lunes, 30 de enero de 2017

LION





Película: Lion. Dirección: Garth Davis. Países: AustraliaReino Unido y USAAño: 2016. Género: Drama. Interpretación: Nicole KidmanRooney MaraDev PatelGuion: Luke Davies; basado en la novela “A long way home”, de Saroo Brierley. Producción: Angie Fielder, Iain Canning y Emile Sherman. Estreno en España: 27 Enero 2017.


El pequeño Saroo, de cinco años, se pierde en un tren en el que recorrerá miles de kilómetros por la India, lejos de su casa y de su familia. Saroo tendrá que aprender a vivir solo en Calcuta, antes de que una pareja australiana lo adopte. Veinticinco años después, y contando tan sólo con sus recuerdos, una determinación inquebrantable y las posibilidades que le proporciona la herramienta de búsqueda Google Earth, comenzará a buscar a su familia perdida, para reencontrarse con ellos.


Tras una serie de desdichas, un niño mendigo de La India se separa primero de su madre, y después de su hermano. Acaba en un orfanato, donde le recoge una familia australiana que decide adoptarle. Años después, nacerá la inquietud de reencontrarse con los suyos.
El australiano Garth Davis, forjado en el ámbito de la publicidad y en series como Top of the Lake, debuta con buen pie en la realización cinematográfica, versionando una historia real, recogida por el propio protagonista en su libro “A Long Way Home”. Habrá que seguir los pasos de esta joven promesa, que convierte un film que funciona como excelente publicidad de Google Earth –herramienta que ayuda bastante al protagonista en la trama– en un drama de primer orden, con algunos momentos conmovedores. Se le perdona que atraviese un pequeño bache hacia la mitad del metraje, pues aborda con sobriedad temas como la identidad personal, y la necesidad de conocer las raíces.
Por un lado Dev Patel se consagra como actor adulto, años después de Slumdog Millonaire, tras una serie de papeles bien ejecutados, como el protagonista de El hombre que conocía el infinito. No sólo mantiene su fotogenia con el paso del tiempo, sino que cada vez interpreta mejor. Choca más que Nicole Kidman vuelva a trabajarse un personaje, defendiendo con vigor a la madre adoptiva, en sus escasas escenas. Por encima de ellos, se convierte en rey de la función el debutante Sunny Pawar, comunicativo niño que interpreta en el primer tramo al protagonista.
El relato tiene puntos en común con Rastros de sándalo, si bien resultaría extraño que sus responsables conocieran el film español.(DE CINE 21).

Nunca dejaré de ser un conjunto de piezas pegadas, en el fondo siempre habrá algo roto en mí”, decía A. M. Homes en su novela autobiográfica La hija de la amante, en la que contaba cómo su madre biológica había irrumpido en su vida cuando ella tenía 31 años. De piezas pegadas y profundos rotos también habla Lion, adaptación de Un largo camino a casa, de Saroo Brierley, que lleva a la gran pantalla el australiano Garth Davis.
Contada cronológicamente, Lion es la historia de Saroo, un niño que se pierde en India y acaba en un orfanato en la otra punta del país. Allí es donde lo encuentran sus padres adoptivos, una pareja australiana que ha decidido altruistamente adoptar niños en vez de tener los suyos propios. Después de unas cuantas penurias de niño huérfano –filmando a Sunny Pawar sin sensacionalismos, con un naturalismo de agradecer para una película que ambicionaba estar en la carrera a los Oscar–, la adaptación de Saroo al nuevo medio es total, y sólo la incómoda presencia de su hermano Mantosh, también adoptado, evidencia que lo que une las piezas pegadas de esta perfecta familia es sólo eso, pegamento.
Dev Patel interpreta con calidez al Saroo universitario que, al entrar en contacto con compañeros indios, al oler sus cocinas y al verse en sus rasgos, recuerda de pronto lo que durante todos esos años no ha querido ver: sus orígenes. Es así cómo se embarca en un viaje tecnológico para buscar a la madre y los hermanos a los que perdió, y de paso, a sí mismo. Un viaje en Google Earth que parecería de broma si la historia no estuviese inspirada en un caso real. De todas formas, no es en ese viaje donde subyace la capacidad emotiva de Lion, sino en su acercamiento honesto a la adopción, al sentimiento del adoptado y del que adopta –maravillosa Nicole Kidman–, a las piezas pegadas, al inevitable vacío de no saber de dónde venimos y quiénes somos.(CINEMANIA).

Pocas veces se puede hallar en un largometraje porciones dramáticas tan claramente divididas (para bien y mal) como dentro de este estimable primer crédito cinematográfico de Garth Davis (da reparo decir debutante cuando uno ve en su ficha créditos como la rutilante teleserie 'Top of the Lake'). La película posee un arranque narrativa y tonalmente cautivador, el cual progresa con un brío sostenido que, llegando incluso más allá del tercio de su metraje, hace pensar que podríamos disfrutar finalmente de una experiencia inolvidable.
No obstante, acaba por evidenciar ciertas flaquezas, no sólo por la progresiva relajación en sus ambiciones de originalidad, sino, sobre todo, al perder el control sobre su cantidad de caramelo visual y tonal. Considerando sólo sus momentos mejor resueltos y efectivos, casi todos ubicados en la primera mitad, calificar 'Lion' como obra tremendamente conmovedora sería incluso quedarse corto. Eso pesa más que algunos previsibles minutos de soluciones formularias que, aun desluciendo algo el conjunto, tampoco llegan a arruinar la experiencia.(FOTOGRAMAS).

2 comentarios:

  1. Hola! Tengo muchas ganas de verla porque parece muy bonita.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante está la cartelera en estas semanas,cerca de los GOYA y los OSCARS.
    Hay bastante donde elegir.Un saludo.

    ResponderEliminar