Seguidores

sábado, 19 de julio de 2014

EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS




Película: El amanecer del planeta de los simios. Título original:Dawn of the planet of the apes. Dirección: Matt ReevesPaís: USA.Año: 2014. Duración: 130 min. Género: Ciencia-ficciónacción.Interpretación: Andy Serkis (César), Jason Clarke (Malcolm), Kodi Smit-McPhee (Alexander), Gary Oldman (Dreyfus), Keri Russell  (Ellie), Toby Kebbell (Koba), Kirk Acevedo (Carver), Judy Greer(Cornelia). Guion: Mark Bomback, Rick Jaffa y Amanda Silver.  Producción: Peter Chernin, Dylan Clark, Rick Jaffa y Amanda Silver. Música: Michael GiacchinoFotografía: Michael Seresin. Montaje: William Hoy y Stan Salfas. Diseño de producción: James Chinlund. Vestuario: Melissa Bruning.Distribuidora: Hispano FoxfilmEstreno en USA: 11 Julio 2014. Estreno en España: 18 Julio 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.
Una creciente nación  de simios genéticamente evolucionados, bajo el mando de César, se ve amenazada por un grupo de seres humanos que ha sobrevivido al devastador virus desatado diez años atrás. Alcanzan una frágil paz poco duradera, ya que ambos bandos son llevados al borde de una guerra que decidirá cuál será la especie dominante de la Tierra.


Asi como "El Caballero Oscuro" mejoró la saga de Batman, dotándola de una mayor oscuridad, lo mismo ocurre con "El Amanecer del Planeta de los Simios".

La primera parte era una buena película, a pesar de que el plantel, a mi entender, no era el más propicio (salvo honrosas excepciones), tenía un buen guión, un buen ritmo, drama, acción y un final acorde, con esa escena en el puente o el "¡No!" de César, acorde con lo que debe ser esta saga.

Ahora nos encontramos unos años en el futuro y vemos la "evolución" de ambas especies, los humanos luchando por ser lo que eran, aunque saben que nunca volverán a los años de esplendor y los simios entendiendo su nuevo lugar en el planeta, como la futura especie dominante, que debe aprender de los decadentes humanos, pero sin caer en los errores que les llevan a su extinción.

César sigue siendo el centro del universo de la saga, es un verdadero caramelo en manos de cualquier director que sepa de esto y se ha aprovechado, es más expresivo, es más intenso, es más real, es más humano; por suerte, esta vez comparte protagonismo con otra joya de personaje: Koba, que está a su altura.

Mejoramos las actuaciones de la predecesora, tenemos un guión más oscuro e intenso, hay más acción y mejor, escenas realmente bien rodadas, de ésas que se te quedan años en la retina y dentro de 20 años cogerás y dirás "voy a verla de nuevo", hay drama, hay intriga, hay una buena BSO, unas cuantas sorpresas, personajes más profundos y más interesantes y un metraje adecuado, que no se hace largo ni corto, simplemente, adecuado. Y, lo mejor, es que esto no es el final, si "El Amanecer..." va por el mismo camino que la saga del "Batman" de Nolan, que hagan como César, no caer en los mismos errores que sus predecesores.

Que aprendan los que quieran a hacer una buena película de acción revienta-taquillas de que va esto.
(GINEUDEBREE Donostia).


El amanecer del planeta de los simios. Me gusta más que la anterior y tiene más acción.
Un muy buen ejemplo de tres cosas: 1.- Que las claves de serie B traducidas a presupuesto y explotación comercial de serie A pueden dar buenos resultados a veces; 2.- Que se puede emplear bien el avance tecnológico, por ejemplo en este caso la animación por captura de movimiento, de manera que se convierta en una herramienta muy útil, pero no en protagonista, de la fábula que se nos cuenta, y 3.- Que la serialización y secuelización de algunas propuestas cinematográficas, así como los remakes, no siempre tiene que ser inferiores a los títulos anteriores.
Personalmente El amanecer del planeta de los simios me ha gustado y entretenido más que la película anterior, porque es más cercana a las secuelas de la saga original, al mundo de la serie B facturada como serie A, y carece de la parte más de drama intimista que tenía, con el monillo arriba y abajo, El origen del planeta de los simios. Aquella otra me gustó, creo que es una buena película, pero esta me entretiene más. No creo que El amanecer del planeta de los simios sea mejor o peor que El origen del planeta de los simios, porque precisamente uno de los aciertos de esta nueva pieza de la saga radica en que es totalmente diferente en sus planteamientos a la anterior, con la que sin embargo enlaza y se combina perfectamente, partiendo de un tono que está en perfecta conjunción con la parte final de la misma, la batalla entre simios y humanos en el puente y el comienzo de la epidemia. Además ha un vínculo con El origen del planeta de los simios bien trazado con unas secuencias que sostienen la continuidad de la saga edificando la misma sobre el pasado de César....(ACCIÓN DE CINE).


.Convertida en una de las sagas (tal vez la crudeza comercial del término franquicia no sea incorrecta) más fecundas de la ciencia-ficción de los últimos 50 años, 'El Planeta de los Simios' sigue dando prueba de su proverbial capacidad para construir metáforas sobre nuestro devenir... y nuestro pasado, sobre todo. La secuela que ahora propone Matt Reeves parte del final de la entrega anterior, en el que la exitosa revuelta emprendida por César (Serkis) libera a sus congéneres. Ahora estos viven en un mundo en el que impera una máxima rotunda (simio no mata simio) y en el que se desenvuelven en armonía: como en todo relato popular, aquí hay una Arcadia que se pierde por la irrupción de ese gran peligro que es el hombre.
Reeves, a quien, al fin y al cabo, no se le pide un discurso personal sino que sepa llevar a buen puerto un film ante todo espectacular, se las apaña no obstante para ir un poco más allá. Y lo hace a partir de situaciones que tienen ecos en otros géneros, como el western indio (qué otra cosa, sino, son esos blancos desvalidos que se adentran en territorio hostil; y esa ciudad/fuerte, San Francisco, acosada por los simios), para superar las rutinas de todo discurso fantacientífco. Y no sin contradicciones: la mayor tal vez sea, en un cine formalmente democrático como el americano, mostrar una comunidad presidida sabiamente por un único gobernante, evidente nostalgia de orden en un mundo en perenne peligro de entropía. Pero a la postre, el film demuestra sus bazas firmes en lo que es su razón última de ser: en las secuencias de acción, en la modulación constante de la amenaza armada (para los hombres, pero también para los simios), en la calculada ambigüedad ética en que se mueve este discurso sobre el Otro que no tiene trazas de agotarse.((FOTOGRAMAS).



....En un mundo arrasado por el virus de la escasez creativa (hablamos por supuesto de la auténtica crisis energética), una criatura abre los ojos y con voz profunda lanza un grito al aire que retumba por todos los rincones: Al carajo la teoría de la manta. Para taparte los pies no hay que renunciar a la cobertura de la cabeza. Volviendo al tema: Una película con la etiqueta ''palomitera'' no tiene por qué prescindir de características que supuestamente (y siempre bajo el prisma de los más cortos de vista) irían en contra de su naturaleza, esto es, recaudar en taquilla. En este sentido, 'El amanecer del planeta de los simios' se descubre como un producto cinematográfico apabullantemente completo. Con sus defectos, sí (por ejemplo, y aunque el factor humano esté cuidadísimo, los humanos, los de verdad, quedan un poco desdibujados), pero luciendo todo lo que una gran cinta (sin catalogaciones que valgan) debería tener. Con nervio, músculo y materia gris. Variando el orden, puliendo la alquimia de su combinación, Matt Reeves, monstruoso monstruo, parece saber siempre qué movimientos le llevarán al éxito. El resultado es una diversión inteligente y trepidante; un espectáculo mayúsculo, grande en casi todos los sentidos......(EL SEPTIMO ARTE).

No hay comentarios:

Publicar un comentario