Seguidores

domingo, 29 de octubre de 2017

THOR,RAGNAROK




Dirección: 
Nacionalidades: USA Año:  Fecha de estreno: 
Duración: 130 min.
Género: Fantástica
Color o en B/N: Color
Fotografía: Javier Aguirresarobe










Asgard se encuentra en manos de una poderosa amenaza, la despiadada y todopoderosa Hela (Cate Blanchett), que ha robado el trono y ha encarcelado a Thor (Chris Hemsworth), enviándole como prisionero hasta el otro extremo de la galaxia. Sin su martillo, el mítico y poderoso Mjölnir, el Dios del Trueno se encontrará a sí mismo en una carrera contra el tiempo. 

En el planeta Sakaar, Thor tendrá que luchar por su vida como un gladiador. Para escapar de su cautiverio, Thor tendrá que resultar vencedor en una competición alienígena, y derrotar a su antiguo aliado y amigo Vengador El increíble Hulk (Mark Ruffalo). Pero, por alguna misteriosa razón, Hulk no recuerda a su compañero Vengador. Claro que, por encima de todo, el objetivo del Dios del trueno será volver a Asgard y parar el Ragnarok, un ciclo de vida y muerte sin fin que podría significar la destrucción total e inminente de la civilización asgardiana. 

Cómo hacer resurgir de sus cenizas cada una de las sagas paralelas del universo de Los Vengadores y convertirlas en un hervidero de ideas y en una explosión de creatividad. Eso es lo que parece estar haciendo a conciencia Marvel Studios con cada uno de sus personajes individuales en un intento de seguir explotando su personalidad independiente de la manera más adecuada posible. Así, el director Taika Waititi no sólo impregna la película con su chiflado sentido del humor, sino que la convierte en una bella sinfonía wagneriana de imágenes a medio camino entre el glam trasnochado y el heavy metal ochentero, sin perder un ápice de su espíritu comiquero, rindiendo homenaje al legado de Jack Kirby. Una multicolor space opera que nos conduce por un viaje lisérgico tan bizarro y abigarrado como en el fondo sensato por su capacidad para concentrar aventura, fantasía, épica y diversión en sus dosis justas.(FOTOGRAMAS).


La mejor de las tres películas de Thor hasta la fecha. No está exenta de algún que otro problemilla y con el final de esta trilogía nos queda la sensación de que no han sabido cogerle la medida real al personaje en algunos aspectos, o en muchos. Por mucho que algunos acabasen decepcionados, la versión del personaje que ofrece la primera película de Kenneth Brannagh, es la más cercana a lo que Thor es en los cómics, en su vertiente de viaje al mundo humano, a la Tierra y los problemas que allí encuentra, incluyendo su relación romántica con el personaje de Natalie Portman. Solemne, con toques de ópera y de drama de Shakespeare, a la que, por motivos de presupuesto al ser la primera entrega, le faltaba algo de acción al más puro estilo Thor… No era perfecta pero era un magnífico comienzo para el personaje. Con la segunda parte, servidor tiene sentimientos encontrados. Me lo pasé bien con ella, reflejaba muy bien el universo de Asgard y los elfos oscuros, todo el tema de la magia y tenía grandes batallas. Pero la película era fría, sin alma, y el exceso de humor la hacía perder el norte en momentos cumbre.....(ACCION DE CINE).

.....Así que sólo me queda aplaudir que para la tercera película del Dios del Trueno –tras la muy shakesperiana Thor (2011) y la buddy-dark-movie Thor: El mundo oscuro (2013)- Feige haya tomado la (arriesgada) decisión de poner a los mandos al realizador neozelandés Taika Waititi, autor de una de las mejores series (comedia musical) de los últimos años –Flight Of The Conchords (2007)- y firmante de esa barbaridad llamada Lo que hacemos en la sombras (2014), una de las más divertidas cult movies contemporáneas. Así, con un equilibrio de 75% comedia – 25% acción, Thor: Ragnarok es un nuevo hit del UCM. Fiel al revival de cine ochentero que llevamos tiempo viviendo, la película de Waititi es tan chula como desternillante: puro entertainment que no se encoge ante la desvergüenza –ese dictador al que da vida un autoparódico Jeff Goldblum- y que minimiza sus efectos dramáticos en aras a ganar velocidad y efectividad –casi todos los actos violentos de Hela (Cate Blanchett en modo Halloween) son breves, directos y efectivos-. Curiosamente, pese a tomar el nombre del histórico comic “El poderoso Thor: Ragnarok” de Roy Thomas y Len Wein, la película que sirve como prólogo más directo para las Guerras del Infinito, de donde realmente bebe es de uno de los mejores cómics del Marvel moderno: “Planet Hulk” de Greg Pak –de hecho la peor noticia que nos da Thor: Ragnarok es que los que soñábamos con una adaptación del mismo a modo de space opera con gladiadores ya no parece que se vaya a dar nunca-. Waititi (con ayuda de sus guionistas: Kyle, Yost y Pearson) plantea el film como una big band movie con un nuevo equipo de superhéroes formado por Thor, Loki (cómo mola Tom Hiddleston, haga lo que haga), Hulk (Mark Ruffalo) y Valkiria (Tessa Thompson) que, tras tratar de escapar del multicolor planeta Sakaar deberán tratar de detener a Hela en su afán de destruir Asgard (y, por extensión, el universo, que por algo es la Diosa de la Muerte). 

Con los sintetizadores apretando por todas las esquinas –y soltando desatado el “Immigrant Song” de Led Zeppelin en los momentos cumbres-, Thor y los suyos convierten la película en una pool party donde quién no se le pase bien es porque no quiere. Film equilibrado a la perfección –hay tanta sátira superheroica como ganas de seguir moviendo piezas clave en el UCM-, con grandes momentos para degustar con pasión –la pelea de Hulk con Thor es mejor que la de Hulk con Iron Man vista en La era de Ultrón (2015)- y algún que otro gesto dramático no exento de lírica, Thor: Ragnarok me ha encantado. Que aprendan los demás.(SENSACINE)


2 comentarios:

  1. Hola! Tengo ganas de verla porque estas películas siempre me hacen pasar un rato muy entretenido.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Seguro que te lo pasas la mar de bien.saludos.

    ResponderEliminar