miércoles, 20 de septiembre de 2017

DETROIT


Duración: 143 min
País: Estados Unidos
Género: Suspense - Crimen - Drama - Historia
Estreno: 15/09/2017
Directores: Kathryn Bigelow
Actores: Anthony Mackie, Hannah Murray, Jack Reynor, John Boyega, Kaitlyn Dever, Will Poulter
Guionistas: Mark Boal
Productores: Aurum, Eone Films


Sinopsis: También conocidos como los disturbios de la Calle 12, todo comenzó cuando la mañana del 23 de julio, pocos días después de los disturbios del gueto de Newark, en Nueva Jersey, que dejó tras de sí 26 muertos y 1.500 heridos, la policía llevó a cabo una redada en una cantina sin licencia situada en un barrio poblado de mayoría negra. Pensando que a esas horas estaría medio vacía, no esperaban encontrarse con 82 personas atendiendo una fiesta para dos veteranos de vuelta del Vietnam.


El cine de la insobornable e imprevisible Kathryn Bigelow busca siempre ponernos en el lugar del otro, aunque eso resulte particularmente doloroso. Donde lo mostró de manera directa, envuelto en un marco de cine de anticipación (que no lo era tanto: el año 2000, contado desde 1995), fue en 'Días extraños'. Pocas diferencias se aprecian entre los altercados callejeros de aquella ficticia víspera del siglo XXI con la Detroit en estado de sitio de finales de julio de 1967: de la inmersión tecnológico-lisérgica para sentir el placer o el sufrimiento ajenos ('Días extraños') hasta una cámara nerviosa, de corresponsal de guerra, que nos pasea, zarandeándonos violentamente, por las llamas de los conflictos raciales y por sus ascuas, todavía hoy encendidas, vivas.
Muy pronto, Bigelow, en su trabajo más redondo e inspirado en años, va cerrando su visión coral de los acontecimientos (no hay un protagonista definido) hasta llevarnos a la depuración absoluta, al terror claustrofóbico… a meternos en la piel y en la psique de policías racistas, víctimas inocentes e improbables observadores neutrales. En ese intercambio de roles, en ese cruzar la línea (otra característica de la obra de la autora de 'Le llaman Bodhi', flm de 1991 que cita explícitamente en la secuencia inicial con el agente infiltrado), es donde 'Detroit' se convierte en algo más que una película de denuncia o una minuciosa reconstrucción histórica periodística. Nos pone un espejo delante para que veamos todas las sombras y los refejos tenebrosos que nos hacen ser monstruos para los demás y para nosotros mismos....(FOTOGRAMAS).


Tienen que hacerse todavía muchas películas para que Estados Unidos haga las paces consigo misma. Su historia es la de un país nacido de un genocidio, construido sobre los cimientos de la esclavitud y enfrentado todavía hoy a la paradoja de ser emblema de libertades y máximo ejemplo de sociedad racista. Por su compromiso como cronista en esta segunda fase de su filmografía, Kathryn Bigelow ha querido que su nuevo filme cubriera gran parte de esa enorme mancha blanca que cubre la memoria de toda una nación. De esta forma, y tomando un episodio insuficientemente recordado, mete los fantasmas de este conflicto en el pequeño motel en el que estaba un grupo de jóvenes negros arrestados y hostigados ilegalmente por tres policías blancos. Fue una noche de julio hace 50 años en Detroit. Sorprende que nadie hubiera decidido contarlo antes. O no. ....(SENSACINE).

Muy buena película de Kathryn Bigelow que debería aspirar a varios premios del año. A ver, no es que los premios me importen lo más mínimo ni piense que definen la calidad de una película siempre, pero lo cierto es que después de ver Detroit lo que me quedó claro es que si esta película no vuelve a poner a Bigelow y algunos de sus colaboradores entre los nominados a los galardones del año, sería raro. Detroit tiene todos los elementos para estar entre las nominadas y premiadas. Pero eso no es lo mejor. Lo mejor es que es una muy buena película, y a mi parecer confirma que su directora está ahora mismo en la reducida lista de diez o doce directores de los que hay que esperar con ganas la llegada de su próximo trabajo, porque suelen cumplir con las expectativas y además mejoran con cada nueva película, tienen una filmografía rica y en progresión ascendente y además no temen meterse en huertos. Y Detroit es un auténtico huerto. O mejor dicho: una bomba social, al menos para la sociedad americana, cuyas cuentas pendientes de enfrentamiento racial todavía no han sido del todo solucionadas y que viendo esta película parecen todavía muy presentes en el día a día de la mentalidad norteamericana, por mucho que quieran vendernos una imagen progresista.....(ACCION DE CINE).

No hay comentarios:

Publicar un comentario