Seguidores

lunes, 30 de junio de 2014

EL SUEÑO DE ELLIS




Película: El sueño de Ellis. Título original: The immigrant. AKA:Lowlife. Dirección: James GrayPaís: USAAño: 2013. Duración:120 min. Género: DramaromanceInterpretación: Marion Cotillard (Ewa Cybulska), Joaquin Phoenix (Bruno Weiss), Jeremy Renner (Orlando el Mago), Dagmara Dominczyk (Belva), Angela Sarafyan (Magda), Jicky Schnee (Clara). Guion: James Gray y Richard Menello. Producción: James Gray, Greg Shapiro, Anthony Katagas y Christopher Woodrow. Música: Chris Spelman.  Fotografía: Darius Khondji. Montaje: John Axelrad y Kayla Emter. Diseño de producción:Happy Massee. Vestuario: Patricia Norris. Distribuidora: Vértigo FilmsEstreno en USA:23 Mayo 2014. Estreno en España: 27 Junio 2014.

Año 1921. Ewa y su hermana Magda dejan su Polonia natal por la tierra prometida, Nueva York. Cuando llegan a Ellis Island, Magda, enferma de tuberculosis, es colocada en cuarentena. Ewa, sola y desamparada, cae en manos de Bruno, un rufián sin escrúpulos. Para salvar a su hermana, Ewa está dispuesta a aceptar todos los sacrificios y se entrega resignada a la prostitución. La llegada de Orlando, ilusionista y primo de Bruno, le da confianza y esperanza de días mejores. Pero eso era sin contar con los celos de Bruno…


Por su conexión con el momento de crisis e inmigración que vivimos y por la calidad del reparto, con Marion CotillardJoaquin Phoenix, un habitual deJames Gray, y Jeremy Renner a la cabeza, la película tenía muchos elementos para triunfar en las secciones oficiales de Cannes y Sevilla. Además, la fotografía de Darius Khondji recrea con desolación el ambiente del Lower East Side y tiene corte clásico con predominio de los géneros romántico y drama repletos de sentimientos fuertes y netos como la culpa, el arrepentimiento y el perdón.
Pero la narrativa tiene trampantojos y lagunas; se le ve venir desde el principio, y los personajes están apenas bosquejados, son arquetípicos y su evolución es poco creíble. Por eso no ha recibido parabienes de los jurados. Marion Cotillard -que a Gray le recordó a Renée Falconetti en La pasión de Juana de Arco, de Dreyer-, conmueve por su pureza frente al calvario que le toca vivir, pero su inocencia y piedad resultan demasiado pasivas y lacrimógenas; Joaquin Phoenix está excesivo, como lastrado por su reciente interpretación en The Master, y Jeremy Renner tiene que hacer mucha magia para equilibrar tanto contraste.(FILA SIETE).


James Gray dice que el rostro de Marion Cotillard es como el de Renée Falconetti en 'La pasión de Juana de Arco' (Carl Th. Dreyer, 1928). Añadiríamos que, según el perfil que le iluminen, podría ser el de Lillian Gish o Janet Gaynor, y que así la filma Gray, feliz de haber encontrado la pureza virginal de una lágrima enormemente fotogénica, capaz de expresar el dolor del mundo con la lánguida expresividad de una mártir del cine mudo. Es obvio que el director de 'La noche es nuestra' (2007), tan aficionado a la cita culta y a la teorización a la francesa en las entrevistas, piensa en el melodrama clásico en 'El sueño de Ellis', y quizás el problema de la película sea ese.
Películas como 'Stella Dallas' (King Vidor, 1937) o 'Amarga victoria' (Edmund Goulding, 1939), con sus mujeres sufrientes y sacrificadas, no necesitaban pensar en sí mismas para resultar intensas. Y, a pesar de la perfección icónica de Cotillard, y de la sensibilidad de su interpretación y de la de Joaquin Phoenix, proxeneta que la rescata de la calle neoyorquina en los violentos años 20, da la impresión que 'El sueño de Ellis' es, más que un melodrama, un ensayo rumiante sobre el melodrama. Todo es hermoso y está en su sitio, pero sólo en su maravilloso tercio final la película alza el vuelo, y nos hace recordar que Gray ya había sabido tocarnos el corazón en 'Two Lovers' (2008).(FOTOGRAMAS).

Muchos somos los que admiramos el trabajo como cineasta de James Gray, y en cambio otros lo encuentran sólo correcto. (o sobrevalorado, que siempre nos gusta meter la pullita con este término) Hasta aquí todo bien, unos me votaréis positivo y otros negativo. Sería muy aburrido que todos pensásemos igual. 

Para mi James Gray es un gran, gran director de cine, de mis favoritos actuales. Es un director de la sobriedad, de la intensidad narrativa e interpretativa, angustioso, en constante tensión... Todas sus película logran, si no ser prácticamente redondas, sí ser de una gran coherencia.

En The Immigrant logra alcanzar una cima estética sencillamente deslumbrante, y por lo que leí en su día cuando pasó por Cannes, parece que lo único destacable para gran parte de la crítica, algo que me sorprende realmente, porque creo que es una película soberbia a todos los niveles.

James Gray se mete en un contexto histórico concreto, pero trasladando de nuevo muchas de sus temáticas ya tratadas en sus anteriores filmes (la familia) , y lo hace de una manera mucho más cruda y pesimista. Es un relato angustioso y desde el minuto uno en un pico de tensión altísimo de marca Gray. Capta tu atención desde el principio y no te suelta hasta el final, y luego se te queda rondando en la cabeza. Hay lugar incluso para el suspense más propio de thriller como en sus anteriores trabajos. Hay un nivel interpretativo sobresaliente, desgarrador. Secuencias de dejarte encogido en el sitio.

Quizá llegue en un momento equivocado, ya que creo que si se hubiese hecho, por ejemplo y sin irnos más lejos, en los años 90, la veríamos hoy en día como lo que es, casi un clásico. (CARLESPONJA.Sevilla).

No hay comentarios:

Publicar un comentario