Seguidores

lunes, 21 de noviembre de 2016

LA LLEGADA





Título original
Arrival
País
USA
Estreno en USA
11/11/2016
Estreno en España
18/11/2016
Productora
FilmNation Entertainment, Lava Bear Films, 21 Laps
Director
Denis Villeneuve
Guión
Eric Heisserer
Reparto
,

Sinopsis: Cuando misteriosas naves espaciales aterrizan en todo el mundo, un equipo de élite (Jeremy Renner y Forest Whitaker) liderado por la lingüista Louise Banks (Amy Adams) intentan descifrar el motivo de su visita. A medida que la humanidad se tambalea al borde de una guerra, Louise y su equipo luchan contra el tiempo llegando a poner en peligro su vida y, muy posiblemente, la del resto de la humanidad.

Una de las mejores películas del año. Dennis Villeneuve vuelve a fascinar con una arriesgada e inteligente propuesta de ciencia ficción, que sirve como tantas veces en el género, como metáfora de la propia condición humana, de quiénes somos o lo que somos, lo que podemos conseguir y destruir. Lo hace además sin subirse a ningún púlpito para sermonear al personal, sin discursos ni proclamas, con mucha sencillez y anclando la historia en un personaje, el de Amy Adams, que es en muchos sentidos todos y cada uno de nosotros. Una bellísima película sobre el lenguaje y la comunicación o falta de la misma, sin dejar de lado nuestros miedos, nuestros deseos… Quizá no sea para todo el mundo, quizá el público no tenga la paciencia necesaria para disfrutar de una película con “invasión” alienígena que no se centra en los efectos visuales, ni en la acción, ni en los diálogos épicos o similares. Es una historia intimista, que he leído al guionista Max Landis, que es un cruce entre El Árbol de la Vida y Encuentros en la Tercera Fase. Puede ser una buena comparativa, pero en realidad tiene más que ver con Interstellar, aunque alguno no quiera verlo…(ACCIÓN DE CINE).

Que la gramática generativa de Noah Chomsky, con traducción simultánea a un hermoso idioma visual que parece inspirado en una versión mutante de los dibujos del test de Rorschach, sea el centro de gravedad de 'La llegada' es cuando menos sorprendente. La hipnótica melancolía de la película de Denis Villeneuve cristaliza, en su primer tramo, en una sensación de extrañamiento que ya estaba presente en 'Enemy' (2013). Es admirable el modo en que el cineasta se acerca a la ciencia-ficción, desde una puesta en escena calculadamente perturbadora, que trabaja el espacio fílmico con inteligencia y no teme lanzarse a la piscina sin red (esos alienígenas pulposos).
Es, también, una pena, que la película tome derroteros más tramposos en su segunda mitad, en la que la deriva hacia pantanosos terrenos malickianos y una obvia elegía a favor del diálogo y la reconciliación entre los pueblos en tiempos tan intolerantes como los de 'Ultimátum a la Tierra' (Robert Wise, 1951) están a punto de hacerla naufragar.(FOTOGRAMAS).

....Villenueve, después de obras como EnemyPrisioners y Sicario, posiblemente ha realizado su película más ambiciosa y compleja con La llegada, si bien su propuesta busca que el espectador asuma una posición frente a lo que narra, frente a la construcción del relato y de sus imágenes. Y eso hace de ella una película importante, además de por estar hablando de nuestro presente de una manera clara y por su contundente mensaje pacifista, conciliador y, sobre todo, humanista.

La llegada se articula alrededor del personaje de Louise, cuyo punto de vista es el que adoptamos como espectadores de principio a fin. A partir de ahí, pensar, a tenor del final, que Villenueve ha jugado con nosotros en algún momento sería un error: en las primeras imágenes ya hay información mostrada de manera sutil que da habida cuenta de ello. Y, entre medias, el relato de ciencia ficción, la búsqueda de un lenguaje posible para comunicarse con los extraterrestres, pasa por la evolución de Louise hacia el entendimiento de algo más profundo que los signos con los que los visitantes se comunican: una nueva percepción de la realidad, del tiempo, que pasa por la ruptura del desarrollo secuencial para entender todo sin principio y sin fin, en un círculo imperfecto, pero material. Villenueve persigue con esto, a partir del relato de Ted Chiang, crear un marco temporal que se ejemplifica en la estructura de la película, sin un comienzo, quizá sin un fin....(CINE 365).

2 comentarios:

  1. Hola! La verdad es que tengo unas ganas enormes de verla! Gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. No te decepcionará .Llevamos una buena racha de películas de directores españoles que son muy recomendables.Seguiremos atentos.Un saludo.

    ResponderEliminar