Seguidores

sábado, 9 de abril de 2016

EL NOVATO






Título original
Le nouveau (The New Kid)
Año
Duración
81 min.
País
Francia Francia
Director
Guión
Igor Gotesman, Bruno Muschio, Rudi Rosenberg
Fotografía
Nicolas Loir
Reparto
Productora
Récifilms / Cinéfrance 1888 / Mars Films
Género
Comedia | AdolescenciaAmistadColegios & Universidad
Benoit, un chico de catorce años, ha dejado el campo para mudarse a París. Su primer día en el colegio resulta ser más difícil de lo que esperaba, y pronto se siente aislado. Hasta que un día, Johanna, una nueva compañera sueca, llega a la clase. Benoit decide organizar una fiesta en casa, pero solo aparecen tres personas... tres empollones, Aglaée, Red Head y Constantin. Contra todo pronóstico, pasan una noche fantástica juntos. Pero cuando finalmente es aceptado por la pandilla de clase alta, abandona a sus tres amigos para convertirse en popular. 


......Retrato del mundo adolescente escrito y dirigido con sensibilidad y pulso narrativo por el debutante en el largo Rudi Rosenberg, donde se ofrece una tierna mirada a la época en que se abandona la infancia y se entra en la juventud, momento de contrastes en la vida, de autoafirmación personal, de los primeros amores y de las primeras verdaderas amistades. El director aporta un tono de humor –incluso hay cierta ternura en su conjunto– que no es incompatible con el realismo de las situaciones, los diálogos, las relaciones entre los alumnos, todos ellos compañeros de clase de un alto nivel social.
El novato se centra sobre todo en las dificultades de un adolescente por encontrar su voz, por hacerse con un hueco en su comunidad estudiantil. Se toca el problema de la adaptación, aunque sin tremendismos exagerados y se dibujan convincentemente las diferencias entre los alumnos y alumnas, las distintas sensibilidades: ahí está el líder que utiliza a los demás, con su camarilla de aduladores; el joven inteligente y sensible; la chica madura que ha sufrido; el payasete de mentalidad infantil y buen corazón; la joven tímida y dulce. Llama mucho la atención la ausencia total de los adultos en el film, pues padres y profesores sólo cuentan con una presencia muy fugaz, mientras que en el único adulto que importa algo en la trama –el tío de Benoit– se subraya su comportamiento irresponsable, como si fuera un adolescente más que está buscando su lugar en el mundo. El film habla así de esa edad determinada en donde se forja la personalidad, y no tanto de cuestiones académicas o colegiales.
Hay que elogiar el guión de Rudi Rosenberg, de magnífica sencillez, donde brillan especialmente unos diálogos muy naturales, ricos en las bromas y tonterías propias de edad –a veces verdes, a veces marrones–, aunque sin  traspasar nunca la frontera del buen gusto. Desde luego, que la película se disfrute de principio a fin depende mucho de los jóvenes actores, la mayoría de ellos no profesionales, que hacen un extraordinario trabajo.(DE CINE 21)


En 'El novato' están jugadas con maestría todas las cartas de la comedia adolescente. Conocedor y apasionado del subgénero, el debutante Rudi Rosenberg parte de la adaptación de un chaval de 14 años (Rephaël Ghrenassia) a su nuevo colegio para firmar una película casi perfecta sobre la odisea adolescente. Si no es perfecta es porque le falta singularidad, pero todo en ella está bien. Muy bien, de hecho.
Rosenberg firma una de las comedias más humanas, lúcidas y divertidas de la temporada. Crea personajes inolvidables a base de trascender los arquetipos con matices. Calibra con maestría distintos modelos de humor. Aunque la sombra de la serie 'Freaks & Geeks' (1999) en su film es evidente, no cae en dos de los males del cine actual: la referencialidad excesiva y la nostalgia empalagosa. Demuestra una gracia natural para la dirección de actores y el diálogo con chispa. Y, sobre todo, sirve un volumen de ocurrencias y de gags verbales y visuales (qué bien usa las elipsis) que muchos directores veteranos de comedia no han alcanzado nunca.(FOTOGRAMAS).

Con una exquisita sencillez en la puesta en escena, ágil y sin grandilocuencias, Rosenberg huye de las relaciones con los padres, aquí invisibles, y con los profesores, apenas unos pánfilos que aparecen por el encuadre muy de vez en cuando y enterándose de más bien poco, y fija su objetivo en los rostros, en las reacciones, en las tristezas y las carcajadas de unos críos inmersos en la batalla cotidiana de la sociedad colegial. Una comunidad, como todas, con una aristocracia con personalidad adquirida que se apoya como grupo, un pueblo llano que lucha por subir en el escalafón, y un grupúsculo encargado de maltratar a cualquiera que se cruce en su camino. El dibujo, repleto de humor y ternura, es imponente, y sin necesidad de rehuir problemáticas de las que es complicado salir con vida en esos términos, caso de los chavales con alguna minusvalía o el tratamiento del sexo, esencial en su descubrimiento a golpe de brochazo a los 14 años. Con sus virtudes y sus defectos, y evitando el arquetipo de buenos y malos, aunque los haya, los defenestrados que acaban haciendo pandilla propia nos rodearon o fuimos nosotros mismos años ha. Porque por ahí hemos pasado todos, y también nos reímos y lloramos.(EL PAIS)

2 comentarios:

  1. Hola! No conocía la película pero no tiene mala pinta! Gracias por la reseña!

    Un saludo!

    ResponderEliminar