Seguidores

miércoles, 9 de diciembre de 2015

EL PUENTE DE LOS ESPIAS



Película: El puente de los espías. Título original: Bridge of spies.Dirección: Steven Spielberg. País: USAAño: 2015. Duración: 141 min. Género: ThrillerReparto: Tom Hanks, Alan Alda, Amy Ryan, Mark Rylance. Guion: Matt Charman, Ethan Coen y Joel Coen. Producción:Kristie Macosko Krieger, Marc Platt y Steven Spielberg. Música: Thomas Newman. Fotografía: Janusz Kaminski. Estreno en España: 4 Diciembre 2015. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.


James Donovan (Tom Hanks) es un abogado de Brooklyn que se ve súbitamente inmerso en las entrañas de la Guerra Fría cuando la CIA le envía con el encargo casi imposible de negociar la liberación de un piloto de un avión U-2 estadounidense capturado. Los guionistas Matt Charman y los hermanos Ethan y Joel Coen han entrelazado esta extraordinaria experiencia en la vida de Donovan con una historia basada en hechos reales que capta la esencia de un hombre que lo arriesgó todo y que refleja vívidamente el proceso que sufre a nivel personal.


Desde hace ya varias décadas, qué duda cabe, Steven Spielberg ocupa un lugar destacado en el Olimpo de los grandes de la Historia del Cine. Lo ocupa no solo por sus grandes películas y sus obras maestras, sino también por el papel que viene desempeñando en la industria desde casi los comienzos de su carrera, y la repercusión de la “marca Spielberg” a nivel popular. Asociado ya para los restos al epíteto de Rey Midas de Hollywood, un título del que habrá que ir pensando en destituirle un día de estos (desde hace cuánto hace que no tiene un pelotazo en la taquilla; ni siquiera Tintín lo fue), Spielberg es un cineasta a redescubrir a partir de sus títulos más olvidados o menos reconocidos. Y sospecho que “El puente de los espías” lleva camino de convertirse en uno de ellos de aquí a nada.(JUAN SOLO .Zaragoza)






Todos los personajes secundarios están cuidados con mimo, se huye del estereotipo, piénsese en la familia del protagonista; y resulta un acierto que estén interpretados por actores no demasiado conocidos, lo que ayuda a sumergirse en la historia sin distracciones. Entre los actores sobresale decididamente el británico Mark Rylance, conocido sobre todo por su trabajo en teatro, como antaño su compatriota Paul Scofield, y que logró brillar recientemente en su memorable composión de Cromwell en la miniserie televisiva Wolf Hall. Su composición del espía soviético es memorable, nos creemos su tranquilidad y pragmatismo, y la empatía que Donovan desarrolla hacia él, de modo que el planteamiento de “soldado que lucha en esa guerra llamada fría”, que merece respeto, se acepta. Y así, los maniqueísmos propios de ese período se colocan, en cierto modo, en su sitio. Es curioso, porque podría decirse que ningún personaje resulta demonizado, al menos no del todo, y recorren todos los intercambios dialécticos una agradecible humanidad, a veces incluso un sentido del humor, que se convierte en eficaz antídoto al cinismo con que se suelen mirar las historias de espías a un lado y otro del telón de acero.

No es ésta una película pequeña. Hay un gran esfuerzo de producción, de modo que el espionaje llevado a cabo por los aviones U2, la división de Berlín en zonas, la construcción del muro y los intentos de cruzarlo, se usan con inteligencia para proporcionar entretenimiento al espectador que pudiera aburrirse con las negociaciones e intercambios de espías. La reconstrucción de la época funciona bien, la banda sonora subraya los aspectos de intriga y heroísmo, y el clímax resulta verdaderamente emocionante.(DE CINE21).








Vuelve el mejor Spielberg con una gran película de espionaje. Si están pensando en cine tipo James Bond, Jason Bourne o Mission Impossible, ya pueden ir olvidándose, claro. Esto está más cerca de una novela de John LeCarré, algo donde lo que importa siempre son los personajes, no los actos, y una carta de amor al cine clásico, pero como es habitual en el caso de Spielberg, con personalidad propia, con su propio sello narrativo y un ritmo que no diremos que sea trepidante, pero que va en aumento hasta un soberbio final donde la tensión se siente en la sala gracias a la maestría del director. Empieza a sonar como seria candidata en la temporada de premios, y la verdad es que más de una nominac que el mundo sepa que Estados Unidos respeta los derechos incluso de los espías… Pero la cosa se complicará, hasta llevarnos a un intercambio en la Alemania dividida que convierte la película en dos en realidad, la primera cine de juicios, la segunda cine de espías de la vieja escuela. Tom Hanks se echa encima el protagonismo casi exclusivo de la película con la solvencia habitual, con un personaje que tiene ecos del cine de Frank Capra, un hombre recto, honrado, justo y valiente, que ve como todo su mundo se tensa ante una situación más que inesperada......(ACCION CINE).

Sólo en una ocasión (ese plano de 'Tiburón' con Brody mirando por encima del hombro, clonado de 'Yo confieso') había sentido Steven Spielberg la necesidad de citar textualmente a Alfred Hitchcock. En este su último y brillante film vuelve a hacerlo y con conocimiento de causa, en el momento del periódico que copia, con cariño reivindicativo, a 'Topaz' (1969). Vapuleada por motivos meramente ideológicos, 'Topaz' es el macguffin de El Puente de los Espías, ambientada en una Guerra Fría más emotiva que política, donde importa más el ser humano que el posicionamiento partidista o las banderas. Juguetona en su periplo tras el Telón de Acero, lo que prima el director son los personajes.
Podrá acusarse de ingenuidad a cómo afronta el caso, pero quien de verdad interesa es ese tercer prisionero, el estudiante, nexo moral entre el abogado norteamericano y el espía ruso.Spielberg sigue indagando en la humanidad del héroe, alguien cuya mayor recompensa es caer en su cama y dormir con la conciencia tranquila.(FOTOGRAMAS).

2 comentarios:

  1. Hola! Me gustaría ir a verla, pero tengo tantas cosas por hacer que por ahora no creo que pueda, jeje!

    Muy buena crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Siempre se saca tiempo para ir a verla.Vale la pena.Felices Fiestas.Un saludo.

    ResponderEliminar