Seguidores

viernes, 26 de mayo de 2017

PIRATAS DEL CARIBE:LA VENGANZA DE SALAZAR





Título

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar
Título original
Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales
País
USA
Estreno en USA
26/05/2017
Estreno en España
26/05/2017
Productora
Walt Disney Pictures, Jerry Bruckheimer Films
Distribuidora en España
Buena Vista
Director
Joachim RønningEspen Sandberg
Guión
Jeff Nathanson
Reparto
,,,
Calificación
No recomendada para menores de 12 años


Empujado hacia una nueva aventura, un desafortunado Jack Sparrow descubre que los vientos de la mala fortuna soplan incluso más fuerte cuando los mortales piratas fantasmas liderados por su viejo enemigo, el terrorífico Capitán Salazar (Bardem), escapan del Triángulo del Diablo decididos a matar a todo pirata en el mar, él incluido. La única esperanza de supervivencia del Capitán Jack se encuentra en la búsqueda del legendario Tridente de Poseidón, un poderoso artefacto que otorga a su poseedor un control total sobre los mares.


....La cinta dirigida por Joachim Rønning y Espen Sandberg -nominados al Oscar a Mejor película extranjera en 2012 por Kon-Tiki- tiene un desarrollo similar y predecible a las demás entregas, no toma riesgos en cuestión de estructura, pero sigue sobresaliendo visualmente con los efectos visuales, los escenarios y las batallas navales que aporta. El problema es que a la mitad la película se siente sobrecargada de acción y no encuentra un momento de tranquilidad para dejar al espectador descansar. Lo que empieza por impresionar se transforma en algo tan estridente que cansa.  
Johnny Depp se sigue sintiendo absolutamente cómodo en su personaje y quizá sea esta costumbre de tenerlo presente como Jack Sparrow lo que provoque que su interpretación ya no sea algo que destaque, como sucedió con aquella nominación al Oscar que consiguió en 2004 por la primera cinta de la saga, La maldición del Perla Negra. De todas formas, sigue siendo encantador.
La película cuenta con tres nuevas caras principales: Brenton Thwaites y Kaya Scodelario, Henry y Carina, respectivamente, dos personajes cuya química en la pantalla grande satisface, pero sólo logra evocar la entretenida dinámica entre Orlando Bloom y Keira Knightley. Javier Bardem por su parte, hace un villano suficientemente aterrador pero tampoco indispensable.
La más reciente película de Piratas del Caribe se mantiene a flote por la fidelidad y la nostalgia de los fans y porque las batallas navales no se han vuelto tan comunes en las películas, y por lo tanto no han llegado a cansar del todo al espectador, como es el caso de otros reboots, secuelas o precuelas. Pero siendo honestos, ¿podemos dejar ir ya a Jack Sparrow?(CINE PREMIERE).
uando Gore Verbinski inauguró la  saga de Piratas del Caribe hace 14 años consiguió la nada desdeñable tarea de dar vida e insufar de credibillidad cinematográfica a una atracción de feria. Tenía la virtud este primer capítulo de confgurar un mastodóntico espectáculo en el que se percibía un cierto regusto clásico a través de un equilibrado tono a medio camino entre el cine de aventuras y la fantasía. Para conseguir este jugoso cóctel recurrieron a la iconografía marítima, a sus leyendas y los plasmaron mediante una imaginería visual adictiva y contagiosa.
Pero seguramente la saga que se constituiría a partir de ese momento no hubiera alcanzado las cinco entregas a las que ahora llega si no fuera por Johnny Depp y la icónica composición de su Jack Sparrow. De entre todas sus caracterizaciones estrafalarias recientes, esta ha sido sin duda la que más le ha acercado al público por su naturaleza divertida, bufonesca y patosa al mismo tiempo que entrañable.
Jack Sparrow es el centro sobre el que gravita toda la saga y lo único que  ha permanecido incólume a lo largo de todo este tiempo. No se ha sometido al desgaste de los demás elementos, ha sobrevivido a todos los vaivenes de reparto y ahora regresa para reivindicar su trono de icono pop de los océanos.
SUPERAR LOS HÁNDICAPS
'Piratas del Caribe: La venganza de Salazar' tenía que superar algunos hándicaps importantes que habían lastrado el alcance de las anteriores entregas: una mayor precisión en el ritmo; intentar minimizar su carácter episódico dándole una mayor cohesión y fuidez interna; reforzar las relaciones entre los personajes para introducir un elemento emotivo, y, sobre todo, una mayor inventiva a la hora de abordar las escenas de acción.
En ese sentido, el tándem formado por los noruegos Joachim Rønning y Espen Sandberg, responsables de la magnífica cinta de expediciones marítimas Kon-Tiki (2012), han conseguido recuperar el espíritu de la original a la hora de alcanzar un magnífico equilibrio entre trama, personajes y secuencias en las que se combina el espectáculo con una poesía visual absorbente. El resultado es el mejor Piratas del Caribe en años, con una nueva pareja juvenil (Brenton Thwaites y Kaya Scodelario) hecha a imagen y semejanza de la protagonizada por Keira Knighley y Orlando Bloom; un malo a la altura de las circunstancias (Javier Bardem); juguetonas autorreferencias al propio universo creado y un sentido de la épica que a pesar de ser igual de abigarrado y aparatoso, resulta más elocuente al estar impregnado de una belleza plástica imaginativa y elegante.(FOTOGRAMAS).

Mejor que la cuarta película de la saga, mejor al principio que al final.
Entra bien en principio esta quinta entrega de la saga. Y es meritorio, porque ya van cinco películas y claramente la capacidad para sorprender de la franquicia se va reduciendo a ojos vista, aunque en su primera hora de proyección esta película todavía demuestra que el cesto sigue teniendo suficientes mimbres para entretener. Otra cosa es el bajón de agotamiento de la fórmula que se observa en la segunda hora de proyección. Pero vamos por partes, como Jack el Destripador.
La primera hora de la película es un buen ejemplo de cine de evasión y entretenimiento capaz que emula en algunos momentos resultados de la primera película, al menos en su ritmo y en su tono. A esa etapa pertenece, más o menos, el diálogo entre Depp y Kaya Scodelario en el cadalso, que es un juego de humor en el seno del cine de aventuras muy competente y además ha sido una de las herramientas más eficaces de esta saga nacida del solapamiento o hibridación de géneros tan eficaces como las aventuras y el terror de clave fantástica para todos los públicos. Y es precisamente en esa escena del cadalso donde la película alcana su pico de máxima eficacia como vehículo de evasión enlazado con el tono y el dinamismo de La maldición de la Perla Negra......(ACCION DE CINE).. 

2 comentarios:

  1. Hola! Tengo mil ganas de verla! Gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Si te gusta la saga de estas películas,no te defraudará.Pero creo que hay que dar un giro,o acabar con esta ultima,porque ya empieza a cansar y la duración es excesiva.Un saludo.

    ResponderEliminar