Seguidores

domingo, 2 de julio de 2017

GRU 3 MI VILLANO FAVORITO


Duración: 90 min
País: Estados Unidos
Género: Aventura - Animación - Comedia - Familia
Estreno: 30/06/2017
Directores: Kyle Balda, Pierre Coffin
Actores: Andy Nyman, Dana Gaier, Miranda Cosgrove, Pierre Coffin, Steve Carell, Trey Parker
Guionistas: Ken Daurio
Productores: Illumination Entertainment

Gru se ha quedado sin trabajo. Sin embargo, ahora Gru se enfrenta a otros problemas más importantes. Y es que va a conocer a su gemelo Dru y deberá decidir si está listo para continuar la tradición familiar y unirse a su hermano para llevar a cabo un último golpe criminal.

Una batalla entre merchandising (muñecos y robot de una serie teenager) de los 80 y del 2017 (los minions) casi destruye Hollywood en el clímax de esta tercera entrega de las hazañas de ese supervillano, Gru, reciclado en gruñón padre adoptivo y superagente secreto. Podría dedicar toda esta crítica tan sólo analizando el metamensaje de esa escena, cómo en el fondo está hablando (y justificando) la propia existencia de una nueva secuela en el ávido mercado (de la animación) hollywoodiense. Podría pero no, porque, aunque no lo parezca, y siendo esa secuencia una maravilla, comparable a la del avión y la bomba de 'Mentiras arriesgadas', y aparte de un sinfín de referencias (algunas muy malvadas: atención a los títulos de películas en los carteles), Pierre Coffin y sus secuaces no le prestan tanta atención, pasando casi en un zapping despreocupado por ideas, gags, segmentos sin ahondar verdaderamente en ninguno. Esa sensación que nos habían dado las películas de la ahora trilogía, la de más una suma de momentos y chistes que una narración compacta, se muestra aquí totalmente al descubierto: la caza del villano ochentero (una descacharrante variación de Weird Al Yankovic), el encuentro con el hermano gemelo, la búsqueda del unicornio, las movidas en la agencia antivillanos, los dos robos del diamante (¡la pantera rosa!), el éxodo y encierro de los minions…Aisladamente funcionan, algunos más que otros, pero se echa de menos una conexión entre todos, no una yuxtaposición de situaciones o sketches. Sin embargo, 'Gru 3, mi villano favorito' termina por ganarte con su cinefilia y su playlist 80s (¡el duelo disco con el 'Into the Groove', de Madonna!). Que la mayoría de la acción suceda en una marxiana Freedonia (Libertonia para los fans del doblaje de 'Sopa de ganso') que se diría en realidad el pueblecito Laurel & Hardy de 'Quesos y besos' fotografiado en una polaroid por la familia Griswald de Chevy Chase, o que los minions homenajeen a la canción sin sentido de Charles Chaplin en 'Tiempos modernos'… ¿cómo diablos no vamos a aplaudirlo? También es verdad que aunque los locos robaescenas amarillos espantan (literalmente) a Nemo y su padre, no evitan que la película caiga en esa cosa tan Disney de la maternidad, de acepta a quien quieres tal cómo es o confórmate con eso, que igual fuera la vida es mucho peor. Un pelín por debajo de sus dos anteriores aventuras, la tercera de Gru mantiene el tipo, se luce en su animación (esos momentos geométricos del asalto a la fortaleza del malvado) y hace derramar una lagrimita a quienes tenemos una edad y seguimos siendo fans de los italianos fumetti con superhéroes y supermalvados.(FOTOGRAMAS).

Tópica continuación de las hazañas de Gru, en la que brillan por encima del protagonista las gamberradas de los minions y de un malvado a lo John Travolta, llamado Balthazar.
Las franquicias parecen dominar el panorama cinematográfico importado de Estados Unidos, por lo menos en cuanto a cine familiar se trata. Lejos de inventar nuevas fórmulas de diversión, los estudios están más conformes con apostar por lo ya conocido, y de esa manera arriesgar lo mínimo en sus obras destinadas a dominar las carteleras planetarias.
Gru 3 responde abiertamente a esa estrategia de negocio, centrada en el éxito asegurado; aunque la historia carezca de los mínimos de atracción para explicar su existencia.
No obstante, el tercer título de la trilogía del “villano” favorito de los niños se salva de caer en los abismos de lo innecesario de su elaboración, más que nada por la carga humorística que despliegan algunos de sus personajes......(ACCION DE CINE).

.....Esta tercera entrega peca de sobredosis de subtramas, llegando a veces a parecer que estamos viendo dos filmes: uno sobre el protagonista creando lazos con Dru, su hermano con melenaza, y otro en el que persigue a ese Bratt, ex niño prodigio de los 80 condenado al olvido por Hollywood. Sin duda, la crítica sobre esos ‘juguetes rotos’ creados por la Meca del Cine que encierra el villano de la película merecía más minutos de metraje.
A pesar de no aprovechar al completo el potencial de sus nuevos personajes, Gru 3 tiene todo lo que un fan de la saga espera de ella: una banda sonora llena de ritmo, gags y diálogos absurdamente hilarantes (“Grucy, ya sabes, una mezcla entre Gru y Lucy”), adorables Minions encarcelados (papás, los niños no pararán de pediros los juguetes de estos vestidos de rayas, avisados estáis), Agnes en busca de unicornios y las dinámicas familiares, esencia de la saga. Todos necesitamos una familia, por muy pintoresca que esta sea, y ese mensaje no entiende de edades, menos aún si está escrito con el humor ‘amarillo’ de Illumination.(CINEMANIA).

No hay comentarios:

Publicar un comentario