Seguidores

sábado, 5 de marzo de 2016

CIEN AÑOS DE PERDÓN


Película: Cien años de perdón. Dirección: Daniel Calparsoro. País:EspañaAño: 2015. Duración: 96 min. Género: ThrillerReparto: Luis Tosar, Rodrigo de la Serna, Raúl Arévalo, José Coronado, Marian Álvarez, Patricia Vico. Guion: Jorge Guerricaechevarría. Música: Julio de la Rosa. Estreno en España: 4 Marzo 2016. Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.

Una mañana lluviosa. Seis hombres disfrazados y armados asaltan la sede central de un banco en Valencia. Lo que parecía un robo limpio y fácil pronto se complica, y nada saldrá como estaba planeado. Esto provoca desconfianza y enfrentamiento entre los dos líderes de la banda, ‘El uruguayo’ y ‘El gallego’. Pero, ¿qué es exactamente lo que buscan los atracadores?


Decía un abogado en Spotlight que si se necesita una ciudad entera para criar a un niño también se necesita una ciudad entera para abusar de él. Aunque enCien años de perdón (Dios nos libre) no haya curas pedófilos, esta máxima del sentido común no le debería sonar descabellada a ninguno de los personajes de su reparto coral.
Daniel Calparsoro, un especialista del cine de los bajos fondos como viene demostrando desde su debut en Salto al vacío, dirige eficiente y sobrio esta historia que comienza con un atraco a un banco y va ganando en complejidad según avanza la trama. Es en ese calibrar los tonos y en la dirección de actores donde sobresale el director de Invasor y Combustión que, por un lado, permite que sus actores se luzcan –celebrable Rodrigo de la Serna, que pasa de la amenaza más convincente, con visos del Joker de Heath Ledger, a resultarnos tierno como ladrón estafado– y, por otro, consigue que pasen desapercibidos. Es el caso, por ejemplo, de Raúl Arévalo, tan monocromo, tan en su papel de “hombre de confianza” del poderoso, que practicamente desparece en él, favoreciendo a una historia que huye de dogmatismos y simplificaciones como le conviene al cine que retrata –aunque sea a través de los mandos intermedios– a las altas jerarquías de la política. Porque el telón de fondo deCien años de perdón, más allá del robo a mano armada, es ese otro atraco más ruin y sibilino, el de la corrupción que ha asolado (y asola) España en los últimos años.
El acierto del guionista Jorge Guerricaechevarría, en forma de caja de seguridad con documentos incriminatorios dentro, es que no se limita a culpabilizar a los políticos de sus nefastas acciones. En el atraco de Cien años de perdón están pringados todos, desde los ladrones hasta la oposición y la directora del banco.Parece ser que si el pecado de robar a un país es de unos pocos, la responsabilidad de aceptar con naturalidad que eso ocurra la tenemos todos.(CINEMANIA).


El thriller siempre ha constituido una estupenda arma a la hora de escarbar en las miserias de la sociedad actual, en el lado más oscuro e incómodo de la trastienda de una realidad inquietante que, en los últimos tiempos, se ha visto carcomida por la corrupción, la ambición y la miseria moral. 'Cien años de perdón' absorbe ese marco político en el que estamos instalados para configurar un modélico ejercicio de cine de entretenimiento, acción, denuncia y compromiso ético que funciona como una bomba de relojería. Tan vibrante como inundado de rabia.
Partiendo de los esquemas del cine de robos y atracos, Calparsoro, con un guión de Jorge Guerricaechevarría y rodeado de un estupendo elenco coral, compone un complejo relato poliédrico para sumergirnos en una frenética espiral de acontecimientos en la que se tensan al límite los elementos de la acción y la intriga a través de un incisivo artefacto fílmico lleno de precisión y contundencia formal. Brillante en su ejecución y valiente en su contenido, furibundo y necesario.(FOTOGRAMAS).


El veterano y prolífico cineasta Daniel Calparsoro (cuya filmografía abusa de no pocos títulos mediocres) regresa con un proyecto que ha levantado mucha expectación: un trepidante thriller de acción sobre robos de bancos, a partir de un guión de Jorge Guerricaechevarría y con un popular reparto a su servicio. Y el resultado final es relativamente satisfactorio, pues logra concluir un ejercicio de acción filmado con pulso y competente fotografía, cuyo ritmo tenso y constante y un guión algo enrevesado pero muy entretenido hacen del visionado una experiencia entretenida. Pero la película no logra calar en el espectador, debido principalmente a unos personajes planos pobremente interpretados y unos esquemas narrativos que no abandonan la absoluta convencionalidad.(Nestie.Madrid).

4 comentarios:

  1. Hola! No la conocía pero pinta bien y me gustan los actores!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Beatriz,tiene unos buenos actores y una buena trama que engancha.
      Ahí tienes otra película para ver.Un saludo.

      Eliminar
  2. Hola ¿cómo va todo? Al igual que el año pasado, ahora estoy promocionando mi nuevo cómic, como puedes ver aquí:

    http://artbyarion.blogspot.com/2016/03/buy-dawn-of-undead-now-and-win-marvel.html

    Me encantaría que pudieras ayudarme a compartir el link con tus lectores, y si te animas a escribir un post sobre mi proyecto te lo agradecería muchísimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tienes incluido un link,sobre tu página.Arion.Un saludo.

      Eliminar