Seguidores

miércoles, 18 de febrero de 2015

FOXCATCHER




Película: Foxcatcher. Dirección: Bennett MillerPaís: USAAño:2014. Duración: 129 min. Género: BiopicdramaInterpretación:Steve Carell (John du Pont), Channing Tatum (Mark Schultz), Mark Ruffalo (Dave Schultz), Sienna Miller (Nancy), Vanessa Redgrave  (Jean du Pont). Guion: E. Max Frye y Dan Futterman. Producción:Bennett Miller, Jon Kilik y Anthony Bregman. Música: Rob Simonsen. Fotografía: Greig Fraser. Distribuidora: Vértigo FilmsEstreno en España: 6 Febrero 2015. No recomendada para menores de 16 años.

Sinopsis
“Foxcatcher” está nominada a 5 Oscars: Mejor Actor (Steve Carell), Mejor Actor de Reparto (Mark Ruffalo), Mejor Director, Mejor Guion Original y Mejor Maquillaje.
Solo, hundido y sin recursos, el excampeón olímpico de lucha libre Mark Schultz es invitado por el millonario John du Pont para viajar a su lujosa finca y montar juntos un equipo para los Juegos de Seúl 1988. Mark aprovecha la oportunidad con la intención de salir también de la sombra de su popular hermano mayor David, prominente entrenador y ganador igualmente de la medalla olímpica. Pero una vez instalado en el centro de entrenamiento de la granja Foxcatcher, lo que en principio parece una relación de amistad y respeto mutuo se vuelve algo más oscuro debido a la personalidad explosiva de Du Pont y la presión psicológica que ejerce contra todos los de su alrededor.


'Foxcatcher' se alzó, hace ya un buen puñado de meses, con el premio a mejor director en el Festival de Cannes. Resulta sintomático que una película USA con el deporte como macguffin se impusiera en dicha categoría a otras películas aún menos convencionales y con una autoría y una realización más marcadas, más festivaleras si se prefiere. Es revelador, pues, la elección de Bennett Miller como ganador de dicho galardón, y quizá haya que buscar la explicación en la forma en que ha deconstruido (una vez más) el (sub)género deportivo, esta vez dejándolo en los huesos o, si se prefiere, en carne viva, para ofrecernos un retrato oscuro y turbio del Sueño Americano (así, con mayúsculas), alcanzando esa extraña maduración estilística y tonal que Miller ha confeccionado a través de una narración aséptica, distintiva, muy pertinente en la Historia que pretende contar y nunca arbitraria........(PABLERAS).http://www.asgeeks.es/ (España)


.......Junto a los logros de su reparto, la película despliega un ritmo envidiable en su manera de contar los hechos, y para alguien que desconozca la historia real en la que se basa y haya tenido buen cuidado de no destripársela viendo trailers o pateándose el argumento del derecho y del revés, tendrá un giro sorpresa final, un momento que se va construyendo parsimoniosamente, a un ritmo propio, sin acelerones ni búsqueda del camino fácil y trillado, sin caer en lo telefílmico, trabajando desde la sobriedad, alargando algunas secuencias hasta provocar la incomodidad del espectador, que se ve atrapado en contra de su propio criterio y personalidad en la vida del luchador abducido por esa falsa fachada de liderato y poder. Un ejemplo de ello es la secuencia de DuPont proponiendo a su pupilo que se tome confianza y le llame con los apodos que le dan sus amigos… Inquietante. Si un ricacho, jefecillo, jefezuelo o similar me suelta ese rollo tan imbécil, yo salto del helicóptero sin pensarlo dos veces.
Recomendable y necesaria para mantener un saludable escepticismo cínico frente a quienes se postulan como líderes, así en general, especialmente cuando salta a la vista que no están capacitados ni para liderar a la cremallera de sus pantalones y bajársela antes de ponerse a mear… por mucho dinero y/o enchufes que tengan.(ACCIÓN DE CINE).


La soledad es, a veces, una enfermedad moral. Lo peor que les puede pasar a dos hombres solos que se necesitan desesperadamente es que uno sea rico, y el otro, pobre. O al menos eso es lo que parece sugerir 'Foxcatcher', que tiende a interpretar la trágica historia de dependencia emocional entre un millonario excéntrico y un taciturno luchador olímpico como una metáfora de la explotación de la white trash bajo el yugo del capitalismo republicano. Es una manera de amplificar los decibelios ideológicos de una película que prefiere bajar la voz, reprimir la ira y filmar el drama de sus personajes en planos largos y con mucho aire alrededor, creando una perturbadora, sorda atmósfera de desasosiego.
Cuando Bennett Miller subraya la potencial dimensión política de la trama, le cuesta equilibrar la inmediata fascinación que despierta esta cruel relación sadomasoquista con el mensaje sobre el fracaso del Sueño Americano. 'Foxcatcher' funciona mucho mejor cuando lo grotesco de las situaciones, marcado por la protuberante prótesis nasal de un Carell con fantasías de Oscar y mirada rigurosamente amenazante, habla de la fragilidad de la condición humana, por mucho músculo que la disfrace. Y no se confundan: aquí quien da el do de pecho no es Carell, sino Channing Tatum.(FOTOGRAMAS).

No hay comentarios:

Publicar un comentario