Seguidores

jueves, 30 de octubre de 2014

DOS DÍAS ,UNA NOCHE



Película: Dos días, una noche. Título original: Deux jours, une nuit.Título internacional: Two days, one night. Dirección y guion:Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne. Países: BélgicaFrancia eItalia. Año: 2014. Duración: 95 min. Género: Drama.Interpretación: Marion Cotillard (Sandra), Fabrizio Rongione (Manu), Pili Groyne (Estelle), Simon Caudry (Maxime).Producción: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne y Denis Freyd.Fotografía: Alain Marcoen. Montaje: Marie-Hélène Dozo. Diseño de producción: Igor Gabriel. Vestuario: Maïra Rameddhan-Levi. Distribuidora: Wanda Visión. Estreno en España: 24 Octubre 2014.

Sinopsis
Sandra, con la ayuda de su esposo, tiene sólo un fin de semana para ir a ver a sus colegas y convencerles de que renuncien a su paga extra para que ella pueda conservar su trabajo.
....Los Dardenne plasman de una manera muy certera nuestra dualidad humana. Todos somos tanto buenas personas como egoístas. Sin embargo, es sólo en el momento en el cual únicamente podemos ser una de las dos cosas cuando sale a relucir nuestra faceta predominante; consecuencia de todo lo vivido, y de nuestra personalidad innata, claro está.

Por otra parte, hay una tercera variable, y es la que abarca lo que piensa la gente. Nos afecta muchísimo la opinión de los demás y dependemos de ella. De hecho, vemos a la mayor parte de los empleados preguntar por cuanta gente se ha unido a la causa. Muchas veces tomamos decisiones en nuestro día a día pensando que una persona como individuo no puede cambiar nada y cedemos nuestra opinión a una mayoría, por simple comodidad.

Hay que decir que muy pocos se atreverían de verdad a hacer lo que Sandra. Por desgracia hoy vivimos en una sociedad en la que a muchos les avergüenza su situación, y muchos estamos dispuestos en multitud de ocasiones a perder antes la esperanza que nuestro orgullo.(JOAN GILABERT.valencia).
......Y si bien esta cinta pudiera parecer una mera película panfletaria sobre las injusticias laborales de la crisis, nos encontramos con un rico tapiz de sugerencias y sinsabores que nos llega directamente al corazón. La lucha de una trabajadora a la que acaban de despedir – porque sus compañeros han optado por cobrar su prima salarial en vez de renunciar a ella para que no la despidan – por conseguir que la rea

Porque si bien parece una obra de tesis, en realidad es un retablo abierto sobre las complejidades laborales del mundo depredador y cainita de hoy, donde la falta de empatía y compañerismo señorean a sus anchas y el hombre es lobo para el hombre, sin concesiones, ni gazmoñerías, ni trabas. Es la ley del más fuerte, del individualismo y la codicia. El dinero lo es todo y los altos ideales son para los que se los puedan pagar. No hay nada gratis en el microcosmos laboral de hoy, todo está tasado, hasta al afecto y la conmiseración.Y esta brillante cinta alcanza cuotas pasmosas e inolvidables de veracidad y convicción gracias a la inconmensurable presencia de Marion Cotillard: ella está perfecta, intensa, vulnerable, derrotada y tozuda, noble y herida, rota e inquebrantable a la vez. Ella es una lección de cine y de humanidad. No se la pierdan.(ANTONALVA. Madrid)


.....En el cine de los Dardenne, los protagonistas suelen verse encarados a un conflicto ético en un escenario de precariedad social. En Dos días, una noche no es tanto la protagonista como su entorno quien se enfronta a un dilema. La película podría haberse estructurado en torno a la disyuntiva a la que se ven abocados los colegas de Sandra: decidir entre el compañerismo laboral o el estatus social. Pero a los directores no les interesa encarar el film hacia este camino, ni mucho menos elaborar un discurso moralista y aleccionador al respecto. Por el contrario, acompañan a Sandra para escuchar todas y cada una de las razones de los trabajadores que, por las circunstancias del momento, quizá no se pueden permitir el lujo de renunciar a un extra del sueldo aunque ello repercuta en otra compañera. 

El puerta a puerta que realiza Sandra es también una manera de ampliar el retrato de una comunidad afectada por la crisis, en la que acaba siendo la película más coral de los belgas. El film, sin embargo, queda lejos de convertirse en un 12 hombres sin piedad de la solidaridad obrera donde la protagonista va convenciendo uno a uno a quienes tienen que votar en su favor en una carrera contrarreloj hacia la victoria final. La tensión en este sentido se mantiene a lo largo del film y permite reivindicar la importancia de los votos individuales en cualquier consulta de la magnitud que sea. Porque, a su manera, Dos días, una noche también habla de estas nuevas formas de practicar política que han surgido desde abajo, en torno a causas muy concretas y sin contar con profesionales de los partidos. 

Como todos los protagonistas del cine de los Dardenne, Sandra tiene poco de heroína de clase obrera de una sola pieza. Para los directores, la victoria de Sandra no radica en el resultado de la votación que le permitirá conservar o no su trabajo sino en todo el proceso de concienciación y lucha en que se implica para llevarla a cabo. (SENSACINE).

No hay comentarios:

Publicar un comentario