Seguidores

viernes, 15 de enero de 2016

LOS ODIOSOS OCHO


Dirección: 
Título en V.O.: The Hateful Eight
Nacionalidades: USA Año:  Fecha de estreno: 
Duración: 182 min.
Género: Western
Color o en B/N: Color
Fotografía: Robert Richardson
Música: Ennio Morricone



Años después de la Guerra de Secesión, una diligencia avanza a toda velocidad por el invernal paisaje de Wyoming. Los pasajeros, el cazarrecompensas John Ruth (Kurt Russell) y su fugitiva Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh), intentan llegar rápidamente al pueblo de Red Rock, donde Ruth, conocido en estos lares como “El verdugo”, entregará a Domergue a la justicia. Por el camino, se encuentran con dos desconocidos: el mayor Marquis Warren (Samuel L. Jackson), un antiguo soldado negro de la Unión convertido en cazarrecompensas de mala reputación, y Chris Mannix (Walton Goggins), un renegado sureño que afirma ser el nuevo sheriff del pueblo. Como una ventisca está a punto de alcanzarlos, Ruth, Domergue, Warren y Mannix se refugian en la Mercería de Minnie, una parada para diligencias de un puerto de montaña. Cuando llegan al local de Minnie, en lugar de recibirlos su dueña, se topan con cuatro rostros desconocidos. Bob (Demian Bichir), que se ocupa del negocio de Minnie mientras ella visita a su madre, se encuentra allí refugiado junto con Oswaldo Mobray (Tim Roth), verdugo de Red Rock, el vaquero Joe Gage (Michael Madsen) y el general confederado Sanford Smithers (Bruce Dern). Mientras la tormenta cae sobre la parada de montaña, nuestros ocho viajeros descubren que tal vez no lleguen hasta Red Rock después de todo


Esta es la octava película de Quentin Tarantino. Es una película de Tarantino. Lo dice uno de los créditos iniciales (The 8th film by Quentin Tarantino), lo dice cada plano y lo subraya el propio director con una ingeniosa decisión narrativa que toma avanzada la acción. Cuestionársela por ser más de lo mismo no tiene mucho sentido. Como tampoco lo tiene desglosar, a estas alturas, sus constantes o lanzarse a un quién es quién de referencias. Claro que es más de lo mismo, pero no porque Tarantino no sepa hacer más. Su evolución como autor no pasa por la ruptura, sino por la perfección de sus constantes. Y en 'Los Odiosos Ocho' las lleva a la excelencia.
Tarantino arranca en exteriores y en movimiento su western de cámara. Recoge a sus personajes principales en una diligencia que avanza entre la nieve. Es una decisión preciosa llena de significado. Si subes, estás en sus manos. El cineasta encierra a estos y a otros personajes en una parada para diligencias, y los convierte en los interrogantes de un magistral misterio a puerta cerrada. Todo es perfecto en ese espacio acotado: el diseño de personajes (ni uno solo es predecible, y agitan de forma interesantísima los clichés del género), la coreografía interna de los planos, la puesta en escena y la ejecución del enigma.
Tarantino crece (aún más) como guionista al llevar con maestría a un plano estrictamente visual algunas decisiones narrativas, dar un dimensión más reflexiva a su verbosidad y hacer que el humor entre de una forma más natural.(FOTOGRAMAS).


.Los ocho odiosos. La mejor de Tarantino junto con Reservoir Dogs, de la que es una relectura. Empezaré por decir que pienso que Los ocho odiosos es una de las mejores películas dirigidas por Quentin Tarantino. Para mí, la mejor después de Reservoir Dogs, de la que es una relectura o un renacimiento. Es también una muestra de la madurez que ha alcanzado Tarantino como director, esa madurez que estaba ya presente en el arranque de Malditos bastardos y en las charlas de Di Caprio y Christoph Waltz en Django desencadenado, que son dos de los referentes más cercanos al ritmo de diálogo, planos y montaje que aplica en Los ocho odiosos. Quiero aclarar que en esta octava película del director reina el diálogo en sus dos primeras horas de metraje, pero un diálogo en el que Tarantino ha madurado construyendo sus personajes y situaciones con mayor solidez....(ACCIÓN DE CINE).



.....Hay cosas, como casi siempre ocurre con Tarantino, que funcionan admirablemente en esta película como la creación de la atmósfera, el progresivo suspense, las réplicas y contrarréplicas ácidas, los actores habituales de Tarantino interpretan con solvencia las órdenes de su director, pero me sobra metraje (las situaciones densas y muy largas en un solo escenario como la del inicio de Malditos bastardos o la secuencia de la taberna, o la cena en la mansión del bestial DiCaprio en Django desencadenado son modélicas, pero no se adueñaban del 90% del metraje como en Los odiosos ocho), hay complacencia goreen el derramamiento de sangre, aparte del tema principal la música de Morricone está utilizada de forma chirriante, suena a dodecafónica, Tarantino se gusta demasiado a sí mismo. Imagino que entusiasmará a su fans. A mí, solo a medias.(CARLOS BOYERO).

viernes, 8 de enero de 2016

PALMERAS EN LA NIEVE

Película: Palmeras en la nieve. Dirección: Fernando González Molina. País: España.Año: 2015. Duración: 163 min. Género: DramaromanceInterpretación: Mario Casas(Kilian), Adriana Ugarte (Clarence), Macarena García (Julia), Alain Hernández (Jacobo), Berta Vázquez (Bisila), Emilio Gutiérrez Caba (Antón), Djedje Apali (Iniko), Daniel Grao (Manuel), Fernando Cayo (Garuz), Celso Bugallo (Kilian de mayor). Guion: Sergio G. Sánchez; basado en la novela de Luz Gabás. Estreno en España: 25 Diciembre 2015.Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años.



El descubrimiento accidental de una carta olvidada durante años empuja a Clarence a viajar desde las montañas de Huesca a Bioko para visitar la tierra en la que su padre Jacobo y su tío Kilian pasaron la mayor parte de su juventud, la isla de Fernando Poo. En las entrañas de un territorio tan exuberante y seductor como peligroso, Clarence desentierra el secreto de una historia de amor prohibido enmarcado en turbulentas circunstancias históricas cuyas consecuencias alcanzarán el presente.



Buen drama romántico con un gran reparto. No engaña a nadie Palmeras en la Nieve y da a los espectadores justo lo que promete, una historia de romance épico y prohibido en una época convulsa de nuestra historia, donde todo era completamente distinto a como entendemos el mundo ahora. Una película que no tiene nada que ver con mis gustos habituales, que los lectores conocen perfectamente, y que mantiene al espectador casi siempre interesado por lo que sucede en la pantalla, pese a su duración de casi tres horas, con una brillante factura técnica, un gran reparto, muy buen pulso narrativo y momentos más que interesantes. Incluso a quienes como a mí el género no nos llame la atención, la película es amena, entretenida y está muy bien contada......(ACCIÓN DE CINE)


......El mayor logro de Palmeras en la nieve es, precisamente, aprovechar esa circunstancia, la de ser una “superproducción”, una película épica a la manera de Memorias de África o El paciente inglés, sin perder la capacidad de emoción.En este sentido, y pasando por alto un guión algo descalabrado por los continuos saltos narrativos entre el tiempo de Adriana Ugarte y de un cada vez más carismático Mario Casas (y Berta Vázquez, revelación injustamente ignorada en los Goya), es importante destacar el ingente trabajo de los departamentos de arte, fotografía, vestuario… como una demostración de lo que la industria del cine español es capaz de acometer cuando dispone de los medios. Empezando por aquel papel.(CINEMANIA)