lunes, 15 de junio de 2015

JURASSIC WORLD




.Película 3D: Jurassic World. AKA: Parque Jurásico 4. Dirección: Colin Trevorrow. País: USAAño: 2015. Duración: 124 min. Género: Acción,ciencia-ficciónaventurasReparto: Chris Pratt (Owen Grady), Bryce Dallas Howard (Claire Dearing), Ty Simpkins (Gray), Nick Robinson (Zach), Irrfab Khan (Simon Masrani), Vincent D’Onofrio (Vic Hoskins), Jake Johnson (Lowery), Omar Sy (Barry), BD Wong (Henry Wu), Courtney James Clark (Sarah). Producción ejecutiva: Steven Spielberg. Estreno en España:12 Junio 2015. No recomendada para menores de 12 años.

Nueva entrega de la saga iniciada por Steven Spielberg. Veintidós años después de lo ocurrido en Jurassic Park, la isla Nublar ha sido transformada en un parque temático, Jurassic Wold, con versiones «domesticadas» de algunos de los dinosaurios más conocidos. Cuando todo parece ir a la perfección y ser el negocio del siglo, un nuevo dinosaurio de especie todavía desconocida y que es mucho más inteligente de lo que se pensaba, comienza a causar estragos entre los visitantes del Parque. 


....Muchos retrasos ha tenido esta película, cuarta entrega de una saga que quizás no debió serlo. Da igual que Jurassic World tenga un guión irregular, que los personajes protagonistas estén meramente esbozados y que los secundarios sean casi todos grotescos. Los dinosaurios molan y un velocirráptor a la carrera es muy impactante. Aunque haya desaparecido el asombro del primer encuentro con los bichos y los sobresaltos de los ataques inesperados que la película de Spielberg administraba bien, Jurassic World no duda en repetir el esquema, casi la jugada: niños, valkiria, hombretón… a correr que viene el bicho.
Colin Trevorrow va a lo seguro, se arrima a los tics spielbergianos, marca los tiempos de una película tobogán insustancial con frasecitas pomposas sobre los peligros de la experimentación genética y logra una cinta habilidosa, bien rodada como película infantil con sangre y mordiscos. Funciona, carbura, es entretenida… ¿Buena? Buena es Tiburón. Buena es Alien.
Hay ecos de algunas estrategias de películas asiáticas de monstruos devoradores, con un toquecillo gamberro y un pellizco de sorna. Obviamente entre la coreana The Host y Jurassic World ahí un abismo (a favor de la primera).
La película de Trevorrow es mejor que las otras dos secuelas, se ve bien (hay varias secuencias muy logradas) y será un buen entretenimiento para la gente menuda (a partir de los 10-12, porque la merendola que se pegan los bichos es de aupa y los más peques se pueden asustar).(FILA SIETE).


Jurassic World. Mejor que Parque jurásico 2 y 3, casi tan buena como la 1. Festival de dinosaurios.
Para mí es de tres estrellas y media, casi cuatro. Vaya por delante que la adaptación que hizo Steven Spielberg de la novela de Michael Crichton, Parque jurásico, sigue siendo mejor película, pero yo no tengo más remedio que reconocer que el festival de dinosaurios que nos propone Jurassic World me ha dejado muy satisfecho, me ha hecho pasar un buen rato de evasión en el cine y me ha convencido sin duda más que al segunda y la tercera entrega. Es más, y aquí voy a mojarme como siempre hago en estas críticas, a título personal, me ha gustado más que la de Spielberg, sin ser mejor que ella, insisto. ¿Por qué? Se lo explico. Cuando vi Parque jurásico, me había leído primero la novela de Michael Crichton y me pareció más siniestra, a ratos incluso terrorífica, que la película. Además, yo esperaba un Spielberg retornando a sus principios más gloriosos, ese Spielberg de Tiburón. De hecho, esperaba Tiburón con dinosaurios. Y me quedé sólo medio convencido por la propuesta, que además se me hacía muy pesada y lenta en lo referido a la explicación de cómo fabricar un dinosaurio en la actualidad, con dibujitos animados y todo. Esa introducción nunca me convenció y vi más del espíritu de E.T. que del espíritu de Tiburón en la versión de Spielberg de Parque jurásico. De hecho, mientras veía Jurassic World he llegado a la conclusión de que, insisto una vez más, sin ser mejor que la película de Spielberg (aunque a mí no me dejara del todo satisfecho Parque jurásico), tiene muchos elementos, momentos, párrafos del relato, que están más cercanos a la novela de Michael Crichton, a su naturaleza de relato trepidante, de montaña rusa de encuentros con todo tipo de especies, a esa corriente soterrada de cine de catástrofe. En cualquier caso lo que está fuera de toda duda es que es una heredera más digna de todo eso y del propio Parque jurásico de Spielberg que las entregas dos y tres, si bien ambas me resultan entretenidas y en su momento las he defendido como pasarratos muy dignos......(ACCIÓN DE CINE).


Cuando se estrenó “Poltergeist” (Tobe Hooper, 1982), José Luis Guarner puso a su crítica de “Fotogramas” un título memorable: “Tobe or not Tobe”. El juego de palabras, obviamente, hacía referencia a la escurridiza autoría del film, visualmente más próxima al productor Spielberg que al universo hooperiano. “Jurassic world” nos invita a formular nuestro modesto “Colin or not Colin”, en tanto que su riqueza estética, su frenético sentido de la narración y la composición, por no hablar del papel de los niños en la aventura, son de médula netamente spielbergiana. La película es la resurrección en toda regla de “Parque Jurásico”: el mismo esquema puesto al día con ingeniosos detalles de guión, y un puñado de escenas tensas, deslumbrantes y cristalinas, para el recuerdo: la de los niños dentro del vehículo esférico, el ataque de las aves (sí: con estas manos sabias, un remake de “Los pájaros” de Hitchcock sería posible, incluso deseable), etc. Y talento a granel, también, para el humor y el distanciamiento, explícito ya en el gag inicial de la pata del pajarito.(FOTOGRAMAS).