Seguidores

lunes, 20 de julio de 2015

DEL REVÉS (INSIDE OUT)




Película: Del revés. Título original: Inside out. Dirección: Pete Docter.País: USAAño: 2015. Duración: 94 min. Género: Animacióncomedia.Producción: Jonas Rivera. Música: Michael Giacchino. Distribuidora:The Walt Disney Company Spain. Estreno en España: 17 Julio 2015.Calificación por edades: Apta para todos los públicos.


Crecer puede ser un camino lleno de baches y Riley no es una excepción. Se ve obligada a dejar atrás su vida en el Medio Oeste americano porque su padre encuentra un nuevo trabajo en San Francisco. Como todos nosotros, Riley se deja guiar por sus emociones: Alegría, Miedo, Ira, Enfado y Tristeza. Las emociones viven en el Cuartel General, el centro de control de la mente de Riley, desde donde la ayudan a superar los problemas de la vida cotidiana. Mientras Riley y sus emociones se esfuerzan para adaptarse a una nueva vida en San Francisco, la confusión se apodera del Cuartel General. Aunque Alegría, la emoción más importante de Riley, intenta mantener una actitud positiva, el conflicto de emociones surge al tener que hacer frente a una nueva ciudad, una nueva casa y una nueva escuela.


Todo empezó en 1995, cuando los señores de Pixar se propusieron demostrarnos que los juguetes tienen sentimientos con "Toy Story". Tres años más tarde, los bichos. Y otros tres después, que hasta los monstruos más temibles también los tenían. En 2003, fue el turno de los peces y al año siguiente, el de los superhéroes. En 2006, le tocó a los coches, y en los dos sucesivos, a las ratas y los robots. Con la entrañable "Up", volvieron a hacer magia, esta vez con perros y viejos gruñones. Por último, hicieron lo propio con los escoceses. Llegados a este punto y tras cautivar a niños y adultos en todas y cada una de sus 14 películas (incluyendo secuelas) se propusieron el que podía ser el mayor de sus retos. Todo empezó con una pregunta: "¿Y si los sentimientos tienen sentimientos?". A la pregunta le siguieron cinco sentimientos: Alegría, Tristeza, Temor, Desagrado y Furia. Y el resto es historia del cine, que como la materia, se transforma. Y durante estos preciosos 86 minutos asistimos a una transformación en la que se deja atrás el cine comercial de pelícilas comerciales con costosos efectos especiales y sin ningún argumento y la magia del cine, la innovación, la creatividad y los sentimientos (propios y personajes) se abren camino.(ALVARO PELETEIRO.Oviedo)


......La película parte de la idea de que las acciones de las personas las guía en su interior un centro de mando, ahí operan como un equipo las emociones personificadas en Alegría, Tristeza, Ira, Miedo y Asco. Ocurre con la niña Riley, que con sus padres se muda desde Minnesota a San Francisco. Un cambio que no lleva demasiado bien –echa de menos su entorno anterior, sus padres andan agobiados porque sus enseres no llegan y por la inseguridad laboral, en clase se siente extraña y no congenia con sus compañeros...–, y la gestión de sus emociones encontradas se desequilibra por el excesivo protagonismo que suele asumir Alegría, que siempre relega a Tristeza a segundona. Lo que eran islas seguras y firmes de la personalidad de Riley –su talento para el hockey, el sentido del humor, la amistad, la honestidad...– empiezan a tambalearse, y comienza a sufrir en soledad.
Pete Docter (UpMonstruos S.A.), director y guionista secundado por compañeros como Ronaldo Del Carmen, se mueven más que nunca en el filo de la navaja, pues dar vida a lo que hay dentro de una persona, todo lo que configura su forma de ser, inteligencia y voluntad, y que le lleva a actuar, a soñar, a reír, a llorar, a consolar, parece, esta sí, de verdad, si se nos permite parafrasear a una serie y saga de películas, misión imposible. Y sin embargo, ese manojo de personajes que operan dentro de Riley –y sus semejantes, mostrados a escala menor, en otros seres humanos, como los padres–, no resultan ridículos o increíbles, sino tremendamente entrañables, y el espectador reconoce que por emociones como ésas se mueve en tantas ocasiones.
Emocionar representando emociones es rizar el rizo, y aquí se logra de modo sobresaliente, conjugando la risa y el llanto, sonrisas y lágrimas, para así hablar de las cosas que importan, la familia, la amistad, los grandes ideales, el desarrollo de los talentos, que permiten superar los inevitables bajones que acompañan a la existencia humana.(DE CINE 21).

...Como su título sugiere, 'Del revés' viaja del interior (de la mente entendida como sucesión de parques temáticos al borde del colapso, en una idea que abrazaría el Hayao Miyazaki más lisérgico) al exterior (de cómo la mutación de las emociones modela el rito de paso entre la infancia y la edad adulta). Atendiendo al proceso por el cual la Alegría, tan vital como absolutista, se deja abrazar por la Tristeza, y reivindicando, de paso, un estado de ánimo que la Pixar ha patentado en el cine de animación USA. A saber, la melancolía.
Bajo un densísimo torrente de ideas, que Pete Docter logra orquestar en un velocísimo viaje alucinante al fondo de la mente (desde esos infinitos tubos de ensayo, rellenos de recuerdos de colores, hasta el episodio en que lo digital se convierte en abstracción, apoyado en la belleza minimalista de la factoría UPA), la película ataca la percepción de la realidad de nuestra heroína. Es una niña de 11 años que descubre el mundo cuando el control de mando de sus emociones está liderado por el Miedo, el Asco y la Ira, al mismo tiempo que nos transporta, cual Anton Ego en 'Ratatouille' (Brad Bird, 2007), al origen de nuestras experiencias.
No sólo se trata de subvertir las normas no escritas de la oscuridad disneyiana, sino de celebrar una fiesta de cumpleaños para el espectador que quiera reeditar el agridulce sabor de la edad adulta. 'Del revés' es un regalo de unas dimensiones inmerecidas..(FOTOGRAMAS).



Muy buena. De lo mejor que ha hecho Pixar. Nivel Toy Story, Toy Story 3 y Up!
Si alguien tenía dudas de que a Pixar le quedan todavía muchas cosas que decir en el cine de animación y mucho más que aportar a la madurez de esta forma de arte cinematográfico, creo que Del revés despeja todas esas dudas. Pete Docter y su equipo han puesto en pantalla una obra maestra que tiene la difícil cualidad de servir a lo comercial poniéndole en bandeja al público infantil un producto de evasión perfecto y que se atiene a los códigos y fórmulas de explotación del cine de animación que suele triunfar en la taquilla. Pero además, y aquí viene la maniobra de más difícil todavía, dan un triple salto mortal y le proporciona al público adulto una muy divertida sátira sobre la psicología y cómo funcionamos a nivel de emociones e instintos que, dicho sea de paso, es tan sutilmente tenebrosa como debe ser. Profundiza en los rincones oscuros de nuestra psique y pone en pantalla una serie de conceptos e ideas sobre la existencia capaces de movernos a la reflexión, y además siempre con un sentido del humor elegante, una afinada sátira, un modelo de aplicación de la fórmula de la comedia que para sí quisieran algunas de las más taquilleras comedias supuestamente adultas de los últimos años.....(REVISTA ACCIÓN)


miércoles, 8 de julio de 2015

LOS MINIONS



Película: Los Minions. Dirección: Kyle Balda y Pierre Coffin. País: USA.Año: 2015. Duración: 91 min. Género: AnimacióncomediaDoblaje original: Sandra Bullock, Jon Hamm, Steve Carell, Michael Keaton, Steve Coogan, Allison Janney. Guion: Brian Lynch. Música: Heitor Pereira.Distribuidora: Universal Pictures International SpainEstreno en España: 3 Julio 2015. Apta para todos los públicos.

Los entrañables y divertidos Minions ya tienen su propia película. Su historia se remonta al principio de los tiempos. Siempre han estado al servicio de los amos más despreciables. Ante su incapacidad para mantener a esos amos —desde el T. Rex a Napoleón—, los Minions acaban encontrándose solos. Sin embargo, uno de ellos, llamado Kevin, tiene un plan. Acompañado por el rebelde adolescente Stuart y el adorable Bob, decide lanzarse al mundo en busca de un nuevo amo malévolo a quien puedan seguir. El trío emprende un emocionante viaje para conseguir un jefe a quien servir, en realidad una jefa, la primera supervillana que jamás ha conocido el mundo, la terrible Scarlet Overkill. Pasarán de la helada Antártida, a la ciudad de Nueva York en los años sesenta, para acabar en el Londres de la misma época, donde deberán enfrentarse a su mayor reto hasta la fecha: salvar a la raza Minion de la aniquilación.


'Los Minions' cumple con su principal objetivo: Animar la venta de merchandising relacionado con la franquicia. Ya se sabe, el verdadero arte consiste en saber vender, sobre todo si se quiere vivir (bien) de él. Una cinta que podamos considerar como "una más de animación" a consumir de manera eminentemente efervescente, sea dicho con la debida dosis de zafiedad que cada cual estime oportuno. Claro que, lo que podamos decir de 'Los Minions' lo podríamos decir también ya puestos, así, por decir, no sé, de la Coca-Cola: las novedades se reducen, en esencia, a darle forma a la botella cada equis años. Y a vivir, que son dos días, de ese engañoso arte de la publicidad del que hay que saber cómo vivir, ojo.

Los ecos de un gran hallazgo, a poco que se sepan manejar, son virtualmente eternos... como es el caso de esas simpáticas criaturas que conocemos como los Minions, una genial creación que no necesitan de un gran envoltorio para brillar. Como no lo es 'Los Minions', la película, que alterna el anarquismo gamberro de sus protagonistas con los quehaceres de una convencional y rutinaria cinta de animación. Una situación incómoda en dónde estos Rabbids amarillos se encuentran muy por encima incluso de la necesidad de una historia, especialmente si esta no trasciende del mero postureo animado sobre el que Chris Meledandri, desde 'La edad de hielo' hasta nuestros días, ha edificado su fama como astuto publicista.

Al igual que ocurría en 'Gru 2: Mi villano favorito' el "villano" de la función, en aquel entonces el propio Gru y ahora Scarlet Overkill, se muestran como recursos inoportunos y hasta molestos que lastran -a ratos- el auténtico espíritu de los Minions, esto es, el absurdo y el caos servidos en capsulas de Nespresso. Como si el Gibberish de los Minions necesitase de alguien que lo tradujese... y el miedo crónico de la institución comercial al riesgo que supone profundizar más allá del gag, llegando en los créditos iniciales incluso a spoilear su final. Pero, he aquí la pregunta, ¿a quién le importaría si fuera su gallina de los huevos de oro? Cuanto menos no hay ofensa, mucho menos motivo para sentirse ofendido.

El temor de un spin-off siempre reside en la posibilidad de que unos secundarios geniales terminen por ser unos protagonistas terribles. No es el caso como tampoco lo era el de 'La oveja Shaun', por más que a ambas les cueste alcanzar los 80 minutos de duración de una sola pieza. Por más que con la cabeza no podamos afirmar que sea una buena película, pero tampoco con el corazón negar que la has disfrutado a menudo. Los Minions son tan cansinamente adorables e imprevisibles como para hacer que la película de 'Los Minions' merezca la pena, especialmente acompañado de quiénes la disfrutarán como niños. Es cierto que posiblemente sólo sea una más... lo mismo, vaya, que la Coca-cola que me estoy bebiendo mientras firmo estas líneas.

Puede que mañana no recordemos nada de 'Los Minions', la película; pero tranquilos, que a buen seguro que en algún lugar de casa encontraremos algún souvenir que nos recuerde la existencia de sus protagonistas...(EL SEPTIMO ARTE).


La precuela que todos los fans de la saga Gru pedían ha llegado y ofrece lo que era de esperar, diversión y risas aprovechando a la perfección las cualidades de estos simpáticos personajes. Gamberros, entrañables, cariñosos o alocados, cada uno tiene algo diferente para que el público de cualquier edad se enganche a ellos de un modo u otro. Los niños quedarán satisfechos sólo con verles en pantalla haciendo el tonto; los adultos verán multitud de referencias históricas y personajes conocidos con los que sentirse cómplices. El resultado es una película que sólo pretende hacer pasar un buen rato con una trama disparatada, bien desarrollada y que no profundiza en nada especial ni intenta transmitir ningún mensaje. Hecha "para tu" que adoras los minions.(CINE DE PATIO.Barcelona)


Divertida y muy eficaz comedia que mantiene el nivel de las películas de Gru.
Los Minions siempre me han parecido lo mejor de las películas de Gru y finalmente han recibido la atención que se merecen en este sólido largometraje que en mi opinión cumple de sobra con las expectativas creadas en torno al protagonismo de estos infalibles payasos que son los secuaces ideales y la máquina perfecta de caos para generar risas. Risas garantizadas, buen ritmo de narración, gags que funcionan y una manera de entender la animación como chiste constante son las mejores armas con que cuenta esta precuela de Gru, mi villano favorito, y Gru 2. Mi villano favorito para hacer honor a sus precedentes y no dejar notar desgaste alguno en su fórmula, que sigue funcionando como una de las maquinarias de humor en dibujos animados más eficaces que ha cocinado el cine en los últimos tiempos.......(REVISTA ACCIÓN)
Si, a Isaac Newton, el azaroso aterrizaje de una manzana en su testa le hizo vislumbrar la Teoría de la Gravitación Universal, a Chris Meledandri, el productor creativo jefe de los estudiuos Illumination, fue una banana la que le abrió los ojos. Esos umpa-lumpas de amarillo Simpson y mono obrero azul que robaban todas y cada una de las escenas de las dos entregas de 'Gru, mi villano favorito' en las que aparecían, serían las criaturas sobre las que gravitaría la mercadotecnia que consolidaría su estudio. Más aún, serían su arma secreta para dominar la nueva animación: dadles un plátano, y los Minions moverán el mundo.
Al pasar de ases en la manga a protagonistas absolutos de su spin-of, estos ingenuos siervos del Mal siguen siendo unos genios del slapstick (merito de Pierre Coffin), pero pierden parte del efecto sorpresa. Eso sí, su potencial cómico, cimentado en su condición gregaria y anónima, así como en una desmesura anárquica, sigue intacto en los mejores momentos del film, un almanaque de guiños pop al que se le echa en falta un mayor empaque.(FOTOGRAMAS).