Seguidores

sábado, 20 de diciembre de 2014

EL HOBBIT:LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS



Película en 3D: El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos. Título original: The hobbit: The battle of the five armies. Dirección: Peter JacksonPaís: Nueva Zelanda y USAAño: 2014. Duración: 144 min. Género: AventurasfantásticoInterpretación: Martin Freeman (Bilbo), Ian McKellen (Gandalf), Richard Armitage(Thorin), Cate Blanchett (Galadriel), Orlando Bloom (Legolas), Christopher Lee (Saruman), Evangeline Lilly (Tauriel), Luke Evans(Bardo), Lee Pace (Thranduil), Aidan Turner (Kili). Guion: Fran Walsh, Philippa Boyens, Peter Jackson y Guillermo del Toro; basado en la novela de J.R.R. Tolkien. Producción: Peter Jackson, Carolynne Cunningham, Zane Weiner y Fran Walsh. Música: Howard ShoreDistribuidora: Warner Bros. Pictures International EspañaEstreno en España: 17 Diciembre 2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Sinopsis
Tras las dos primeras entregas —“Un viaje inesperado” (2012) y “La desolación de Smaug” (2013)— llega el final de la épica trilogía dedicada a las aventuras de Bilbo.
Cuando reclamaron su patria al dragón Smaug, la Compañía desató sin querer una fuerza malvada en el mundo. Furioso, Smaug descarga llamaradas de ira sobre los habitantes indefensos de Ciudad del Lago. Thorin, consumido por la obsesión de reclamar su tesoro, sacrifica la amistad y el honor mientras los frenéticos intentos de Bilbo por hacerle entrar en razón llevan al hobbit a tomar una decisión arriesgada y peligrosa; pero las amenazas que les esperan son aún mayores. Sauron, el mayor adversario de todos, ha enviado legiones de orcos a un ataque furtivo en la Montaña Solitaria sin que nadie se entere, salvo el mago Gandalf. A medida que el mal se cierne sobre su creciente conflicto, las razas de los enanos, los elfos y los hombres tienen que decidir si aúnan sus fuerzas o se abandonan a la destrucción. De repente, Bilbo tiene que luchar por su vida y la de sus amigos en la épica batalla de los cinco ejércitos, mientras el futuro de la Tierra Media pende de un hilo.


Peter Jackson concluye su paso por la Tierra Media, con una apasionante película completamente entregada al entretenimiento, técnicamente impecable, pero no tan redonda como sus antecesoras gracias a su propósito de ser un gran cierre. Sin embargo ese pequeño detalle no impedimenta que sea en general un filme emocionante y entretenido, cuyo visionado es similar al trayecto de una montaña rusa que no te deja respirar, especialmente durante su segunda mitad.

La audiencia que no conectó con las dos anteriores, no tiene oportunidad de hacerlo aquí pues más que una película convencional, en donde se van conociendo los pormenores de la historia y sus personajes, es un gran desenlace de aire caótico lleno de emociones y acción frenética. Una cinta de guerra que arranca con un pequeño segmento de acción, para posteriormente concentrarse en construir con un maravilloso suspenso, un segundo acto bélico e inminente que en varias ocasiones roba el aliento, ya sea por lo emocionante de su historia o por lo exuberante de su concepción audiovisual.

Con efectos visuales de primer nivel, un diseño sonoro espectacular y una dirección artística inteligente que se convierte en un personaje más de la historia, esta conclusión, que quizá resulte imperfecta para el público más exigente, es sin duda un broche de oro excepcional lleno de grandes momentos; majestuosa, emocional, épica y perfecta para decir adiós al mundo creado por Tolkien y hermosamente adaptado al cine por Peter Jackson.(Charco sombrio).


.....Un guión bien trenzado, donde la ambición del oro ocupa el lugar que en El Señor de los Anillostenía el atractivo fatal del Anillo Único, y en que la amistad, el amor, y el aprecio del hogar son poderosas razones por las que actuar con espíritu de sacrificio, es plasmado en vistosas imágenes por el director neozelandés, que imprime un formidable aire épico a las escenas de la gran batalla, incluidos los duelos individuales, verdaderamente sobrecogedores y de enorme fuerza visual.....(DE CINE 21).


El Hobbit la batalla de los cinco ejércitos. La mejor de las tres y tan buena como la tercera de los anillos.
Le han hecho falta seis películas, pero finalmente Peter Jackson le ha pillado el punto a esto de la Tierra Media de Tolkien en esta tercera entrega. La clave está posiblemente en que se ha decidido a darle protagonismo a los enanos, a través de Thorin, que acertadamente se revela aquí como el legítimo protagonista de esta trilogía junto con Bardo, que ocupa el protagonismo en el espectacular prólogo del ataque del dragón.
Lo que menos me ha convencido son las acrobacias de dibujo animado con alma de videojuego de Legolas, cuya resolución visualmente poco convincente afecta también al ataque de los enanos con los carneros contra la torre de Azog. Pero en general la película es de lo mejor que ha hecho Jackson.....(REVISTA ACCIÓN).


...Quienes sigan creyendo en la estrategia Jackson encontrarán aquí la reafirmación de sus certezas, pues esta película no es ni mejor ni peor que las que la anteceden en esta trilogía. 'El Señor de los Anillos' era, sin duda, otro cantar. 'El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos' es, simplemente, más de lo mismo: la extenuación de un lógica establecida tres años atrás. El resto de espectadores no podrán sino constatar, a través de este recital dominado por reiterativas escenas de batalla, hasta qué punto lo que fue estilo se ha convertido en retórica.La manera de rodar del cineasta no ha variado en lo sustancial, pero ha dejado de proponer soluciones imaginativas –como las del clímax sobre el Empire State de 'King Kong' (2005)–, y ha pasado a tratarlo todo con la misma grandilocuencia, lejos del juego de tonos que hacía posible formular el conmovedor lamento por el hijo muerto de Theoden en 'El Señor de los Anillos: Las Dos Torres' (2002).....(FOTOGRAMAS).

sábado, 6 de diciembre de 2014

EXODUS :DIOSES Y REYES






.Película: Exodus: Dioses y reyes. Título original: Exodus: Gods and kings. Dirección: Ridley Scott. Países: Reino Unido, USA yEspaña. Año: 2014. Duración: 150 min. Género: Drama.Interpretación: Christian Bale (Moisés), Joel Edgerton (Ramsés), John Turturro (Seti), Aaron Paul (Josué), Ben Mendelsohn (Hegep), Sigourney Weaver (Tuya), Ben Kingsley (Nun), María Valverde (Séfora). Guion: Steven Zaillian, Adam Cooper, Bill Collage y Jeffrey Caine. Producción: Peter Chernin, Ridley Scott, Jenno Topping, Michael Schaefer y Mark Huffam. Música: Alberto IglesiasFotografía:Dariusz Wolski. Montaje: Billy Rich. Diseño de producción: Arthur Max. Vestuario: Janty Yates. Distribuidora: Hispano Foxfilm. Estreno en España: 5 Diciembre 2014.Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Sinopsis
“Exodus: Dioses y reyes” narra la historia de un hombre cuyo coraje desafió a un imperio. El director Ridley Scott da nueva vida a la historia del desafiante líder Moisés y su rebelión contra el faraón Ramsés, liberando a 400.000 esclavos en una épica huida de Egipto tras un terrorífico ciclo de mortíferas plagas.


....Estructuralmente el guión firmado por Adam CooperBill CollageJeffrey Caine y Steven Zaillianestá construido alrededor del antagonismo-rivalidad-afecto fraterno de Moisés y Ramsés, un tema con el que Ridley Scott parece haber enganchado especialmente, no en balde él estaba muy unido a su hermano Tony, también director, que se suicidó hace dos años, y a quien dedica el film. Y por otro lado, se encuentra todo el conflicto interior de Moisés, su viaje y peregrinación de autodescubrimiento, acerca de quién es y lo que debe hacer, con la especial intimidad que le une a Dios, cuyas acciones, a veces terribles, no siempre entiende o comparte, aunque se dejará ganar y guiar por la fe –frente a la tentación de confiar en su pericia militar–, para poder hacer luego lo propio con los hebreos, ejerciendo de auténtico líder. Christian Bale hace un magnífico trabajo, y su némesis, interpretado por Joel Edgerton, también entrega una gran actuación.
Estos mimbres fuertes pueden afectar al hecho de que otros sean más livianos, pues algunos personajes se encuentran bastante desdibujados, apenas trazados con un par de líneas. Los que mejor logran superar este handicap son tal vez John Turturro, el Faraón padre, y María Valverde, la esposa de Moisés, el resto –Sigourney WeaverAaron PaulBen KingsleyHiam Abbas...–, simplemente, están ahí, con su poderosa presencia.
Pero verdaderamente el capítulo en que el film se muestra verdaderamente sobresaliente es el visual, que acrecienta el carácter de epopeya de la cinta, y donde da “sopas con honda” a la reciente Noé. Ridley Scott usa bien el 3D para dar profundidad a las escenas de masas, y los efectos especiales y el diseño de producción nos sumergen de lleno en el antiguo Egipto y en el desierto, las plagas y el paso del mar Rojo son de una increíble espectacularidad, con elementos como las gaviotas en el cielo encapotado que conceden a los planos un aire muy especial.
Por concepción y temática, la película de Ridley Scott que más conecta con Exodus: Dioses y reyes, es El reino de los cielos, pero el cineasta británico sale mejor parado de la empresa que nos ocupa, por la fuerza y coherencia de la historia, y por el enorme carisma de Bale, mucho mayor que el de Orlando Bloom.(DE CINE 21).


Éxodo dioses y reyes. Más sólida y madura que Gladiator aunque también más fría.
Espectacular y muy bien dirigida, esta versión de la trama de Moisés que ya conocemos se enfrenta al reto de encontrar su propia personalidad más allá de todos los estereotipos e imágenes asumidas por un público que además tiene en la cabeza su propia versión de la historia que Ridley Scott pretende contarnos. Entran ademas en juego todo tipo de idealizaciones y prejuicios a favor o en contra de la vertiente mítica o religiosa incorporada al relato. Añadan a todo eso que si usted cree en Dios, o en cualquier equivalente de entidad creadora supranatural seguramente tendrá su propia imagen del mismo, lo cual complica mucho más todo el asunto porque obviamente Scott no puede tirar a estas alturas de la versión pirotécnica que aplicara a este mismo tema Cecil B. de Mille en Los diez mandamientos. No es viable y no puede funcionar, por mucho que todos sigamos recordando aquella versión del tema que vimos siendo niños o muy jóvenes y recordemos al impresionante Charlton Heston abriendo las aguas con su bastón. Esta es otra época, otro público mucho más escéptico y encima adicto a los documentales de recreación histórica de Nacional Geographic. Scott sale de todo este lío connota alta, pero para ello ya tenido que rebajar el tono épico que caracterizada Gladiator y buscar su camino hacia una mayor verosimilitud de la propuesta trabajando sobre actores y equilibrando muy bien los fragmentos épicos de batalla, plagas y prodigios varios con lo que realmente le interesa, que es el reto de creer o no creer, el sacrificio doble del héroe que alejado de su familia adoptiva egipcia, de su esposa y de su hijo, y convertido en líder de un pueblo al que en realidad no conoce para obedecer a un Dios al que no acaba de entender y con el que suele discutir amargamente. Creo que Christian Bale defiende muy bien ese papel incluso en los momentos más delicados por todo lo que he enumerado al principio, otro tanto se puede decir de su antagonista, un Ramses que a ratos se da cierto aire a Russell Crowe y al que Scott humaniza eficazmente a través de sus miedos con una escena que demuestra su notable talento como director, el faraón que intenta combatir la oscuridad encendiendo antorchas en un desesperado intento de proteger a su hijo. Scott maneja bien la elipsis, impone lo visual sobre lo verbal, y a cierta en muchas cosas, por ejemplo imponiendo un protagonismo del paisaje que me ya recordado Lawrence de Arabia, de David Lean. Pero falla en otras. No llega a desarrollar lo suficiente ningún personaje salvo Moisés y Ramses. Desperdicia a Sigourney Weaver. Y en su persecución de la credibilidad renuncia en exceso a lo épico, algo que ya le ocurrió en El reino de los cielos. Esta película es no obstante mejor que aquélla y mejor que Robin Hood. Y una vez más Scott reina en lo visual.(ACCION DE CINE)


Que Ridley Scott, el responsable de la resurrección del péplum con “Gladiator” (2000), sea ahora el director de una apuesta tan ambiciosa como el remake (de eso se trata en definitiva) de “Los Diez Mandamientos” (Cecil B. De Mille, 1956), no deja de tener su lógica. Lo que nos ofrece es un macroespectáculo digno de su cuerda megalómana, visualmente deslumbrante. Lo que entra ya en el terreno de lo discutible es su fervor por el realismo a ultranza en una historia no precisamente presidida por, como se decía antes, el aparato verosímil. El acento “kitsch” que embellecía el “kolossal” de antaño queda erradicado en su film, que parece pedir perdón cuando la fantasía ha de tomar plaza en la narración. La llegada del bebé a la orilla del río en un cesto queda relegado a un relato oral. El episodio de las tablas de la ley es brevísimo. La separación de las aguas aparece como un fenómeno natural, que concluye con algo parecido a un tsunami. Las plagas bíblicas son puro cine de catástrofes, muy brillante, sobre todo el ataque de los cocodrilos. Queda así la duda de si Scott era, de hecho, el realizador idóneo. ¿No habrían abordado mejor este mamut Steven Spielberg o Peter Jackson? Seguro que le habrían añadido lo que a la ensalada le falta: unos toques de magia.(FOTOGRAMAS).