido discurrir del modo en que lo han hecho.(DE CINE 21).


Arranca Joven y bonita con un prólogo denouvelle vague luminosa: una chica de 17 años pasa el verano con su familia y pierde la virginidad con su novio. De pronto, el filme se coloca en un lugar muchísimo más oscuro: la misma adolescente, con el otoño, se descubre ejerciendo la prostitución de lujo. En este juego de contradicciones se sustenta el metraje: una chica perfecta se adentra, sin aparente necesidad (dejan claro que es de clase acomodada), en un mundo sórdido que, más contradicción, parece que disfruta. ¿Es el dinero? ¿El riesgo? ¿El sexo? Una pequeña pista: en el final, tendidas en la cama, lasoberbia Marine Vacth habla con Charlotte Rampling y cuando parece que todo se va a aclarar, la maestra desaparece.(CINEMANIA).

No hay comentarios:

Publicar un comentario