Seguidores

sábado, 7 de marzo de 2015

CALVARY



Película: Calvary (Calvario). Dirección y guion: John Michael McDonagh. Países:Irlanda y Reino UnidoAño: 2014. Duración: 100 min. Género: Comedia negra.Interpretación: Brendan Gleeson (padre James), Chris O’Dowd (Jack), Kelly Reilly(Fiona), Aidan Gillen, Dylan Moran, Isaach De Bankolé, M. Emmet Walsh. Producción:Chris Clark, Flora Fernández Marengo y James Flynn. Música: Patrick Cassidy.Fotografía: Larry Smith. Montaje: Chris Gill. Diseño de producción: Mark Geraghty.Vestuario: Eimer Ni Mhaoldomhnaigh. Distribuidora: Hispano FoxfilmEstreno en España: 6 Marzo 2015. No recomendada para menores de 16 años.

Sinopsis
El padre James es un buen sacerdote que se enfrenta a una angustiosa situación provocada por uno de sus feligreses. Aunque sigue reconfortando a su frágil hija (Kelly Reilly) y ayudando a sus fieles en sus diferentes problemas, tiene el presentimiento de que una fuerza siniestra se le aproxima y comienza a preguntarse si tendría el valor de hacer frente a su propio calvario.


Calvary es la segunda película de McDonagh, y la segunda del mismo que veo, tras la más que notable The Guard. He de reconocer que lo que me llevo a ver esta película fue el buen recuerdo que tenía de aquella, pues ni la temática ni el argumento me llamaban mucho. 

Pero no me ha decepcionado ni mucho menos. Hay muchos puntos en común entre The Guard y Calvary. La recreación de la Irlanda rural y esos personajes límites, esos diáologos ácidos, ese humor negro, la descripción de personajes... Muchos puntos en común que le dan cierto aire de familia y que sin duda llevan el sello del autor. 

No obstante el tono de ambas películas es distinto. Si en The Guard optaba por la comedia con tonte surrealistas mucho humor negro y situaciones algo más trilladas aunque barnizadas con ese tinte de costumbrismo irlandés, en Calvary opta por un tono más íntimo, más melancólico, más intimista, aunque sin renunciar a algunos golpes de humor. 

El resultado es una película interesante, unos diálogos sobresaliente, y una narración muy particular de la que empiezo a hacerme seguidor, es uan película de ritmo sosegado y tranquilo pero incesante, las cosas discurren con cierta tranquidad, con cierto tempo, con cierta cadencia que te lleva a asimilarlas con sencillez pero sin caer en la lentitud. 

Un propuesta interesante y diferente sustentada sobre la virtud del perdón. (DYONYSOS.Almeria)

Película irlandesa con cura de pueblo. Trama de abusos a menores por parte de un miembro de la iglesia. Cinta con Brendan Gleeson encarnando la quintaesencia de Irlanda. Cada una de estas tres categorías casi parece un microgénero en sí mismo. Así que 'Calvary' parte con el viento de cara: es como si ya la hubiéramos visto. Pero no. Si Hitchcock decía que era más interesante partir de un cliché para terminar en otro sitio, que no empezar en otro sitio para acabar en un cliché, este film de John Michael McDonagh es un ejemplo palmario. Cada una de sus secuencias comienza insinuándose como un lugar común sobre los confictos de un párroco rural y acaba convertida en una desconcertante parábola que combina pesimismo, ambigüedad moral y humor fúnebre.
Todo el conjunto, además, acaba tendiendo hacia una extraña abstracción que anula el enfoque costumbrista que los escenarios y los personajes parecen requerir. Raro juego de equilibrios entre el thriller estilizado, la comedia oblicua y el drama interior, los muy curiosos debates intestinos del padre James Lavelle abrillantan unos contenidos que con otro tratamiento serían una pesadez. Que un film convierta
temas como el suicidio, los malos tratos, el asesinato o la mala conciencia de los ricos en asuntos del día a día, y no en el epicentro de un drama, no es algo que se vea a menudo.(FOTOGRAMAS)

......Hay un par de tramos en los que la película pierde algo de ritmo, sobre todo con la historia de la hija o cuando se pone demasiado contemplativa, pero en general es una maravilla que está muy por encima de la media de lo que podemos ver en nuestras salas de cine, aunque sólo sea por ver la lección interpretativa que da Gleeson, que incluso tiene una escena cara a cara con su hijo en la vida real, Domhall, y que nos recuerda que deberían darle más papeles protagonistas. Parece que McDonagh tiene claro a quién quiere para protagonizar sus historias y se lo agradecemos, pero estaría bien que no fuese el único. Y estaría bien que más directores y guionistas se lanzasen a hacer películas tan potentes y valientes como ésta, que no dejará a nadie indiferente y que nos ofrece algo distinto. Si quieren una película para todos los públicos, quizá ésta no sea la mejor opción.(ACCIÓN DE CINE)

2 comentarios:

  1. Es muy interesante,dentro de lo que se ha estrenado esta semana.Un saludo,Beatriz

    ResponderEliminar