Seguidores

lunes, 9 de junio de 2014

X-MEN :DÍAS DEL FUTURO PASADO



Película: X-Men: Días del futuro pasado. Título original: X-Men: Days of future past. Dirección: Bryan SingerPaís: USAAño: 2014.Duración: 132 min. Género: Acciónciencia-ficciónfantástico.Interpretación: Hugh Jackman (Logan / Lobezno), Jennifer Lawrence (Raven / Mística), Michael Fassbender (Erik Lehnsherr),James McAvoy (Charles Xavier), Halle Berry (Tormenta), Ian McKellen (Magneto), Patrick Stewart (Profesor X), Anna Paquin(Pícara), Ellen Page (Kitty Pryde), Shawn Ashmore (Bobby / Hombre de Hielo), Peter Dinklage (Dr. Bolívar Trask), Nicholas Hoult (Hank McCoy / Bestia), Omar Sy (Bishop), Daniel Cudmore (Coloso), Evan Peters (Mercurio), Lucas Till (Havok), Bingbing Fan (Blink). Guion: Simon Kinberg; basado en un argumento de Jane Goldman y Matthew Vaughn. Producción: Bryan Singer, Simon Kinberg, Lauren Shuler Donner, Hutch Parker. Música: John OttmanFotografía: Newton Thomas Sigel. Montaje:John Ottman.  Diseño de producción: John Myhre. Vestuario: Louise Mingenbach.  Distribuidora: Hispano FoxfilmEstreno en USA: 23 Mayo 2014. Estreno en España: 6 Junio 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.


Un insuperable grupo de X-Men lucha por la supervivencia de la especie en una guerra que se desarrolla en épocas diferentes. Los personajes de la trilogía original de “X-Men” unen sus fuerzas a las que ellos mismos poseían en el pasado, cuando eran más jóvenes —tal y como aparecen en “X-Men: Primera generación”—, para cambiar un importante acontecimiento histórico y librar una épica batalla que podría salvar nuestro futuro.


Bryan Singer es un director con altibajos, capaz de sorprenderte con maravillas como The Usual Suspects o con bazofias del calibre de Jack el Cazagigantes. Pero en el género de superhéroes (salvo contadas excepciones), es el mejor, con permiso de Nolan. 

X-Men: Días del futuro pasado es una vuelta a sus orígenes. Con la consciente profundidad que ya utilizó en su notable X2, Singer vuelve a demostrar que los X-Men son suyos. En 2011 Matthew Vaughn nos sorprendía con X-Men: Primera Generación, la cual era un soplo de aire fresco tras la mediocre X-Men 3. Si en aquella película Michael Fassbender demostraba al mundo por qué es uno de los mejores actores del planeta con su brillante Magneto, aquí es James McAvoy como Charles/Profesor X, quien se adueña de la función, dando un recital en un género poco propicio para ello. Ambos vuelven a demostrar aquí la enorme química que ya tenían en la anterior entrega. Los dos están sobresalientes con unos personajes perfectamente construidos.

La premisa, que juega con la doble narración tanto en el futuro como en 1973, funciona de forma excelente esta ocasión. En especial destacaría los últimos 20 minutos de metraje, en los que Singer demuestra un alarde técnico intercalando ambas líneas narrativas a la perfección, sin ningún tipo de fisuras. Chapó. El guión no falla en ningún momento, lo que en mi opinión es la clave de la película.

Para las típicas preguntas...tanto Patrick Stewart como Sir Ian McKellen están soberbios, como siempre. Hugh Jackman nos enseña su mejor Lobezno, en una película en la que de verdad puede demostrar todos los matices que quiere dar a su personaje. Jennifer Lawrence, Mística, de la que no negaré ser un enorme fan y admirador, se adueña de la pantalla en cada una de las escenas en las que toma parte. Especial atención a sus peleas acrobáticas...todo un regalo para la vista del espectador (masculino, mayoritariamente). Peter Dinklage, el brutal Tyrion en Juego de Tronos, también da todo lo que sabe (que es mucho) detrás de la cámara como Bolivar Trask, el principal antagonista. El resto de aspectos técnicos, desde banda sonora hasta los efectos especiales, más que correctos, aunque no negaré que la maravillosa banda sonora de First Class se echa de menos (y más aún el tema de Magneto).(INGELHEIM.Madrid)-


En 1981, la aventura en dos entregas “Días del futuro pasado”, publicada en los nº 141 y 142 delcomic-book“The Uncanny X-Men”, correspondiente a la etapa en que el guionista Chris Claremont y el dibujante John Byrne revitalizaron la serie, proporcionó a los lectores de tebeos súper-heroicos el placer de toparse con una estimulante encrucijada: un momento clave en una cosmogonía compleja, capaz de abrir futuras dimensiones inéditas en el universo Marvel. Bryan Singer utiliza una lectura de ese mitificado acontecimiento para atar cabos en una franquicia que se ha ido desdoblando en un juego de espejos, flash-backs y aventuras individuales (Lobezno).
“X-Men: Días del futuro pasado” tiene una obertura frenética, con ese enfrentamiento con los Centinelas en una realidad apocalíptica con más agujeros cuánticos que un queso emmental, pero no es el empeño sostenido por el más difícil todavía lo que provoca un cierto desapego del espectador ante el recital de prodigios. El talón de Aquiles del conjunto es la incapacidad del director por aportar una impronta estilística personal: las formas son funcionales y genéricas. Esto no es, en definitiva, el “Godzilla” de Gareth Edwards, ni lo que podría haber sido el “Ant-Man” de Edgard Wright. En Marvel puede más la marca que la ejecución personal.(FOTOGRAMAS).


.....El resultado es una muy buena película de superhéroes a la que además le aplaudo su capacidad para mostrar alternativas y personalidad propia frente a Los Vengadores. La mejor de toda la saga cinematográfica de mutantes. No es ni mejor ni peor que el cómic, porque su naturaleza como adaptación cinematográfica la sitúa fuera de ese tipo de comparaciones con una creación de otro medio. Es la mejor adaptación posible del cómic al cine, eso sí lo tengo claro.
Es un soplo revitalizador para una franquicia que estaba en un momento comprometido, tras el encadenamiento de fiascos de X-Men: la decisión final y la primera película de Lobezno, y después de que X-Men: Primera generación y la segunda película de Lobezno nos hicieran concebir ciertas esperanzas de revitalización de la propuesta que quedan plenamente confirmadas con este notable trabajo de Singer retomando las riendas de todo el asunto.
Lo que le falta es un tercer acto más potente, aunque el que tiene está bien e incluye una batalla épica en varias líneas temporales que está casi, casi, aunque no llega a alcanzarlo, al despliegue de acción épica de Los Vengadores o de Capitán América: el Soldado del invierno, que para mi gusto en sus desenlaces siguen estando algo por encima de esta nueva entrega de X-Men. Eso se debe, principalmente, a que el estilo Singer es más sobrio en las secuencias de acción, siempre lo ha sido, así que no creo que sea una pega, sino simplemente una nota de personalidad propia dentro de su propia concepción de lo que debe ser una película de superhéroes.
Por otra parte pienso que hace falta más Lobezno en ese tercer acto, que también habría ganado si hubieran recuperado el papel de Mercurio, en el que Evan Peters destaca como la mejor incorporación de esta entrega.(ACCIÓN DE CINE).

No hay comentarios:

Publicar un comentario