Seguidores

lunes, 16 de marzo de 2015

NEGOCIADOR



Película: Negociador. Dirección y guion: Borja Cobeaga. País: EspañaAño: 2014.Duración: 80 min. Género: Comedia dramáticaInterpretación: Ramón Barea, Josean Bengoetxea, Carlos Areces, Melina Matthews, Jöns Pappila. Producción: Borja Cobeaga y Nahikari Ipiña. Música: Aránzazu Calleja. Fotografía: Jon D. Domínguez. Montaje:Carolina Martínez. Distribuidora: AvalonEstreno en España: 13 Marzo 2015. No recomendada para menores de 12 años.

Sinopsis
Manu Aranguren es un político vasco que ejerce de interlocutor del Gobierno español en las negociaciones con ETA. Lejos de ser un acto solemne y calculado, pronto se verá que las casualidades, los errores o los malentendidos marcarán el diálogo entre ambas partes. Y que la relación personal entre negociadores será clave para la resolución del conflicto.

......Negociador es una producción modesta económicamente, rodada con pocos actores y los escenarios imprescindibles. Cobeaga, consciente de la gravedad del tema que tiene entre manos, opta con inteligencia por la modestia abarcadora, pasajes divertidos de tipismo muy vasco y muy español –ese miedo exacerbado al ridículo que tan bien nos define–, pero que no conviertan el film en un despiporre poco adecuado. El laconismo de Ramón Barea yJosean Bengoetxea ayuda, mientras que los modos más exagerados de Carlos Areces, resultan medidos. La cinta funciona en líneas generales, aunque esa necesidad de acelerar y pisar el freno no deja de pesar un poco.
Así que el director concibe momentos surrealistas, las cosas discurren suavemente, se plantean las contradicciones y las coincidencias entre las partes enfrentadas. No cae en la equidistancia, sabe poner banderillas en los momentos adecuados, la inesperada escena del restaurante con el camarero de Logroño; pero a la vez señala la necesidad de hablar, de acercarse, de conocerse, y esto sin ingenuidades, con sutileza no se evita la mención del miedo al tiro en la nuca, el luto o las acciones policiales. La estructura circular, el film acaba como empieza, subraya que cualquier avance, por pequeño que parezca, es algo.(DE CINE 21).

Mientras en el guión de 'Ocho apellidos vascos' (E. Martínez-Lázaro, 2014) continuó sacándole chispa al atrevimiento que, hace mas de una década, tuvo junto a Diego San José de hacer humor con lo vasco, Borja Cobeaga demuestra en 'Negociador' estar en otro sitio más avanzado. Ahora no se trata de sacar el chiste a lo sagrado, sino de buscar la fina línea que separa la épica del patetismo. Aparcado el culto a la comedia clásica, contemplando con justa distancia el llamado posthumor, Cobeaga incide en la fructífera senda apuntada en su corto 'Democracia' (2013): reírse de los políticos está muy visto, es terreno de chiste de bar, veamos qué se puede hacer con el despojamiento de los (supuestos) héroes, sean del signo que sean. Y con una puesta en escena desnuda, con una cuidada dosifcación del tiempo y el silencio que crean una extraña tensión (y ahí están Jacques Tati o Aki Kaurismäki como referentes), y tres actores en perfecta sintonía, puede aforar otra risa y, sobre todo, el componente doméstico, absurdo, de los buscadores de glorias.
Con una estructura de sketches no televisivos, dejando que su habilidad con los diálogos tome esporádico y desternillante protagonismo, Cobeaga evita el posicionamiento político y también la equidistancia. No es cobardía, sino valentía y perspicacia. Y hace reír, y mucho, con un punto desolador.(FOTOGRAMAS).

.....Negociador parte de una situación dramática y seria, pero sitúa su centro en sus márgenes, donde encuentra las miserias de lo doméstico, de lo cutre, de lo habitual. La película trata, por ejemplo, de absurdas luchas dialécticas acerca de terminologías cuyos matices y reivindicaciones solo se diferencian en un idioma; también habla de dos altos cargos implicados en una negociación de Estado pero a quienes sus honorarios no les alcanza para pagar un café; incluso, la película muestra cómo el representante del Gobierno español acepta y pone en práctica los consejos laborales que ha recibido de una prostituta. Y es que cuando habla de su película, Cobeaga repite en numerosas ocasiones el calificativo “comedia seca”, una comedia que genera un humor que no consiste en una carcajada continua, sino en una sucesión de situaciones patéticas y absurdas (casi costumbristas) ante las que el espectador no puede no reaccionar. No obstante, Negociador cuadra también dentro de la tragicomedia y, por momentos, también dentro del thriller: si bien hace reír, el film tiene la capacidad de sobrecoger al espectador sin previo aviso, de hacerle sentir incómodo e inseguro devolviéndole en un instante a esa cruda realidad en la que se hablaba menos y se disparaba más.....(Los interrogantes.com)

2 comentarios:

  1. Buf! No se si este tema me gustará mucho, no me llama la atención.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Contra gustos no hay nada escrito....de todas formas promete.Saludos.

    ResponderEliminar